Moda Muslim

Fotografía del blog de Hana Tajima

Fotografía del blog de Hana Tajima

En el mundo occidental nos llama la atención la moda árabe, hermosos pañuelos cubriendo el cabello, fotografías elegantes y diferentes, la simbología, delicadeza y los trajes específicos de la danza oriental. Pero lo cierto es que en el mundo islámico es todo muy diferente.

Hace unos meses descubrí el auge de las blogueras de moda musulmanas a través de un informativo. Buscando información encontré y compartí a través de Twitter este artículo del periódico “El País”. En él conocemos a una de las más influyentes, Hana Tajima, quien ha redefinido los códigos de vestimenta islámicos, consiguiendo la crítica de los más conservadores.

“Nada es fácil. Como siempre que se hace algo que nunca se ha hecho antes provocas reacciones fuertes y encontradas. Para mucha gente, estoy quebrantando los límites de lo que se supone que una chica musulmana debe ser, y eso para mí supone un reto”, cuenta Tajima en el artículo “Devotas de Alá… y Armani” de El País.

Lo cierto es que todos conocemos el interés que la moda suscita en las mujeres musulmanas y la adaptación a este mercado de colecciones y escaparates en los puntos de venta por parte de diferentes marcas del grupo Inditex, Armani, Calvin Klein o Prada.

La mayoría de la ropa de diseño islámica se produce en Estambul, que según el artículo “La moda le gusta a Alá” publicado en El País el 4 de febrero de 2012, es un negocio que mueve 96.000 millones de dólares al año en todo el mundo.

Los estampados y los coloridos se han introducido en la moda islámica, siendo el requisito imprescindible seguir ocultando la silueta, desdibujándola y prohibiendo completamente las transparencias. El pantalón se combina con vestidos largos cubriendo las caderas y la longitud de las faldas llega hasta los tobillos. Debido a los preceptos del islam las mujeres deben cubrir el cuerpo, ya que si no lo hacen excitan los deseos de los hombres y los arrastran a cometer irresponsabilidades.

Lo que está claro es que estos ideales son disfrazados por campañas publicitarias y por expertos en marketing, vendiéndolo como la necesidad moral de cubrirse y el placer de hacerlo, porque según estos gracias a una ropa bonita la mujer musulmana se siente más sofisticada y moderna.

Para finalizar me gustaría comentar que esta industria también cuenta con un Amancio Ortega, el diseñador de la marca Tekbir, que pasó de ser un humilde sastre a convertirse en el costurero de Alá. Éste asegura que su éxito reside en que respeta las exigencias que la religión impone para las mujeres, pero evolucionando el diseño y los patrones (Fuente El País).

Parece ser que la moda musulmana se moderniza pero no se quita el velo… ¿Qué pensáis?

Anuncios

6 pensamientos en “Moda Muslim

  1. Muy interesante el artículo, y por supuesto, el tema que tratas.
    Todo es respetable, pero yo opino que toda mujer, independientemente de sus creencias, origen, etc, debería poder vestir no para gustar a los demás, sino para gustarse a sí misma. Así de claro, así de simple…

    Un saludito!

  2. Buenas tardes Irene, totalmente de acuerdo contigo.
    Creo que finalmente cuando la moda triunfa es porque gusta a la mujer o a un segmento de este público. Yo como mujer desde luego no me imagino llevando algo que no me guste o que no me haga sentir bien. Aunque, lo que parece tan sencillo para algunas tal vez no sea para otras. 😉
    Gracias por tu comentario, saluditos!
    Ana Belén.

  3. Estuve en Jordania hace cinco años. En Amman, una ciudad horrible, ocupada por cemento y asfalto hasta el último milímetro, había barrios muy tradicionales y otros muy modernos, donde podías encontrar varios centros comerciales con presencia de las principales marcas de ropa. Jordania es un estado laico, aunque con una mayoría aplastante de población musulmana. Las mujeres visten como quieren, sobre todo las jóvenes de clase media y media-alta, pero en los barrios humildes la influencia del fundamentalismo religioso es muy fuerte, así que lo normal es que vayan muy tapadas, incluso con burka.
    Yo no creo que en nombre de ninguna religión se deba limitar la libertad de ninguna persona, y en el caso del Islam y el catolicismo esto se hace sistemáticamente con la mujer. No podemos olvidar que hasta no hace muchos años en España las mujeres no podían vestir según qué prendas. Ahora el fundamentalismo islámico gana espacio en muchos países, y al mismo tiempo la libertad de la mujer queda reducida. En mi opinión, si una mujer quiere llevar velo porque le gusta, pues que lo haga, pero no porque la obligue su religión. En el caso del burka integral, me resisto a pensar que a mujer alguna pueda gustarle. Es una prenda humillante, que anula por completo a la mujer como ser humano autónomo.
    Interesante debate, Ana Belén. Un beso!

    • ¡Interesante aportación Benjamín! Tu comentario nos acerca a la realidad, por mucho que puedas leer, o ver por medio de documentales, vídeos, etc, lo cierto es que la experiencia de visitar un lugar es lo que completa nuestra visión y opinión sobre un tema específico.
      A mí me pasa un poco como a ti, me cuesta imaginar que a una mujer le guste ir vestida con un burka, esta prenda desde mi punto de vista es como un castigo sin motivo alguno.
      He leído en el cotilleitor (Facebook) que hoy es tu cumpleaños. ¡Muchas Felicidades!
      Saludos,
      Ana Belén.

  4. Pingback: ¡Cuidado con tu pelo! | pasiondanzaoriental

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s