Danza del Vientre, liberando emociones a través del baile.

Para muchos de nosotros la danza oriental, árabe, danza del vientre o belly dance no sólo es música, diversión o sensualidad. Es mucho más que el movimiento, es sentimiento, es emoción. La parte técnica es importante pero más aún lo es la emoción, esa misma que nos ayuda a conocernos interiormente.

La danza del vientre es una danza retadora desde el principio, por lo menos así fue para mí. Requiere de una conexión de cuerpo, mente y espíritu. Es una herramienta de autoconocimiento, de encontrarnos con nuestras emociones, reconocernos a nosotras mismas y reflejar esos sentimientos en los movimientos armoniosos y sensuales a la vez. Coordinar la cadera, con los brazos, manos, pies, cabeza y sonrisa, y comunicar con cada gesto, no es fácil pero sí posible.

A nivel de espectáculo, y sobre el escenario, estamos acostumbrados a la interpretación de la danza oriental a través de la mujer, pero como hemos visto en otros artículos, no es así. Tanto el los países de origen como en otros, los hombres bailan este estilo, y mucho.

En otros estilos de baile, es necesario ir con una pareja, pero la danza oriental es una danza para nosotros mismos, una forma de expresión y liberación.

¿Cuántas de vosotras habéis ido a una clase de danza del vientre con cara de tristeza, cansadas o preocupadas y habéis salido completamente transformadas? Ana Belén.

Yo recuerdo un día en que una alumna mía se olvidó de ir a buscar a su hijo a la clase de inglés, la culpabilidad luego se apoderó de ella. No debería de ser así, no deberíamos de sentirnos culpables. ¿Por qué? porque nos merecemos unas horas al día para nosotros mismos, para evadirnos, desconectar, cuidarnos y mimarnos. Es una forma de estar bien con nosotros mismos y con nuestro alrededor.

Como bien sabemos aquellas personas que nos cuidamos (y si no lo sabes es porque no te habías detenido a pensarlo todavía), acumular y guardar las emociones lo único que hace es enfermar nuestro cuerpo y alma. Y tarde o temprano, esas emociones acumuladas explotarán, generando no sólo culpabilidad sino también enfermedad.

Así que para evitar esto, contactemos con nuestras emociones, seamos conscientes de ellas para poder desahogarnos de forma consciente.

Utilicemos la danza oriental o danza del vientre para hacernos nuestro tratamiento de liberación emocional.

1.- Libera tu mente.

Y es que la filosofía Zen ya lo dice, el “vacio”. El Zen te dice: “Atención plena al momento presente”. Y para conseguirlo el zen utiliza el vacio, lo que significa darse cuenta de que realmente no se tiene nada y que nunca se ha tenido nada. Nada que ganar y nada que perder, nada que dar y nada que recibir, ser exactamente así de pobre y sin embargo ser rico en posibilidades inagotables.

En la meditación es observar sin juzgar, los pensamientos pasan y también se van.

Podemos escribir nuestros sentimientos: escribe lo que te enfada, tu miedo o preocupación, aquello que te pone triste, te preocupa.

2.- Libera tu emoción a través del movimiento. Desbloquéalo, bailalo, libéralo.

Las emociones son energía, y la energía se acumula en nuestro cuerpo. Así como el agua cuando no se mueve, se estanca, huele, las emociones se estancan en tu cuerpo y se cristalizan, generando después bloqueos energéticos y síntomas físicos.

Pasos sugeridos:

– Ponte ropa cómoda, quítate collares, relojes, y suéltate el pelo.

– Elige una música, o ponla al azar quizás tiene que ser así.

– Cierra los ojos.

– Enciende la música elegida y baila, baila con tu cuerpo, siguiendo el ritmo.

En la danza oriental hay movimientos ondulantes y otros más de golpe de cadera. Elige música alegre, triste, sólo melodía y también cantada, tranquilizante o simplemente enciende sin pensar.

Si tienes ganas de llorar, llora y deja liberar el agua acumulada o estancada.

Aquí te pasamos algunas sugerencias, desde más calmantes a más movidas:

3.- Escúchate, siéntete.

Ya has liberado mente y cuerpo, ahora toca escuchar.

Después del baile detente durante unos minutos y siente esa liberación. ¿Cómo te sientes mejor, tumbado, sentado, de pie? Permítete sentir, prueba como te sientes más cómodo y libéralo.

