Macarrones al Yogur

¡Va siendo hora de que cocinemos un poco!, ya que teníamos un poco olvidada esta sección. En esta ocasión he pensado en seguir utilizando uno de los ingredientes estrella dentro de la cocina árabe: el yogur.

He recuperado de mi baúl una receta que salía en un fascículo de una revista que trataba sobre cocina egipcia.

macarrones al yogurPara preparar este plato necesitaremos los siguientes ingredientes (para 4 personas): 400 gramos de macarrones rayados, 4 dientes de ajo, 350 gramos de yogur (en esta ocasión he utilizado un yogur natural de leche de cabra, procedente de la agricultura ecológica de la marca Carrefour), 1 cucharada de perejil picado, 1 cucharadita de hierbabuena, una pizca de pimienta de cayena o pimienta roja, 3 cucharadas de aceite de oliva, pimienta negra y sal.

Nota: Como no encontré pimienta de cayena, lo que hice es comprar una mezcla que contenía diferentes pimientas de la marca “Ducros” y que se llama 5 bayas (con molinillo para moler el contenido). Por lo que, he sustituido la pimienta roja y la negra por esta mezcla.

¿Te has puesto el delantal? Pues entonces “manos a la cocina”. Preparación:

Cuece los macarrones en agua con sal, cuando estén cocidos retíralos, escúrrelos y resérvalos en una fuente tapada para que no pierda el calor. Mientras se cuece la pasta dora los dientes de ajo picados finamente (a mí me gusta hacerlo en forma de cuadraditos pequeños) en una cazuela de barro, junto con 3 cucharadas de aceite de oliva. Cuando estén dorados, retira del fuego, espera un minuto aproximadamente, para que no esté tan caliente y añade el yogur, el perejil, la hierbabuena, espolvorea con un poco de la mezcla de pimienta y añade sal al gusto (recomiendo probar la salsa y aliñar al gusto). Vuelve a calentar la salsa a fuego lento y remuévela con cuidado.

Finalmente solo queda cubrir los macarrones con la salsa de yogur, volver a probarlos y añadir sal en el caso de que lo necesite.

Nota: ¡No indicado para paladares conservadores y clásicos! Son sabores a los que no estamos muy acostumbrados, si te gustan las especias y los sabores diferentes te ánimo a que lo pruebes, de lo contrario acude a la clásica salsa de tomate 😉 ¡Feliz Salsa!

Bizcocho de Yogur Fusión Cítrica

Va siendo hora de cocinar un poco, ya que desde nuestro último plato “El Arroz danza con Gambari” no he vuelto a incluir ninguna receta. En esta ocasión he pensado en aportar un toque árabe a una especialidad muy dulce que me encanta hacer, el famoso bizcocho de yogur.

Bizcocho yogur fusión cítricaEl yogur es un ingrediente muy empleado en la cocina árabe, y como la naranja también es muy importante en esta cultura culinaria, he pensado en realizar algunas variaciones en mi receta original, el resultado sería el siguiente:

Ingredientes: 1 yogur, 3 medidas de yogur de harina, 2 medidas de yogur de azúcar, de media medida de yogur hacemos dos: es decir un cuarto de aceite de oliva y un cuarto de zumo de naranja, ralladura de una naranja, un sobre de levadura, 3 huevos. Azúcar y nueces peladas para adornar el bizcocho.

Preparación: Batir a mano el yogur con el azúcar, los huevos, el aceite y el zumo de naranja, cuando esté batido añadir la ralladura de naranja. Mezclar la harina con la levadura y tamizar directamente en la masa anterior, mezclar moviendo poco a poco.

Engrasar un molde con mantequilla o con aceite, espolvorear un poco de harina para que no se pegue y verter la masa preparada anteriormente. Una vez en el molde adornar con los trozos de nuez y espolvorear un poco de azúcar por encima.

Introducir el molde al horno previamente calentado a 170º. Dejar 40 minutos aproximadamente y controlar el punto de cocción hasta que esté en su punto. Para saber si está cocido se puede pinchar con un palito de madera de pinchito, si sale limpio es porque ya está.

