¡Organiza un festival de danza y sigue bailando en el intento!

Hoy os traemos en Pasión Danza Oriental un post muy interesante. Seguro que alguna vez os habéis planteado organizar un Festival o evento de danza y os habéis quedado un poco paralizadas, vamos que como dice el dicho, “habéis muerto en el intento”. Ya sabéis que en Pasión Danza Oriental nos gusta mucho la creatividad, por eso cambiamos esta frase con connotaciones negativas por ¡Baila en el intento! Sin lugar a dudas, es la mejor forma de conseguir un éxito garantizado.

Muchas veces nos saturamos con la idea porque pensamos en global pero si pensamos en pequeñito, tarea por tarea las cosas mejoran y nuestro nivel de nerviosismo y tensión también.

Estaréis de acuerdo conmigo que la mejor manera de conseguirlo es haciéndolo, y en Pasión Danza Oriental nos gustan las historias, pero no todas, las que más nos gustan son aquellas que tienen personalidad, chispa y alegría. Hay una ciudad que destaca en toda España por su arte, historia, alegría y salero. Hablar de tierra, cultura e historia musulmana o árabe, es hablar de Granada.

Granada está repleta de magia y danza todo el año, pero en febrero se incrementa, y os preguntaréis por qué, pues porque los Dioses de la Danza llegan a Granada.

Hoy entrevistamos a Iris Salmerón, bailarina y profesora de Danza Oriental.

Iris comienza a bailar con tan solo 3 años en la rama del flamenco y el clásico español. A la edad de 4 años se sube por primera vez a un escenario, lugar en el que se siente como en casa. A los 14 años sufre una lesión de rodilla y descubre la Danza Oriental como alternativa a seguir bailando. La verdad es que no es la primera vez donde nos encontramos con historias como ésta, Iris al igual que muchas apasionadas de la Danza del Vientre (me incluyo dentro), encontramos la Danza Oriental como un mecanismo de superación personal y recuperación.

Como en muchas historias de bailarinas y profesionales de la danza, la trayectoria de Iris por la Danza Oriental también está marcada por grandes maestros de la danza, como Mohamed Kazaffi, Gloria Alba, Sadie y muchos más.

Y la vida no deja de sorprendernos, cuando piensas que ya has encontrado lo que te apasiona te atrapa con otra emoción nueva. Esto mismo le sucedió a Iris con el Bollywood, el baile de la alegría le conquistó y su gran maestra, Mistri también.

Si ahora os digo que cerréis los ojos y os imaginéis como será vuestro primer festival de Danza Oriental, seguro que lo imagináis lleno de gente y emoción. Os animo a que soñéis en grande pero también a que no desistáis, ya que la vida está llena de alegrías y algún que otro pequeñito obstáculo.

Iris ¿Cómo fue tu primer festival de Danza Oriental?

 Realicé mi primer festival de Danza Oriental junto a 3 bailarinas y una cantante en un salón de actos pequeñito al que no asistió mucha gente pero que quedó genial, la gente quedó impresionada, y me pregunté ¿por qué no seguir con iniciativas así?

Al año siguiente decidí hacerlo más grande, comencé a dar clases a más chicas y organicé un espectáculo, donde conseguí llenar el teatro. Poco a poco y con la experiencia que se adquiere espectáculo tras espectáculo, clase tras clase… voy creciendo profesionalmente y personalmente junto a mis alumnos, unos grandes artistas con los que organizo todos los años un espectáculo a final de curso y diferentes exhibiciones a lo largo del año. Si os tuviera que dar un consejo os diría que vuestra vida esté llena de personas que os sigan en vuestras locuras, así es en mi caso, mis alumnos, son mis amigos, mi familia, los que siempre me acompañan y me dicen que sí a mis bailes, sea donde sea y en el momento que sea, por eso y por muchas cosas más, no los cambiaría por nada en el mundo.

¿Cómo surge la idea de crear un Festival con la temática Dioses de la Danza en Granada?

Los Dioses de la Danza

Tras asistir a muchos espectáculos de Danza, y de realizar los míos propios, me di cuenta que si un espectáculo de danza tiene una esencia, es precioso ver a tantos bailarines sobre el escenario mostrando un trabajo de varios meses o años… pero, ¿porqué no mostrar algo más?, ¿crear una historia?, ¿y si muestro mi propia historia a través de la Danza? Cada estilo de Danza para mí es único, es un “Dios”, y todos unidos forman el conjunto de la Danza, mi danza. Por eso, como yo digo, este espectáculo es una línea de la vida de la Danza y demuestro que podemos utilizar y beneficiarnos de todos los estilos. Comenzamos con el ballet, tan elegante y especial, seguimos con el flamenco, con su fuerza y coraje, continuamos con el Bollywood, con su alegría y amor y finalizamos con la danza oriental fusionado con los ritmos actuales. Todas estas danzas las veremos en su esencia y fusionadas con la Danza Oriental.