Habla contigo mismo o con la persona que quizás estés enfadado (imagínate que la tienes delante). Puedes imaginarte un personaje, o simplemente hablar con tu yo interior, con tu niño dolido o con tu niño alegre.

Cuando termines puedes escribir de nuevo todo lo que te venga a la mente, lo sanado, sentido y vivido.

4.- Mímate.

Puedes abrazarte, inclusive bailar esta vez desde la calma y con unos movimientos de 8. Que tanto nos ayudan a conectar con nosotros mismos.

También puedes tomarte una ducha o un baño, ambientando y aromatizando el espacio con incienso, velas y música relajante.

Disfruta del agua, quédate en calma, sécate con delicadeza, siente esa paz y tranquilidad. Vuelve a abrazarte. Puedes ponerte crema, aceite de almendras. Decide si quieres ir a descansar, leer un libro o ver un película.

¿A qué parecía más difícil de lo que es?

Para terminar os dejo este vídeo donde se habla de la danza como vía para canalizar y desbloquear emociones. Muy recomendable:

Recuerda que: ¡Quien danza su mal espanta!

Las Diosas Oscuras bailan en la Luz

Este fin de semana asistí a la celebración del círculo de mujeres que dirige mi Maestra Helena Peris en Benicassim (Castellón), la verdad es que ya son más de 10 años de estos encuentros. Me quedé sorprendida de cómo pasa el tiempo, ¡hace ya diez años que participo en estas celebraciones!, es tan enriquecedor y deseo que sigan por muchos años más. Un lugar de encuentro, celebración y unión, donde se honra el compartir, el amor y la creación.

El tema a trabajar y tratar de este pasado encuentro me sorprendió mucho, las guardianas del Este nos encargamos de documentar y lanzar varias preguntas. Y si os pregunto qué es la Diosa Oscura para vosotras, ¿qué contestaríais?

alt "Diosa Kali" title "Diosa Kali"

Ahora os comparto mi descubrimiento. En éste vídeo, la autora explica de forma muy clara aspectos y confusiones relativas a la Diosa Oscura.

Existen Diosas como objeto de culto, pero también están las Diosas que son arquetípicas, que marcan algo en lo que uno puede trabajar con ese arquetipo, que te va a ayudar a superar algo. Y ahí es donde entra a ser una Diosa oscura.

Hay un grupo de Diosas que son oscuras, posteriormente citaré algunas. Y no es que sean oscuras como objeto de culto, son oscuras porque una se choca con ellas, con su propio espejo y se choca con su propia realidad, su propia parte oscura de una misma, por eso se llaman Diosas oscuras.

Cuando invoco a Diosas oscuras no es que esté invocando a la oscuridad, sino que invoco como objeto de culto para que me haga ver las encrucijadas que en ese momento yo tengo y qué camino tengo que encontrar.

La autora del vídeo (Majo), cita a tres y sus cualidades según ella:

–  Inanna, por ejemplo para salir en un momento malo, de una depresión. Por lo que como objeto de culto puedo invocarla para superarlo, pero como arquetipo lo trabajo como espejo porque quiero ver.

Hécate, para ver qué camino tomar, es la parte donde yo me replanteo qué camino quiero seguir, qué quiero en mi vida y qué voy a hacer.

Kali es morir en uno mismo, para resurgir como una nueva persona.

Invocar no desde un lado esotérico, utilizando la visualización, la danza, el movimiento, el estudio y la lectura y ver qué aspectos se reflejan en nostras y cómo pueden ayudarnos determinadas cualidades para afrontar ciertos problemas u obstáculos.

Es curioso como Enriqueta Olivari comenta en su libro “Amarse con los ojos abiertos”, y en sus talleres, que ella busca un super heroe o heroína para identificarse con las cualidades de estos y superar sus problemas. Da igual como se haga, realmente es lo mismo pero a mí personalmente me gusta pensar en la Diosa, y no por lo exótico sino por lo sagrado.

Así que siento decepcionar a aquellos que dicen o inventan, pero las Diosas oscuras no tienen nada ni de oscuras, ni de malas. Sólo que uno ve cómo confrontar conflictos en su vida y salir adelante. No se invoca a la maldad, ni a la magia negra ni nada de nada. Realmente es todo mucho más fácil, ya que no hay magia negra ni magia blanca, porque no es cuestión de magia sino de intención.