Personalmente me gusta adornar mis platos, en esta ocasión he utilizado naranja natural en rodajas finas para darle colorido a este delicioso dulce. En mi casa no han dejado ni las migas 😉

El Arroz danza con “Gambari”

Ya va siendo hora de publicar, la semana ha pasado sin parar. Pero aquí estoy de nuevo, presentando una receta fácil pero al mismo tiempo diferente y original por su sabor.

Aunque puede parecer una receta muy similar a una cualquiera de nuestra cocina tradicional, desde mi punto de vista el toque diferencial se lo otorga la pimienta. La gastronomía de Egipto es muy variada, cuenta con una gran mezcla de sabores e ingredientes. Esta variedad es aportada en parte por la influencia destacada de otras cocinas como la mediterránea, árabe y africana.

Inspirándome en una receta de arroz que guardaba en mi cajón de recetas, he encontrado que en Egipto existe una variedad de gamba llamada “Gambari”. Éstas son típicas de Alejandría, destacan por su gran tamaño y son servidas principalmente con salsa de ajo.

Pasemos a la explicación de la receta de este arroz que danza con “Gambari”. Los ingredientes que necesitas para confeccionar este plato para 4 personas son: 500 gramos de gambas peladas, 300 gramos de arroz, media cebolla, agua, 6 cucharadas de aceite de oliva, pimienta negra molida y sal.

¿Listos para la elaboración de este plato? Estos son los pasos que debes seguir:

1.- Rehoga la cebolla, previamente picada muy fina, junto con el aceite en una cazuela de barro. Cuando la cebolla este un poquito blanda añade las gambas, déjalas hasta que tomen una tonalidad tostada, retíralas y resérvalas en un plato. Deja la cebolla hasta que coja un tono marrón oscuro, aparta del fuego.

2.- Pasa la cebolla y el aceite a un mortero y reduce con la maza hasta conseguir una pasta suave. cebollapequeñaEste paso se convierte imprescindible para mí, ya que no me gusta encontrarme la cebolla entera. Devuelve la mezcla a la cazuela e incorpora el agua, lleva a ebullición. La medida de agua que suelo utilizar para el arroz es el doble de agua que de arroz, en este caso 300 gramos de arroz, ha sido un vaso y medio, por lo que la medida de agua sería de tres vasos.

3.- Cuando el agua esté hirviendo, incorpora el arroz y las gambas que habías apartado. Salpimienta y lleva a ebullición, cuando consigas este punto, baja el fuego y cuécelo a fuego lento. En el caso de que el arroz estuviera todavía muy duro y se quedara seco, se podría añadir un poco más de agua. Arroz con GambaripequeñoEl tiempo de cocción dependerá del tipo de fuego, gas o vitroceramica, pero se puede establecer perfectamente de unos 20 a 30 minutos de cocción. Ten en cuenta que el arroz debe quedar seco en lugar de caldoso.

Si no sabes que cocinar este fin de semana, ya tienes plato. ¡Saluditos danzarines!

Nota: Os dejo un enlace muy interesante de una guía práctica en pdf por si viajáis a Egipto.

Tarta “Pasión Danza Oriental”

Hoy contamos con la colaboración especial de Irene Arce Alba, una apasionada de la danza y también de la cocina. Irene nos ha elaborado una tarta de fondant para nuestro blog, su creatividad es infinita. ¿Quieres descubrir paso a paso esta obra de arte?, pues continua leyendo.

retocada0225pequeLos pasos e ingredientes que Irene nos recomienda son:

INGREDIENTES

Lo primero a tener en cuenta para hacer la tarta es el diseño que quieres hacer de la misma, haz un dibujo imaginario o bien en el papel, y plasma las ideas hasta dar con la que más te guste.

dibujo tarta pequefEn mi caso voy a necesitar:

  • Un plato de cartón dorado/plateado, redondo y completamente plano para la base de la tarta, de 30,5 cm de diámetro.
  • Un bizcocho redondo de unos 24-25 cm de diámetro.
  • Pasta de azúcar para la decoración, en este caso de colores: Lila, rojo, amarillo o dorado, azul, rosa, negro y naranja.
  • Toda la imaginación que queramos añadirle.