¿Cuáles son los aspectos más importantes, según tu experiencia para organizar un Festival de Danza?

Ante todo, debemos de tener ganas y entusiasmo para organizar un evento, en mi caso de Danza. Si el organizador está desganado y no cree en lo que quiere crear difícilmente las personas que le rodean le seguirán para conseguir resultados positivos.

La persona que organiza no puede creerse que solo él lo organiza, es un trabajo de todos, de los alumnos que van cada semana a clase, que sacrifican salidas, quedadas con los amigos, estar más tiempo en casa con la familia, el resto de personas que forman parte del evento es un gran pilar en un festival de Danza. Incluso mi propia familia es un gran pilar dentro del evento, mi pareja, que me apoya y entiende que tengo que ensayar y que dejo mi material de Danza por toda la casa, mi madre, que me ayuda en el tema del vestuario y que casi todo el año le tengo la casa llena de hilos y retales porque siempre tenemos ideas nuevas para los vestuarios, mi padre, que me ayuda a buscar un hueco si quiero ensayar en el teatro o en la sala de baile… mi hermano, que a pesar de gustarle poco estos eventos me ayuda en taquilla… Hay mucha gente a la que agradecer.

Los ensayos con los bailarines, una actitud positiva ante el esfuerzo es muy importante y por supuesto, saber transmitirles que siempre se puede un poco más, creer en ellos y en su esfuerzo hace que todo salga como uno espera.

Los bailarines debemos creernos los mejores sobre el escenario, porque uno debe creer en lo que está haciendo, no podemos olvidar que el público que ve a un bailarín sobre el escenario aprecia el estado de ánimo en el que se encuentre, eso es bailar, eso es trasmitir y emocionar. Por supuesto, una vez abajo, un bailarín debe ser la persona más humilde porque siempre habrá muchas cosas que aprender y que mejorar.

El compañerismo entre los bailarines hace que los resultados mejoren notablemente, ya que unos se ayudan a los otros. Todos somos cómplices sobre el escenario y nos compenetramos ya que todos tenemos algo que enseñar al resto.

¿Si tuvieras que dividirlos de forma resumida en tips, qué tips serían?

1.- Esfuerzo

2.- Entusiasmo

3.- Ganas de pasarlo bien

4.- Alegría

5.- Compañerismo

6.- Amistad

7.- Complementación

8.- Superación

Según tu opinión, ¿Qué es lo más fácil y lo más difícil en un evento de estas características?

Si quieres que todo salga bien, que a la gente le guste, y que los bailarines lo disfruten, no creo que haya nada fácil en la realización de este tipo de eventos. Hay cosas difíciles y menos difíciles. Es necesario cuidar cada aspecto del evento, el lugar de realización del mismo, la historia que quieras trasmitir, que los vestuarios estén acorde a las coreografías, cartelería… Alguna que otra vez también nos encontramos con alguna persona que te pone la zancadilla, ya sea por incultura, egoísmo, pero lo bueno de las caídas es que nos levantamos con más fuerza.

Otro aspecto importante, es que las coreografías se adapten a las necesidades personales de los bailarines, a lo que ellos sientan y como se sienten con las diferentes músicas con las que trabajamos y el vestuario.

Nadie dijo que las cosas fueran fáciles en esta vida. Por supuesto, si lo que pretendes es crear un evento en el que no te importa el resultado, te da igual el resultado de las coreografías, que los vestuarios sean cualquiera…. entonces crear un evento es muy fácil.

Con cuanto tiempo de antelación recomiendas planificar un festival de danza.

No creo que se pueda decir el tiempo de antelación necesario para la realización del mismo ya que son muchos aspectos a tener en cuenta. De un día para otro no se puede organizar nada que tenga unos resultados óptimos. Ni siquiera decidir si hacerlo o no. Los bailarines necesitan tener un trabajo de fondo, los vestuarios, el lugar de la gala, artistas invitados….

Este espectáculo de “Los Dioses de la Danza” lleva un año de trabajo de los bailarines, de sus coreografías, retoques, modificaciones de secuencias para conseguir que todo quede exacto.

Elección de grandes profesionales de la Danza, Jasvinder Singh, Ava Karenina, Laura Lunna, Sakaci, los cuales no han sido elegidos de cualquier manera.