Cuando proyectas una intención u otra, realmente mandas mensajes y recibes o das. Históricamente nos han inculcado y nos siguen inculcando una cultura, la del miedo ante lo desconocido. El hacernos algunas preguntas, querer saber más nos da poder, el poder de la palabra, de la respuesta, el empoderamiento y eso es lo que genera miedo a la sociedad, que nos podamos salir del cesto o de la pecera, porque mientras estamos en el cesto somos fáciles de controlar.

No sé si tu respuesta ante la pregunta del principio ha cambiado después de leer el artículo. Te voy a dar mi contestación antes de comenzar a documentarme y a estudiar el tema. Cuando leí diosas oscuras, no sé porque me vino a la mente la menstruación, que es nuestra muerte en cada ciclo y cada mes. Nuestro momento oscuro, en el que aparecen pensamientos y sentimientos que en ocasiones son dañinos y dolorosos. Me ha llamado la atención cuando he leído y visto vídeos del significado de las diosas oscuras, porque es eso, sanar en la oscuridad para seguir en la luz.

Para terminar comparto esta frase o lo que yo interpreté de las palabras de mi compañera María Belén en el círculo: ¡La Diosa no como elemento divino, sino lo divino como mujer!

“Los beneficios de la danza oriental seducen al suelo pélvico”

En Pasión Danza Oriental nunca nos cansamos de hablar de los beneficios de la danza oriental o danza del vientre, hemos dedicado varios artículos a esta temática. Desde los beneficios explicados en televisión, la magia de dar a luz, danza del vientre en el agua, beneficios para la salud, autoestima y reconexión con la feminidad, y un largo etcétera.

Pero hoy el protagonista va a ser nuestro suelo pélvico y cómo esta hermosa danza nos ayuda a mantenerlo fuerte y en forma.

Como os adelantamos, y muchas ya conocéis, la danza del vientre es una actividad divertida y eficaz para el entrenamiento del core y del suelo pélvico. Como nos mencionan y nos explican detalladamente http://www.ensuelofirme.com en su artículo dedicado a la danza del vientre, existen muchas actividades y ejercicios que ayudan a fortalecer el suelo pélvico, como el pilates y la gimnasia abdominal hipopresiva. Aunque hay muchas mujeres que a día de hoy todavía creen que el único método para ejercitar esta zona son los ejercicios de Kegel. Pero como vemos, no es así, hay una amplia variedad.

Para aquellos que no conozcan los ejercicios de Kegel os indicamos este vídeo:

Si has llegado aquí, ya sabemos cuál es tu forma preferida para trabajar el suelo pélvico, a través de la Danza Oriental, porque además de saludable es divertido.

alt "ropa ensayo danza del vientre" title "ropa ensayo danza del vientre y baile"

Ropa de Danza para ensayar gracias a la tienda online de ropa y complementos de danza Divina Dance (www.divinadance.com) ¡Porque guapas bailamos mejor!

Para comenzar esta explicación de una forma sencilla, deberíamos indicar en primer lugar que la musculatura del suelo pélvico está formada por dos tipos de fibras musculares, las voluntarias y las involuntarias. Como hemos visto en el vídeo los ejercicios de contraccion-relajación (Kegel) ejercitan la parte voluntaria, pero la mayor parte de la musculatura es involuntaria en el periné. Ésta musculatura se puede activar de muchas maneras, una de ellas es a través de algunos movimientos en la danza oriental, que trabajan el tejido especifico del periné y abdomen, mejorando la calidad muscular.

La danza del vientre es una modalidad de danza que no tiene restricciones de edad o sexo y sus movimientos son fácilmente adaptables a todos aquellos que deseen bailarla. Como ya hemos leído en otros artículos, practicando danza oriental mejoramos nuestra conciencia y postura corporal, autoestima y la sexualidad.

Pero además, es muy recomendable durante el embarazo, ya que ayuda a controlar el aumento de peso, fortalece la musculatura de la zona sujetando al bebé durante el embarazo y  preparando la zona para el parto, nos ayuda a mantener una postura adecuada para la espalda, ayuda a mantener un estado de relajación y tranquilidad, aumenta la autoestima de la mujer embarazada y favorece la conexión entre madre y bebé, acunando al bebé mientras se danza. Es una forma de prepararnos para el parto de una forma saludable.

