¡San Valentín baila con Pasión!

Un año más San Valentín llega el 14 de febrero con sus flechas del amor. En artículos anteriores en Pasión Danza Oriental, descubríamos los ingredientes secretos de Cleopatra para cocinar el 14 de febrero.

Hoy vamos a profundizar un poco más en el poder de los alimentos afrodisíacos.

Si buscamos en la historia más antigua podemos encontrar fórmulas mágicas inventadas por el hombre por su afán de seducir y conquistar. Como toda búsqueda lleva consigo descubrimientos, en este caso de alimentos, plantas e ingredientes sorprendentes, en busca de la fuente del eterno placer.

alt "alimentos afrodisíacos Egipto" title "alimentos afrodisíacos Egipto"Inclusive hoy en día le atribuimos cierta carga erótica a alientos novedosos provenientes de tierras lejanas, pero las primeras referencias históricas respecto a efectos estimulantes de ciertos alimentos, como los vegetales, sobre el apetito sexual se remontan a menciones en papiros médicos en el antiguo Egipto.

Por otro lado, se cree que los europeos descubrieron este tipo de comida en la Edad Media, incorporando especias como la pimienta, nuez moscada, jengibre y menta. Toques de pasión que los caballeros de las cruzadas habían probado en países lejanos del Oriente.

Si acudimos al libro mágico del placer de todos los tiempos, El Kamasutrua, encontramos en él emblemáticos textos amorosos que indican distintas maneras de incrementar el vigor sexual con alimentos como la leche y la miel, reconocidos como fuentes de energía.

En nuestro recorrido histórico, no podemos olvidarnos de mencionar el “Regalo de los Dioses“, el delicioso cacao, también símbolo y muestra del amor eterno.

Cogiendo como base este interesante artículo de la Nación. Os indico algunas especias reconocidas por sus cualidades afrodisíacas, con el objetivo que aderecéis vuestro manjar de pasión para esta noche:

Azafrán: Es estimulante y vasoconstrictor.

Canela: Contiene propiedades afrodisíacas y digestivas.

Clavo: Potente afrodisíaco natural muy útil también contra el cansancio mental y físico, ideal para reforzar la memoria.

Cilantro: Efecto eufórico en las mujeres (los hombres no deben consumirlo en grandes cantidades, pues supone el efecto contrario)

Comino: En la antigüedad se utilizaba para preparar filtros de amor.

Mostaza: Estimula la acción de las glándulas sexuales.

Nuez moscada: Muy potente afrodisíaco masculino. Poco efectivo para las mujeres.

Pimienta: Su origen procede del latín “pigmentum”, cuyo significado es “colorante de materia orgánica”, y los romanos la empezaron a utilizar en Egipto como droga afrodisíaca en primer lugar, y posteriormente como condimento. Es curioso leer textos latinos que hablan del calor que produce, y la sensación de voluptuosidad que da al cuerpo esta especia. También en la Edad Media se habla como estimulante sexual de este grano.

Romero: Afrodisíaco que aumenta la potencia y fortifica el corazón. Hay que beberlo en infusiones de 30g. por cada litro de agua.

¿Y para el postre? ….

UNA INFUSIÓN. ¡QUÉ OS PENSABAIS!

Receta antigua de una infusión para beber luego de una cena romántica:

Con un trocito de tul o tela que pueda filtrar, confeccionar una “bolsita”, como si fuera un saquito de té. Rellenarla con: 2 hojas de laurel, 2 cucharaditas de canela en polvo, 2 clavos de olor y 5 pétalos de jazmín. Verter agua hirviendo, dejar reposar tapada unos minutos. Endulzar al gusto con miel. Último paso: ¡Disfrutar!

Anuncios

La herencia de la gastronomía Al-Andalus

En el post “Cocina árabe, recuperando sabores” realicé una breve introducción sobre la influencia de la gastronomía Al-Andalus en España. Tras varias consultas y sugerencias de lectores sobre este tema, me gustaría ampliar los conocimientos referentes a esta rica herencia.

Al-Andalus es el nombre con el que se conoce el Estado Islámico fundado por los musulmanes en la Península Ibérica.