Las ideas del organizador deben de ser claras, saber qué es lo que se quiere, señalar prioridades, presupuestar gastos. Ver las opiniones de las personas que te rodean (bailarines con los que se realizará el espectáculo, las personas que te ayudan a la realización del mismo, en mi caso la familia)

Creo que una vez estas cosas estén resueltas y expuestas, es momento de buscar la fecha para la realización del mismo y conseguir los objetivos propuestos.

Para concluir, ¿qué es la danza para ti?

Para mí, la danza, desde el primer día que me decido a enseñar, lo transmito como un sentimiento, algo más que un trabajo, donde todas las ideas son validas, tratando de que todos se encuentren a gusto con la coreografía, mostrando al mundo el/la bailarín/a que llevan dentro.

Mientas organizo espectáculos, conozco gente y doy clases, estudio la licenciatura de Pedagogía, una gran carrera que me ayuda a conocer más profundamente a mi gente, mis bailarines, y aprendo a conocer y transmitir la esencia de la Danza.

Bueno, ahora ya conocéis un poco más sobre el mundo de la organización de eventos y festivales de danza. No os olvidéis que nos encantan las historias y que estamos deseando que nos contéis la vuestra.

Anuncios

Danza del Vientre, liberando emociones a través del baile.

Para muchos de nosotros la danza oriental, árabe, danza del vientre o belly dance no sólo es música, diversión o sensualidad. Es mucho más que el movimiento, es sentimiento, es emoción. La parte técnica es importante pero más aún lo es la emoción, esa misma que nos ayuda a conocernos interiormente.

La danza del vientre es una danza retadora desde el principio, por lo menos así fue para mí. Requiere de una conexión de cuerpo, mente y espíritu. Es una herramienta de autoconocimiento, de encontrarnos con nuestras emociones, reconocernos a nosotras mismas y reflejar esos sentimientos en los movimientos armoniosos y sensuales a la vez. Coordinar la cadera, con los brazos, manos, pies, cabeza y sonrisa, y comunicar con cada gesto, no es fácil pero sí posible.

A nivel de espectáculo, y sobre el escenario, estamos acostumbrados a la interpretación de la danza oriental a través de la mujer, pero como hemos visto en otros artículos, no es así. Tanto el los países de origen como en otros, los hombres bailan este estilo, y mucho.

En otros estilos de baile, es necesario ir con una pareja, pero la danza oriental es una danza para nosotros mismos, una forma de expresión y liberación.

¿Cuántas de vosotras habéis ido a una clase de danza del vientre con cara de tristeza, cansadas o preocupadas y habéis salido completamente transformadas? Ana Belén.

Yo recuerdo un día en que una alumna mía se olvidó de ir a buscar a su hijo a la clase de inglés, la culpabilidad luego se apoderó de ella. No debería de ser así, no deberíamos de sentirnos culpables. ¿Por qué? porque nos merecemos unas horas al día para nosotros mismos, para evadirnos, desconectar, cuidarnos y mimarnos. Es una forma de estar bien con nosotros mismos y con nuestro alrededor.

Como bien sabemos aquellas personas que nos cuidamos (y si no lo sabes es porque no te habías detenido a pensarlo todavía), acumular y guardar las emociones lo único que hace es enfermar nuestro cuerpo y alma. Y tarde o temprano, esas emociones acumuladas explotarán, generando no sólo culpabilidad sino también enfermedad.

Así que para evitar esto, contactemos con nuestras emociones, seamos conscientes de ellas para poder desahogarnos de forma consciente.

Utilicemos la danza oriental o danza del vientre para hacernos nuestro tratamiento de liberación emocional.

1.- Libera tu mente.

Y es que la filosofía Zen ya lo dice, el “vacio”. El Zen te dice: “Atención plena al momento presente”. Y para conseguirlo el zen utiliza el vacio, lo que significa darse cuenta de que realmente no se tiene nada y que nunca se ha tenido nada. Nada que ganar y nada que perder, nada que dar y nada que recibir, ser exactamente así de pobre y sin embargo ser rico en posibilidades inagotables.

En la meditación es observar sin juzgar, los pensamientos pasan y también se van.

Podemos escribir nuestros sentimientos: escribe lo que te enfada, tu miedo o preocupación, aquello que te pone triste, te preocupa.

2.- Libera tu emoción a través del movimiento. Desbloquéalo, bailalo, libéralo.