Según diferentes estudios, pocas mujeres llegan a los 30 años con un periné cien por cien sano. Además del pilates, danza oriental y ejercicios de Kegel, hay profesionales que recomiendan el uso de las bolas chinas para el mantenimiento y fortalecimiento del suelo pélvico.

Tras realizar un curso del Tao de la Sexualidad Femenina, descubrí gracias a mi Maestra Helena Peris, el huevo de jade, sus propiedades y uso terapéutico. Práctica que la elite imperial China practicaba desde hace más de 2000 años y que hoy está siendo difundida en Occidente a través del Tao Curativo. El resurgimiento de estas prácticas nos recuerdan el gran conocimiento de culturas ancestrales y como hoy en día se pueden utilizar de una forma más saludable o complementaria (debido a las propiedades curativas de las piedras) al uso de las bolas chinas. Sin lugar a dudas, este tema tan interesante se merece un post futuro y ampliamente explicado.

Desde Pasión Danza Oriental promovemos el movimiento como estilo de vida saludable. Por suerte cada día tenemos más reconocimiento y practica del baile desde una perspectiva terapéutica, ya que nos ayuda a calmar el estrés del día a día, donde el ritmo alterado nos invade sin parar.

Hablar de danza terapéutica es hablar de la biodanza, disciplina que se basa en tres pilares fundamentales: música, movimiento y encuentro en grupo. Los ejercicios de la biodanza están estudiados sobre bases biológicas, antropológicas y psicológicas y han sido probados metodológicamente. Siendo un encuentro para desarrollar nuestros potenciales proporcionando alegría y placer por la vida.

Si quieres tener una vida más saludable y armoniosa no dudes en bailar, prepara ropa cómoda y dale al play. Como has podido observar gracias a la danza oriental se pueden ejercitar músculos que ni sospechábamos, pero como muchas cosas en esta vida, la constancia es lo que te hace mejorar, con una sola clase de danza no es suficiente.

Todo un orgullo dedicarnos a la danza del vientre…

Title "danzadelvientre" Alt "danzadelvientre"

Hoy he leído un artículo publicado en el mundo sobre el “Diario de una madre inexperta”. En él la protagonista nos explica su experiencia sobre el sobrepeso del post parto, sobre todo desde la experiencia de una amiga suya.

Seguro que hay más de una mujer que no está cien por cien conforme con su peso o con su cuerpo. Muchas veces tenemos que escuchar comentarios de otra gente que nos pueden hacer daño, en mi caso siempre me ha pasado, pero por estar delgada. Mi cuerpo es como es, me alimento bien, y no solamente el cuerpo,  sino también la mente y el espíritu.

Unos de los comentarios que más me ha llamado la atención en esta historia es el del cuñado de la amiga protagonista, literalmente le dice: “dedícate a hacer la danza del vientre, a los moros les gustan con barriga”.

Si queréis leer la historia completa podéis hacerlo en el enlace indicado en el primer párrafo.

Me gustaría destacar el título del artículo: “Que yo esté así es por tu culpa”.

La culpa, gran victima de los fracasados. Y digo fracasados porque desde la culpa y la culpabilidad a los otros y a uno mismo no se consigue nada. Fue justamente hace un año y medio aproximadamente cuando conocí el significado y práctica de la palabra “Responsabilidad”.

Mientras echemos la culpa a otros no seremos capaces de mejorar y avanzar en esta vida. La responsabilidad nos ayuda a ser conscientes de nuestras equivocaciones y las del resto, a mejorar esa situación, cambiarla y celebrar nuestro cambio. Ese es el proceso, ver, actuar y ser conscientes.

“Había convertido su aspecto en un cúmulo de todo lo que no quería ser. Miraba las revistas y hasta en los anuncios de ropas para embarazadas, parecían modelos perfectas (es que lo son, le dije, llevan una barriga falsa). Ella quería ser delgada, bronceada, con pecho generoso, cintura estrecha y piernas largas, en versión 1´60 (que es lo ella mide). Lo peor es que los hombres que tenía a su alrededor, más que ayudarla a aceptarse y quererse, la hacían sentir aún peor. (PASIÓN DANZA ORIENTAL: No podemos culpar a los demás de sentirnos como nos sentimos, pues somos nosotros quien sentimos, no el resto, de nosotros depende cambiar ese sentimiento que nos hace sentir mal).