La comunidad musulmana es considerada a lo largo de la historia como un referente cultural del “buen comer”, aspecto que desarrollaron ampliamente, introduciendo deliciosos platos que se conservan hoy en día.

Además de introducir platos y recetas dignas de los paladares más exigentes, los musulmanes impulsaron ampliamente el desarrollo agrícola, perfeccionando y aumentando el sistema de regadío, introduciendo nuevas variedades de cultivos, fomentando el cultivo a gran escala y comenzando a comercializar los frutos obtenidos. Surgiendo así “La escuela agronómica andalusí” con la creación de los primeros jardines botánicos con fines farmacológicos y terapéuticos, y experimentando con gran éxito la ciencia de los injertos.

Los alimentos eran un medio para conservar y recuperar la salud, se escribieron numerosos tratados médico-dietéticos que incluían numerosas recetas atractivas y apetitosas. Pero para los andalusíes la comida además de ser sanadora, era todo un placer. Para condimentar y dar más sabor a los alimentos surgió el gusto por las especias, contribuyendo al deleite no sólo del gusto, sino de la vista y el olfato, por medio de colores y aromas.

Vídeo: “Al-Andalus a través de los sentidos”

Como podemos ver en el vídeo anterior, los andalusíes eran amantes de la vida y de sus infinitos placeres como la poesía, la música, la comida y la bebida, entre un largo etcétera. La mujer andalusí se esforzaba enormemente en preparar platos típicos, diferenciando las festividades y acontecimientos importantes de los días normales. Surge en esta época la utilización del comedor como sala para comer y  se les adjudica también el hecho de que los platos se sirvieran en un orden determinado: “primero sopas y caldo, entrantes de carnes, y aves sazonadas después, y finalmente, postres azucarados, dulces y pasteles de nueces”.

Encontramos otra cita referente al número de comensales: “Menos de tres es soledad y más de cinco es el bazar”.

La distribución de los alimentos y sus colores en la mesa era muy importante, además había que cumplir unos mandatos básicos como: lavarse las manos antes y después de comer, mencionar el nombre de Alá para darle las gracias, sentarse a la vez, comer con la mano derecha, masticar lentamente, servir de la parte más cercana de tu plato, permanecer sentado pero no apoyar los codos en la mesa. Se consideraba impropio soplar la comida, escarbarse los dientes y sonarse en la mesa.

El agua era uno de los elementos básicos de la vida andalusí, era igual de preciada que la leche, y se tomaba perfumada con rosas, así como para preparar té. El murmullo del agua proveniente de los patios era el sonido perfecto a la hora de hacer más acogedor un banquete.

Alhambra

Los banquetes solían ser abundantes y variados, saltaba a la vista el intenso colorido de los alimentos y de la decoración musulmana. Las alfombras, las telas que cubrían las paredes, los cojines y las mesas redondas eran el escenario idóneo para degustar las especialidades culinarias andalusíes.

La harina de trigo era muy utilizada para la elaboración de pan de trigo duro, muy consumido por los andalusíes en todas sus comidas.  Pero la manera más preciada era en forma de sémola para la realización del famoso cuscús.

Otro elemento utilizado a la hora de cocinar era la carne, y la más consumida era la de cordero, presentada de mil maneras, asada o guisada con frutas y frutos secos.

La “zirbaya” era uno de los platos andalusíes más famoso, compuesto de carne de cordero, ternera o pollo, y cocinada con azúcar, almendras y vinagre. Éste era especialmente recomendado para personas que se encontraban en estado convaleciente.

Las verduras eran utilizadas de forma abundante y variada, al utilizar la verdura triturada para refrescar en verano, se dio lugar al famoso Gazpacho. La fruta también era muy famosa en los banquetes, siendo utilizada para la elaboración de zumos. El zumo más famoso era el realizado con granada, conociéndose como la granadina.

El aceite era muy preciado y se exportaba desde Jaén, Córdoba, Toledo y Valencia, dividiéndose según la calidad del mismo.

El arroz, se preparaba para acontecimientos familiares especiales, en grandes cazuelas y a fuego lento, añadiéndole pescados y especias variadas. Un plato andalusí clásico es el “arroz con leche” cocido con azúcar y canela.

