Disfrutando del Baile y del Cine.

alt "Rastros de Sándalo" title "Rastros de Sándalo"¿Tenéis plan para este puente tan largo? Aquí va la propuesta de Pasión Danza Oriental. La película: Rastros de Sándalo.

Mina es una exitosa actriz india de Mumbai, que no puede olvidar a su hermana pequeña, Sita. Ambas fueron separadas a la fuerza cuando eran pequeñas, y después de la muerte de su madre. Treinta años después, Mina se entera de que su hermana pequeña vive en Barcelona y que ahora se llama Paula en lugar de Sita. Paula no recuerda nada de su pasado, y decide emprender un viaje de descubrimiento de su verdadera identidad, es entonces cuando la vida le pone en su camino a Prakash, un joven atractivo inmigrante indio que vende películas de Bollywood en el barrio barcelonés del Raval.

Rastros de Sándalo, es una película con muy buenas críticas, y que ha sido premiada en el Official Selection Montreal World Film Festival 2014.

alt "Rastros de Sándalo" title "Rastros de Sándalo"

Rastros de Sándalo

Según indica la directora, María Ripoll, en la página web de golem: “Rastros de sándalo propone un viaje emocional de ida y vuelta para conectar dos culturas a través del amor, la fuerza de los lazos de fraternidad y el autodescubrimiento. Me atrae mucho descubrir las diferentes culturas a través de historias muy personales que hablan de sentimientos universales. Cuando Anna Soler-Pont (productora y guionista) me ofreció dirigir Rastros de sándalo entendí que este viaje intercultural era completamente posible. La mitad de la película tiene lugar en el Mumbai caótico y el mundo colorista de Bollywood; la otra parte en la Barcelona más mediterránea, más organizada y fría. Cada vez que leía la última escena me emocionaba y una historia con un final tan emocionante seguro que es una muy buena película. Es una historia de drama clásico y sentimientos universales.“

Ya sabéis que en Pasión Danza Oriental somos muy emocionales, nos encanta la diversidad cultural, y que el baile quede reflejado y expresado en el cine. Así que tenemos buena película para el fin de semana. ¡Disfrutarla! y esperamos vuestros comentarios.

¡3,2, 1 … Bailen!

Esta semana estamos llenos de posts en Pasión Danza Oriental. Celebrando que ayer pude disfrutar de una experiencia muy enriquecedora, que estoy redactando en un nuevo post y que compartiré la semana que viene. Os aseguro que no os dejará indiferente a los apasionados de la danza y del baile.

Recordamos que el domingo es para disfrutarlo, son muchos los domingos en los que he compartido películas y documentales sobre baile. Es una pena que no existan tantos documentales sobre nuestra amada danza oriental como nos gustaría, pero es una oportunidad para seguir creando.

Para celebrar que el cine también está lleno de escenas de bailes, sin importar el estilo y el protagonista, os comparto estos vídeos, algunas de ellas son clásicos en la historia del baile en el cine:

¿Hay alguna escena o película que incluirías? En Play Ground nos recomiendan 15 escenas de baile espontáneo, casual y hasta con un punto excéntrico, que suceden cuando menos lo esperas en mitad de la calle, en bares, en tiendas, en casas particulares… Escenas que cualquiera de nosotros podríamos haber vivido. ¡Porque la vida fue creada para ser bailada!

La propuesta de Pasión Danza Oriental es:

Because whatever Lola wants Lola gets. 😉

“Primeros pasos” La influencia del cine.

Los primeros pasos en la difusión de la danza oriental en los escenarios de Estados Unidos y Europa van unidos al nombre de Sol Bloom. Este personaje era un promotor artístico, además de congresista en el parlamento de Estados Unidos.

Sol Bloom quedó fascinado por las bailarinas norteafricanas que había visto en la Exposición Universal de París en el año 1881. En el año 1893 Bloom llevaba la gestión de la zona de espectáculo de la Exposición Universal de Chicago, contando con grandes influencias, consiguió recrear una calle de El Cairo, siendo curiosamente según archivos históricos, una de las ofertas de atracción que más visitantes atrajo dentro de la feria organizada (según Columbian Guide Co, 1893 se vendieron 2.250.000 entradas para esa calle).

En aquella “calle de El Cairo” los visitantes podían montar en camello, fascinarse con encantadores de serpientes, y ver por primera vez bailar a mujeres con el cabello suelto y mostrando los tobillos mientras movían con gran vigorosidad las caderas. En los carteles que anunciaban los espectáculos se introduce de nuevo el término “danza del vientre”, que ya había sido utilizado con anterioridad por orientalistas franceses, a la hora de definir a los bailes egipcios. Al introducir este concepto de “danza del vientre” en los carteles, se empiezan a apreciar connotaciones eróticas y publicitarias.

Surge en aquel entonces otra figura estrechamente relacionada con aquella exposición, la bailarina misteriosa “Little Egypt”. La figura de esta bailarina ha sido tema de debate, existen varias historias y diferentes argumentaciones de quién fue realmente esta bailarina.

Tendremos que esperar aproximadamente hasta el año 1896, para ver por primera vez un cortometraje en el que aparezca una bailarina de estilo oriental.

Fatima djemille

Dicho archivo lo encontramos en el Museo de Arte Moderno de Nueva York, producido por Thomas Edison de 1896 y titulado “Fatima’s Coochee Coochee dance“. En él, una joven árabe baila de un modo asombrosamente parecido a como lo hacemos en la actualidad. La existencia de la versión censurada refleja los prejuicios y represiones de aquel entonces. Gracias a las nuevas tecnologías y al mundo 2.0 hoy podemos disfrutar de este archivo, el mismo que anteriormente sólo había sido visto por algunos privilegiados.

Poco a poco la danza oriental entra arrasando en todos los vodeviles y cabarets de occidente, hasta que el cine decide incluirla en su industria, debido al gran interés que causaba. La mayoría de las producciones presentaban una versión más glamorosa y aceptable para el gran público. La industria cinematográfica tenía un impacto mundial, las películas con sus elegantes pseudos-orientales danzarines también llegaron a Egipto.

Otra fecha importante es la de 1926, año en el que Badia Masabni abre en el Cairo el primer cabaret: el Casino Opera. Se crea así un lugar a lo occidental en el que había música, danza, magia y espectáculo. De aquí salieron las mejores profesionales de las décadas de 1940 y 1950.

Tahia Carioca y Samia Gamal fueron dos de las figuras más importantes de aquella época.

La industria audiovisual egipcia era muy potente, y el glamur del Casino Opera encontró su equivalente en las películas. Tahia Carioca, por ejemplo, participó en más que 190 largometrajes, muchas estrellas la seguirían posteriormente como referente en la danza oriental.

Podemos comprobar la gran influencia del cine en el mundo oriental, que logró convertir a algunas bailarinas en verdaderas estrellas del cine, aumentando así el protagonismo de esta danza en todo el mundo.

Fuentes:

Libro: Danza del vientre de Devorah Korek, web de Rebecca De Schryver