Sentadas en aquella cafetería acabé por enfadarme. Primero con ella, porque puedo aguantar un rato de autocompasión, pero no el que no decida solucionarlo. Si no estás a gusto con algún aspecto de ti o tu vida, ponte manos a la obra y arréglalo (PASIÓN DANZA ORIENTAL: Hazte responsable y cambia, consigue lo que quieres para ti, lo que te hace sentir bien, por y para ti, no para el resto). Si algo he aprendido de mi marido, es que quejarse sólo conduce a quejarse más (PASIÓN DANZA ORIENTAL: Aquí eres una víctima y no pones solución). Como bien dice él: ante los problemas soluciones, no más problemas”.

Mamás, como dice la autora de este texto: “Tú cuerpo es el fruto de algo tan hermoso como concebir una vida, los hombres deberían adorarte como una diosa, no denostarte por tu peso. Has sido capaz de crear un bebé, algo milagroso. A partir de ahí, debes poner freno a tu autocompasión y dedicar tus esfuerzos a ser feliz, bien aceptándote cómo estás, bien poniéndole remedio.”

Fuente imagen: bailadanzadelvientre.blogspot.com

El Elemento Agua: Ondulaciones en la Danza del Vientre.

Esta semana va de agua la cosa, hace unos días publicamos en Pasión Danza Oriental: Reinventando la danza del vientre con el elemento agua. Por eso hoy, vamos a compartir más contenido interesante referente a esta temática.

La danza oriental nos ayuda a conectarnos con la naturaleza, los elementos: fuego, agua, tierra y aire están presentes y son expresados a través de los movimientos. Nuestro baile es una manifestación de lo que somos y lo que sentimos, el lenguaje corporal es la expresión del alma, por eso hoy vamos a conectar con nuestra esencia gracias a esta danza ancestral y tomando para ello de nuevo el elemento agua.

El Agua nos aporta calma, el mar o el sonido del agua en la madre tierra deslizándose sobre ella se complementan y unen. El agua puede tomar la fuerza de una ola huracanada y también puede permanecer tranquila. Recordándonos a nuestras emociones, en algunas ocasiones en calma y en otras revueltas, juguetonas e inclusive furiosas. Por eso ubicamos algunos de los movimientos con la simbología agua en el corazón y en el pecho. Los movimientos que nacen de esta parte del cuerpo, ondulaciones sinuosas o movimientos lunares son la expresión corporal de este elemento.

No os perdáis este vídeo tan espectacular que hemos encontrado en los mundos del youtube, sin lugar a dudas el sueño de todo océano:

Dentro de ese relajante mar lleno de peces de colores, nos quedamos hipnotizados con las ondulaciones de la bailarina vestida de rojo. ¿Existe una mejor manera de representar y explicar el elemento agua en la danza del vientre?

 

Reinventando la Danza del Vientre con el elemento agua.

Todo comenzó cuando un día leí este artículo en inglés. Alay’nya nos comunica en el título de su artículo que la danza oriental o Belly Dance nació en el agua.

Según la autora, bailar en el agua nos ayuda a crear un movimiento de brazos más natural, elegante y sensual, sobre todo en las ondulaciones conocidas por muchas personas como “Snake arms” o brazos de serpiente.

Pero bailar danza del vientre en el agua no solamente aporta elegancia y fluidez en tus brazos, sino que nos ayuda con la técnica pélvica de forma flexible y ágil. Elige tu grado de elegancia y fluidez y ponte a practicar, cuando más lo hagas mejor saldrá.

El practicar danza oriental en el agua te ayuda también a fortalecer otras partes de tu cuerpo, como la espina dorsal, la tensión en la muñeca y a liberar el cuello, consiguiendo un movimiento más natural, elegante y una expresividad única.

Si quieres practicar y también enseñar esta técnica en el agua, os dejamos algunos consejos y tips de Alay’nya en este vídeo:

La música relajante te conducirá todavía más a las maravillosas ondulaciones. ¿Estás preparada para nuevas experiencias? Cuando trates de bailar danza oriental y moverte en el agua, la capacidad natural de flotar te ayudará a poner en libertad tu cuello y cuerpo, espina dorsal y la pelvis, la sensación de menos peso al estar dentro del agua te permite hacer un trabajo para fortalecer y perfeccionar tu movimiento.