 Para el bizcocho:

Para una receta sencilla y con buenos resultados necesitaremos:

  • 8 huevos que lleven un rato fuera de la nevera.
  • 400g de azúcar.
  • 400g de mantequilla o margarina.
  • 600g de harina de trigo.
  • 1 sobre de levadura.
  • Una pizquita de sal.
  • Podemos añadirle unas gotitas de aroma de vainilla.

Para el relleno de la tarta:

Hay que tener en cuenta que las tartas decoradas con fondant, no se suelen meter en el frigorífico, para  evitar que la pasta de azúcar quede blanda. Cuanto más durita esté mejor, más bueno estará el azúcar (aunque sobre gustos no hay nada escrito). Por lo tanto, si debemos tener la tarta a temperatura ambiente, será mejor que pensemos en ingredientes que no necesiten refrigeración para hacer nuestro relleno.

Personalmente, prefiero uno de estos dos tipos de relleno.

  • Crema de cacao y mermelada de fresa. Creo que los sabores del chocolate y la mermelada de fresa combinan muy bien, pero podemos usar el sabor que más nos guste.
  • Crema de dulce de leche y mermelada.

 Para la cobertura:

  • Pasta de azúcar.
  • Mucha imaginación.

La pasta de azúcar, puede hacerse  o comprarse, en este caso la he comprado porque me resulta más rápido y barato.

PREPARACIÓN:

1º. Pre-calentar el horno a 160 º, mientras preparamos la masa.

2º. Embadurnar un molde de unos 24-25 cm de diámetro, con mantequilla o margarina por toda la superficie (base y laterales) y posteriormente, enharinarlo o echarle cacao en polvo también por toda la superficie, así evitaremos que se pegue la masa.

3º. Tamizar la harina con un colador, para que quede bien fina, y añadirle la sal y la levadura.

4º. Batir la mantequilla o la margarina con el azúcar, hasta que se quede una mezcla cremosa.

5º. A la mezcla de margarina y azúcar, añadirle los huevos e ir mezclando.

6º. Después se añade la harina previamente tamizada. Podemos echar algunas gotitas de aroma, como por ejemplo vainilla (eso según el gusto de cada uno).

7º. Pasar toda esta masa al molde preparado con anterioridad.

8º. Meter en el horno unos 40-50 minutos, dependiendo de lo rápido que sea nuestro horno. Vigilar la temperatura, y a medida que se acerque la hora de sacar el bizcocho, pinchar con un palillo y comprobar si sale seco, si es así, ya lo podemos sacar y dejar enfriar para desmoldar.

9º. Una vez se ha enfriado el bizcocho desmoldarlo con mucho cuidado.

10º. Igualar el bizcocho, sobre todo por la parte de arriba, deberemos cortarlo. Es una tarea delicada, ya que tenemos que intentar que las medidas del bizcocho sean lo más iguales posibles.

11º. Una vez lo hemos igualado, alisar lo máximo posible y quitar los trocitos sobrantes.

12º. Truco: Para evitar que se nos desnivele el bizcocho a la hora de rellenarlo, pinchar un palillo en cada parte, uno debajo del otro, así cuando las volvamos a unir, sabremos dónde tenemos que colocar cada una de ellas y evitaremos que quede desnivelada la tarta.

13º. Una vez tenemos el bizcocho cortado en dos, podemos rellenar al gusto. En este caso he rellenado la base con crema de dulce de leche, y con mermelada de fresa. Poner el bizcocho en el plato plano escogido.

14º. El siguiente paso es cubrir todo el bizcocho con crema de cacao, para poder pegar luego la pasta de azúcar con que la que lo cubriremos. Con una espátula extender bien la crema, para que quede lo más liso posible. Una vez cubierta con la crema, limpiar los bordes del plato con un papel, para evitar que la pasta de azúcar se pegue donde no debe.