Estamos llegando casi al final, y si seguimos el orden lógico de los platos andalusíes, el siguiente es el postre. Cuando se habla de la influencia de la cocina de Al-Andalus en la cocina española, se debe mencionar obligatoriamente uno de los más cuidados y conservados: la repostería.

La mayoría de los postres y dulces antiguos se elaboran con frutos secos, miel, azúcar, semillas de sésamo y anís. Hoy en día podemos disfrutar de la dulce herencia con dulces como el alajú, el guirlache, los turrones, el mazapán, los alfajores y los pestiños.

Sin lugar a dudas yo me quedo con la dulce herencia de los postres de Al-Andalus, ¿Y tú con que plato te quedas?

Fuentes: http://www.balansiya.com/gastronomia_andalusi_al_andalus.html.

Libro: AL-ANDALUS magia y seducción culinarias” de Inés Eléxpuru y Margarita Serrano – Instituto Occidental de Cultura Islámica.

Vídeo: “Al-Andalus a través de los sentidos”.

Fotografía de la Alhambra: Ana Belén García

“Secretos de Belleza by Cleopatra”

Existen muchas historias mitológicas referentes a Cleopatra. Se dice, que Cleopatra usaba esencias naturales y aceites perfumados para rociar su cuerpo y mantener su piel flexible y tersa. Del mismo modo, usaba fragancias y aromas en sus aposentos para recibir a sus invitados, y sobre todo a su amado Marco Antonio.

Estamos acostumbrados a utilizar la canela en nuestras recetas culinarias, pero no es de extrañar que Cleopatra la utilizara en el Antiguo Egipto como cosmético, o como arma de seducción. Recordemos que la canela actúa como afrodisiaco y también como estimulante mental.

canela retocada peque

Podemos considerar al Antiguo Egipto como la cuna de la cosmética natural, encontramos evidencias del empleo de ésta en narraciones de Herodotus (450-425/20 A:C), en pinturas en tumbas reales y en papiros. Más recientemente, y en investigaciones llevadas a cabo en Egipto y en Francia por el grupo L’Oreal, y en colaboración con otras entidades, enfatizan la riqueza y la importancia de la cosmética y los perfumes en esa época.

Los egipcios usaban pastas hechas con polvo de alabastro y otros productos de elaboración propia para el cuidado personal. Todos hemos escuchado, alguna vez, la historia sobre Cleopatra y el empleo de leche de burra y miel para tener una piel más sedosa.

A lo largo de la historia, se han encontrado utensilios de maquillaje en los equipos funerarios, así como grasas y aceites, como el aceite de oliva y el aceite de almendras. El maquillaje era usado por los egipcios para el embellecimiento y también por razones rituales y de protección. Por ejemplo: los ojos se protegían con el maquillaje para evitar las oftalmias provocadas por el viento, el polvo y los insectos.

Para los antiguos egipcios, el hecho de llevar maquillaje expresaba la unión de los humanos con los dioses. Los sacerdotes agradecían todos los días a los dioses este regalo, poniendo maquillaje en sus estatuas.

Por lo que, los cosméticos eran un enlace con la otra vida. El libro de los Muertos, describe detalladamente los preparativos que debían efectuarse antes de que el difunto pudiera comparecer ante los dioses. Los cosméticos se consideraban esenciales para la otra vida.

Es el momento de revelar mi teoría: “Presiento que Cleopatra utilizaba canela como colorete natural, para iluminar y dar forma a su rostro”.

Hoy en día el colorete se ha convertido en un complemento imprescindible para mejorar el tono y el aspecto de nuestro rostro. A lo largo de los siglos ha evolucionado, con más o menos importancia, dependiendo de la época, aunque sin lugar a dudas el protagonismo del colorete llegó a partir del Renacimiento. Puedes ver consejos para aplicar colorete adecuadamente y dependiendo de la forma de tu cara en belleza pura.

¿Te animas a probar la canela como colorete natural? ¡Recuerda que mañana es San Valentín!

Fuentes: Historia de la cosmética en lacoctelera.net

Fotografía: Ana Belén García.