¿Os digo un secreto? Últimamente no he podido escribir mucho en el blog debido a que estaba practicando mis movimientos en el agua 😉

Es maravilloso descubrir como una danza tan milenaria como la danza oriental nos puede ayudar a hacer un trabajo físico reinventando la danza y consiguiendo efectos beneficiosos para la salud. Una nueva conciencia corporal que nos ayuda a regular nuestros movimientos y a perfeccionar la elegancia y nuestro estilo propio.

Bailar desde quienes somos

alt "danza osho" title "danza osho"Todos los días me dedico unos bailes conmigo misma, ajena a las opiniones del mundo exterior, disfruto de mi introspección. Cada día tengo más claro mi propósito de vida, este vídeo ha sido una gran inspiración y un recuerdo de que quiero compartir alegría con el mundo, quiero llevar un poquito de mi amor a personas que necesitan reencontrarse con su esencia.

Ajena a la forma, me centro en lo que siento, en quien soy y cómo puedo seguir creciendo y avanzando.

Fue un descubrimiento conocer una nueva forma de meditar a través del baile, las meditaciones de Osho, desde el tantra hasta la vivencias y talleres con Enriqueta Olivari.

“Olvida al que danza, al centro del ego; vuélvete la danza. Ésta es la meditación. Danza tan profundamente que olvides por completo que ‘tú’ estás danzando y empieza a sentir que tú eres la danza. La división debe desaparecer; entonces se convierte en meditación” Osho.

Los testimonios del vídeo están llenos de vida y de fortaleza:

– Cuando entramos en el estudio dejo atrás los problemas.

– Ser capaz de hacer algo bello, algo que los demás miren.

– Intento no ser consciente de mis limitaciones.

– Para mí, el no puedo todavía no lo he descubierto.

– Bailar desde lo que somos, sumergirnos en la belleza artística.

– El Parkinson afecta a las articulaciones, la danza te ayuda a dar grasa al movimiento, que se mantenga y no se pierda.

– Mi enfermedad ha mejorado bailando, parece increíble.

– El baile, desde el principio de los tiempos ha sido utilizado para sanar.

– Ampliar el movimiento de cada bailarín superando sus limitaciones, descubrir la danza que está escondida- ES UN RETO CREATIVO.

– Encontrar algo que te da sentido, que te motive, que te den esas ganas de levantarte por la mañana, eso es calidad de vida.

– La alegría, el optimismo, es la única medicación que no necesita receta.

– La actitud hacia la silla, como movemos esa silla, que cada gesto sea artístico.

– Ver desde fuera para percibir las posibilidades coreográficas.

– Cuanto mayor es la limitación, a veces más consciencia del espacio, tienen una sensibilidad hacia el espacio extraordinaria.

– Ser capaz de hacer algo bello que los demás admiren, de creer en mí que soy capaz de hacer esto.

– Una de mis alumnas suele comentar que a veces va a un sitio donde sólo baila ella y nadie más y pregunta ¿Quién es aquí quien tiene la discapacidad?

– Todo el mundo puede bailar, romper barreras.

– Siempre estoy sonriendo.

“Si hay división, entonces es un ejercicio: bueno, saludable, pero no se puede decir que sea espiritual. Es solamente una simple danza. La danza es buena en sí misma: Es buena hasta donde llegue. Finalizada ésta, tú te sentirás fresco, joven. Pero esto todavía no es meditación. El que danza debe irse, hasta que sólo la danza permanezca…. No te quedes fuera, no seas un observador. ¡Participa!” Osho.

Baila con su esencia

No te quedes en la forma sino con la esencia que hay detrás de esa forma…

alt "esencia" title "esencia"

Fuente imagen: http://www.shurya.com

Hace unas semanas publiqué a través de Facebook el cuento del abuelo y su nieto, éste era relatado en la Sección de la Taberna del Derviche Blanco, programa Espacio en Blanco de Radio Nacional de España.

Hoy os comparto otro cuento también entre un abuelo y su nieto, con la misma esencia pero con diferente forma:

Era un apacible día luminoso, de esos que se suceden en la India. Estaban paseando por el bosque un abuelo y su nieto. El niño gozaba del espíritu del buscador, de aquél que quiere hallar respuestas a los grandes misterios de la existencia.