15º. Reservar el bizcocho y ponernos manos a la obra con el fondant o pasta de azúcar. Necesitaremos un rodillo de silicona (para trabajar el fondant es mejor que el convencional de madera, ya que es más liso). Primero amasaremos un poco con las manos el fondant o pasta de azúcar. Hacer una bola y aplastarla un poco. Ahora tendremos que alisarla con el rodillo, y darle la forma deseada. Todo ello lo haremos sobre una superficie de la que luego nos resulte fácil despegarlo, como por ejemplo sobre papel vegetal.

Medir la superficie que vamos a necesitar más o menos para que todo el bizcocho quede cubierto por el fondant.

16º. Cuando lo tengamos todo bien liso, con mucho cuidado, cogemos la placa, y la extendemos encima del bizcocho. Podemos utilizar la mano para alisar toda la superficie, o una paletilla especial.

Puede que los laterales sean un poco más costosos, pero con “paciencia y esmero”, intentar que queden bien pegados al bizcocho.

17º. Recortar el sobrante del fondant a ras del plato, con mucho cuidado de que al cortarlo no se nos doble ningún trocito.

18º. Una vez tenemos el bizcocho  cubierto con el fondant, tenemos vía libre para dejar volar nuestra creatividad y personalizar nuestra tarta como más nos guste, o como más le guste a la persona a la que vaya dedicada. Podemos hacernos plantillas de papel con las formas que queramos incluir en la tarta y así que nos resulte más fácil hacer la forma en el fondant.

Eso sí, recordar que para que la decoración que hagamos con la pasta de azúcar se quede pegada a la cubierta, debemos de mojarla con un poquito de agua.

retocada0223pequeIrene, realizó este diseño personalizado para “Pasión Danza Oriental”, como puedes observar el corazón es nuestro símbolo diferenciador, te recomendamos que realices tu propio diseño, deja volar tu imaginación y personaliza tu tarta de una forma única, y que lleve tu esencia. Este fin de semana puedes ponerte manos a la obra. ¡Qué aproveche!

Fotografías: Ana Belén García

Los ingredientes secretos de Cleopatra para cocinar el 14 de febrero.

Cuenta la leyenda, que Cleopatra agasajaba a sus amantes con delicias afrodisiacas. Su delicia preferida era la miel, y la empleaba de múltiples formas, no únicamente en la cocina, no vamos a entrar en detalles, ya que estamos en horario infantil.

Algunas recetas egipcias de miles de años de antigüedad explicaban cómo preparar una sustancia con ciertas hierbas o plantas, miel y otros ingredientes, con el objetivo de influir positivamente en el deseo sexual de hombres y mujeres.

Lo cierto es, que uno de los afrodisíacos favoritos de los habitantes del antiguo Egipto era la miel. Este producto natural contiene mucha vitamina B y C, así como minerales que estimulan la producción de hormonas sexuales.

Si buscamos historias curiosas sobre el uso de la miel, encontraremos la conocida expresión de “irse de luna de miel”.  Dicha expresión, viene porque antiguamente era costumbre regalar jarras llenas de miel a los amantes, para que sus primeros escarceos amorosos tuvieran mucho éxito.

Un dato curioso es que la lechuga era considerada también como afrodisiaco en el Antiguo Egipto. Otros alimentos considerados afrodisíacos por los egipcios eran el espárrago y la cebolla.

El término afrodisíaco proviene de Afrodita, diosa griega del Amor, que surgió desnuda de la espuma del mar de Cythera en el siglo VI, a. de C.

La primera mención de los afrodisíacos procede de unos papiros egipcios de los años 2200 y 1700 a de C. También en la Biblia (Antiguo Testamento – Génesis 30: 14 y 15), en los libros de amor de La India, de la Antigua Grecia y en las recetas de los árabes, se mencionan estas “sustancias milagrosas”.

Ya conoces un poco más sobre alimentos  afrodisíacos, prepara tu receta especial para esta noche, puedes utilizar algunos ingredientes “mágicos” como: miel, lechuga, espárragos y cebolla, sé creativo, y recuerda que yo llevo el postre: Receta “Crema verdadera fusión árabe”.

copa cremapeque

Fuentes: Alimentación Sana, Vida Egipcia Discovery.

Fotografía: Ana Belén García.