De repente, dijo:

– Abuelo, ¿qué sucede cuando el cuerpo muere?

La voz cansada pero cariñosa del abuelo, dijo:

– Mi querido nieto, el cuerpo muere, pero el ser (sí mismo) nunca muere. Él está en ti y en mí y en todos los seres, pero es también el ser de todo el universo. Es la esencia sutil que todo lo anima.
– Abuelo, perdona, pero no termino de comprender lo que quieres decirme, replicó con respeto el jovencito.

En el perfecto silencio del bosque, el abuelo y el nieto siguieron paseando.

De pronto, el abuelo dijo:

– Ve hasta aquel árbol y coge un fruto de sus ramas.

El niñito fue hasta el árbol y cogió uno de sus frutos. Luego volvió hasta su abuelo y se lo mostró.

El anciano dijo:

– Ahora quita la cáscara a ese fruto y dime qué ves.
– El fruto, abuelo.
– Abre el fruto. ¿Qué ves?
– Granos, abuelo.
– Coge un grano y ábrelo. ¿Qué ves?
– Minúsculos granitos, abuelo.
– Abre uno. ¿Qué ves ahora?
– Abuelo, nada. No hay nada dentro.

Y el abuelo explicó:

– Esa esencia sutil que tus ojos no pueden ver, querido mío, esa esencia sutil es el ser. Mantiene en pie al gran árbol. Nos mantiene vivos a ti y a mí, como hace que el fuego arda y el río fluya. No ves esa esencia sutil, pero está ahí.

El niño sonrió satisfecho, agarrándose a la mano caliente de su abuelo. El anciano y el muchachito siguieron caminando por el bosque.

Fuente: un pasaje de los Upanishads encontrado en el libro “Cuentos espirituales de la India” de Ramiro A. Calle

 

¿Cómo unimos toda esta sabiduría con la danza? Este es el resultado

Me costó conectar con la esencia porque desde muchas clases de danza se centran en la forma, en la coreografía, en el movimiento, he descubierto otra forma de conectar, y cuando lo consigues te das cuenta de ello, porque la danza vive, vibra y esa esencia es la que conecta con el público.

En este vídeo se muestra esa pasión, ese ser individual, que nos hace ser bailarinas diferentes, no somos copias, ni replicas, las copias y las replicas no viven, aquellas bailarinas que conectan con su esencia permanecen siempre vivas.

Algunos comentarios que destacan en el vídeo:

– “Las mujeres se convierten más independientes de su cuerpo”.

– “Los movimientos son la música, es como escribir música. Siento que escribo la música con mi cuerpo”.

– “Belly Dance es una forma de expresarme por mi misma. Es un arte único, me siento de forma diferente cuando bailo esta danza, de forma muy diferente a cuando bailo otros tipos de baile”.

– “Te abres a todo el mundo”.

– “Nada me ha dado tanta paz como esta danza me ha dado”.

– “Situar a las mujeres en lo que hacen y que tomen decisiones por ellas mismas”.

– “Que las mujeres se apoyen unas a otras, bailen juntas, rían”…

Como habéis podido comprobar cada profesional tiene su estilo, y éste está regido por su esencia. Disfruta de tu esencia y nútrete de la esencia de otras personas, profesionales y bailarines que te encuentres por el camino..

En ocasiones nos cuesta ver esa esencia sutil, pero créeme está ahí.

Ana Belén.

¡Disfruta de tu baile!

Hoy os traigo una reflexión del libro “los cuatro acuerdos” del Dr. Miguel Ruíz, seguro que no os dejará indiferentes:

Había una vez un hombre que quería trascender su sufrimiento, de modo que se fue a un templo budista para encontrar a un maestro que le ayudase. Se acercó a él y le dijo: “Maestro, si medito cuatro horas al día ¿cuánto tiempo tardaré en alcanzar la iluminación?”. El maestro le miró y le respondió: “Si meditas cuatro horas al día, tal vez lo consigas dentro de diez años”.

El hombre, pensando que podía hacer más, le dijo: “Maestro, y si medito ocho horas al día, ¿cuánto tiempo tardaré en alcanzar la iluminación?”

El maestro le miró y el respondió: ¿Si meditas ocho horas al día, tal vez lo lograrás dentro de veinte años”.

“Pero ¿por qué tardaré más tiempo si medito más?” Preguntó el hombre.

El maestro contestó: “No estás aquí para sacrificar tu alegría ni tu vida. Estás aquí para vivir, para ser feliz y para amar. Si puedes alcanzar tu máximo nivel en dos horas de meditación, pero utilizas ocho, sólo conseguirás agotarte, apartarte del verdadero sentido de la meditación y no disfrutar de tu vida. Haz lo máximo que puedas, y tal vez aprenderás que independientemente del tiempo que medites, puedes vivir, amar y ser feliz”.

la vida es aprender a bailar bajo la lluvia

Os aseguro que en mi experiencia personal me he agobiado por intentar alcanzar cosas u objetivos antes de tiempo, olvidándome de que lo estaba haciéndolo porque me apasionaba y de la verdadera esencia. La danza oriental no fue una excepción, aprender a aislar partes de mi cuerpo sin moverlas al mismo tiempo, conocer la coordinación, el ritmo y hacerlo todo de forma armoniosa y disfrutando del momento fue todo un reto. Pero llegó un momento en el que mi mente dejo de pensar y de exigirse, y fue en ese preciso instante en el que logré fluir, disfrutando de mi baile y de mi esencia.

 

“Es paso a paso como se logra bailar. Haz lo máximo que puedas, y tal vez aprenderás que independientemente del tiempo que bailes, puedes vivir, amar y ser feliz bailando”.

¡Danza del vientre beneficio para tu salud!

Hoy traemos otro artículo de redinformativa.cl que nos informa sobre los beneficios de la danza del vientre para la salud, hay tantos como razones para ir bailando a apuntarte ya.

Aquí va la versión de Pasión Danza Oriental: Si estás aburrida de ejercicios físicos sin gracia y no has encontrado un estilo de danza que te llene, no pienses más, la danza oriental lo tiene todo, no sólo se danza para vencer el stress, sino que cura a nivel emocional y espiritual.

El primer punto de partida para aquellas personas que se quieren iniciar en esta danza es partir del conocimiento de nuestro cuerpo y de la correcta utilización y técnica de los movimientos ondulantes y musculares que permiten desarrollar posteriormente tu estilo.

Como en todo en esta vida, la práctica es lo más importante pero para ello es imprescindible conocer primero conceptos teóricos básicos, así como la evolución del estilo en la historia, viendo la diferencia entre el estilo más clásico y el moderno y fusiones orientales.

Tenéis alguna duda más para apuntaros, pues os dejos las respuestas de la profesora Valeria Biolley en la entrevista indicada en el enlace de red informativa:

EDAD

“Una de las grandes ventajas de esta danza es que puede practicarse a cualquier edad. Es incluso en la madurez cuando la mujer puede sacar un mayor partido de su riqueza expresiva ya que cuenta con una mayor experiencia y vivencias que comunicar”.

CUERPO

“La danza oriental admite cualquier tipo de cuerpo, peso y medidas. Cualquier mujer puede desarrollar su propio estilo y mejorar además su aspecto físico por el excelente trabajo muscular que realiza”.

EJECUCIÓN

“El tiempo que puede llevar aprender la técnica es relativo, depende de las capacidades de cada mujer y de los objetivos que se quieran alcanzar. En general cada persona encuentra unos movimientos que le serán fáciles, otros que requerirán una mayor constancia y concentración para su dominio. Poco a poco su práctica resulta cada vez más fácil y sobre todo gratificante”.

ROPA

“Cualquier indumentaria cómoda que permita moverse libremente y con la que el profesor/a pueda ver con claridad los movimientos. Se suele añadir un caderin o pañuelo atado a la cadera para resaltar el movimiento”. “El calzado tiene que ser de suela muy flexible como el que se utiliza en otras danzas, aunque es suficiente con un par de calcetines o ir descalzados”.

OMBLIGO

“No todas la bailarinas enseñan el ombligo. Muchas bailarinas profesionales utilizan trajes que cubren toda la zona abdominal, ajustados para apreciar el movimiento”.

Y LOS HOMBRES ¿BAILAN?

“Por supuesto que los hombres bailan, existen muchos profesionales que lo hacen, y es tradición en los países árabes que los hombres bailen. Aunque quizás con algunas diferencias de estilos”.

alt "beneficios danza del vientre" title "beneficios danza del vientre"