“Crema verdadera fusión árabe”

En mi cuaderno de cocina guardo muchas recetas de cocina, y es que la cocina es otra de mis pasiones. Desde pequeña, y cuando Internet no estaba tan de moda, coleccionaba libros, recetas de cocina de revistas, revistas especializadas en cocina, vídeos en formato VHS (¡sí el VHS ha existido!) con programas de cocina grabados de televisión, folletos de supermercados con recetas, … ¡Lo más curioso que pudieras encontrar y que llevara una receta, yo lo guardaba!

cuaderno receta bordepeque

¿Qué es la creatividad en la cocina? Mi definición sería: Vas a la cocina, piensas que quieres hacer una receta con sabores exóticos, buscas y encuentras un yogur, miel (siempre hay miel en casa) y canela. Entonces, te das cuenta de que son ingredientes  muy utilizados en la cocina árabe. Y el resultado es: “Crema verdadera fusión árabe”.

Ingredientes:

– 1 Yogur cremoso tipo griego (1 yogur por persona).

– 2 cucharaditas de miel por yogur (según el gusto, si te gusta un sabor más fuerte puede ser menos cantidad, si te gusta más dulce puedes añadir otra cucharadita).

– Canela en polvo para espolvorear.

Preparación:

Mezclar el yogur y la miel en un bol, batir con unas varillas de cocina durante unos segundos, hasta consiguir una consistencia más cremosa.

Servir al momento en unas copas decorativas, o en vasitos de chupito, espolvorear con canela.

chupito cremapeque

Esta receta es muy fácil, es ideal para recibir a invitados de última hora, o cuando quieres hacer un postre fácil pero con un sabor auténtico y natural.

Para mí la cocina es aportar tu toque especial, ir a la nevera, ver qué tienes y con lo que ves hacer tu propia creación. Esta receta se puede mejorar, aportándole frutos secos, como nueces o pasas. ¡Apórtale tu toque especial!

Fotografías: de Ana Belén García Jiménez. Si quieres utilizar alguna de ellas, ponte en contacto conmigo a través del correo pasiondanzaoriental@gmail.com , pide permiso antes de utilizarlas e indica el nombre del autor. ¡Gracias!

Cocina árabe, recuperando sabores

La cocina árabe es muy rica, ya que engloba al conjunto de comidas tradicionales de los países que se encuentran entre la Península Arábica y el Norte de África. Se puede decir que la cocina árabe es una mezcla equilibrada de la dieta mediterránea y también de la cocina Hindú.

Diversas culturas gastronómicas se entremezclan en la cocina árabe, gracias a la larga tradición comercial y a las diferentes relaciones exteriores entre diferentes terriorios, como por ejemplo entre los países árabes y los de la India. El empleo de hierbas aromáticas como el tomillo y la menta, y especias como el sésamo, el curry, el azafrán y la canela, confieren a esta cocina un sabor exótico diferenciador.

La verdura es muy empleada en esta variedad de cocina, utilizándose en muchos de sus platos el pepino, la berenjena y la cebolla. Los cítricos no se quedan desbancados y se combinan en multitud de platos.

cuscus

En España tenemos la suerte de contar con una influencia considerable de esta cocina, podríamos denominarla gastronomía Al-Andalus (Andalusí). Compuesta por tradiciones gastronómicas practicadas en el territorio de la Península Ibérica en el período musulmán, durante la Edad Media (711-1492). Por lo que, hoy en día algunas de las recetas de la gastronomía de España cuentan con aromas y memorias de esta gastronomía, que ejerció su influencia sobre el territorio durante casi 800 años.

Va siendo hora de recuperar aromas y sabores, en este apartado iré indicando recetas árabes, andaluzas de la influencia del período Andalusí, así como fusiones y creaciones propias, ya que la creatividad no tiene límites. ¡Ves preparando la cuchara!

Fotografía: photo credit: <a href=”http://www.flickr.com/photos/akane86/4779362555/”>Akane86</a&gt; via <a href=”http://photopin.com”>photopin</a&gt; <a href=”http://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/2.0/”>cc</a&gt;