Las emociones son energía, y la energía se acumula en nuestro cuerpo. Así como el agua cuando no se mueve, se estanca, huele, las emociones se estancan en tu cuerpo y se cristalizan, generando después bloqueos energéticos y síntomas físicos.

Pasos sugeridos:

– Ponte ropa cómoda, quítate collares, relojes, y suéltate el pelo.

– Elige una música, o ponla al azar quizás tiene que ser así.

– Cierra los ojos.

– Enciende la música elegida y baila, baila con tu cuerpo, siguiendo el ritmo.

En la danza oriental hay movimientos ondulantes y otros más de golpe de cadera. Elige música alegre, triste, sólo melodía y también cantada, tranquilizante o simplemente enciende sin pensar.

Si tienes ganas de llorar, llora y deja liberar el agua acumulada o estancada.

Aquí te pasamos algunas sugerencias, desde más calmantes a más movidas:

3.- Escúchate, siéntete.

Ya has liberado mente y cuerpo, ahora toca escuchar.

Después del baile detente durante unos minutos y siente esa liberación. ¿Cómo te sientes mejor, tumbado, sentado, de pie? Permítete sentir, prueba como te sientes más cómodo y libéralo.

Habla contigo mismo o con la persona que quizás estés enfadado (imagínate que la tienes delante). Puedes imaginarte un personaje, o simplemente hablar con tu yo interior, con tu niño dolido o con tu niño alegre.

Cuando termines puedes escribir de nuevo todo lo que te venga a la mente, lo sanado, sentido y vivido.

4.- Mímate.

Puedes abrazarte, inclusive bailar esta vez desde la calma y con unos movimientos de 8. Que tanto nos ayudan a conectar con nosotros mismos.

También puedes tomarte una ducha o un baño, ambientando y aromatizando el espacio con incienso, velas y música relajante.

Disfruta del agua, quédate en calma, sécate con delicadeza, siente esa paz y tranquilidad. Vuelve a abrazarte. Puedes ponerte crema, aceite de almendras. Decide si quieres ir a descansar, leer un libro o ver un película.

¿A qué parecía más difícil de lo que es?

Para terminar os dejo este vídeo donde se habla de la danza como vía para canalizar y desbloquear emociones. Muy recomendable:

Recuerda que: ¡Quien danza su mal espanta!

“Los beneficios de la danza oriental seducen al suelo pélvico”

En Pasión Danza Oriental nunca nos cansamos de hablar de los beneficios de la danza oriental o danza del vientre, hemos dedicado varios artículos a esta temática. Desde los beneficios explicados en televisión, la magia de dar a luz, danza del vientre en el agua, beneficios para la salud, autoestima y reconexión con la feminidad, y un largo etcétera.

Pero hoy el protagonista va a ser nuestro suelo pélvico y cómo esta hermosa danza nos ayuda a mantenerlo fuerte y en forma.

Como os adelantamos, y muchas ya conocéis, la danza del vientre es una actividad divertida y eficaz para el entrenamiento del core y del suelo pélvico. Como nos mencionan y nos explican detalladamente http://www.ensuelofirme.com en su artículo dedicado a la danza del vientre, existen muchas actividades y ejercicios que ayudan a fortalecer el suelo pélvico, como el pilates y la gimnasia abdominal hipopresiva. Aunque hay muchas mujeres que a día de hoy todavía creen que el único método para ejercitar esta zona son los ejercicios de Kegel. Pero como vemos, no es así, hay una amplia variedad.

Para aquellos que no conozcan los ejercicios de Kegel os indicamos este vídeo:

Si has llegado aquí, ya sabemos cuál es tu forma preferida para trabajar el suelo pélvico, a través de la Danza Oriental, porque además de saludable es divertido.

alt "ropa ensayo danza del vientre" title "ropa ensayo danza del vientre y baile"

Ropa de Danza para ensayar gracias a la tienda online de ropa y complementos de danza Divina Dance (www.divinadance.com) ¡Porque guapas bailamos mejor!

Para comenzar esta explicación de una forma sencilla, deberíamos indicar en primer lugar que la musculatura del suelo pélvico está formada por dos tipos de fibras musculares, las voluntarias y las involuntarias. Como hemos visto en el vídeo los ejercicios de contraccion-relajación (Kegel) ejercitan la parte voluntaria, pero la mayor parte de la musculatura es involuntaria en el periné. Ésta musculatura se puede activar de muchas maneras, una de ellas es a través de algunos movimientos en la danza oriental, que trabajan el tejido especifico del periné y abdomen, mejorando la calidad muscular.

La danza del vientre es una modalidad de danza que no tiene restricciones de edad o sexo y sus movimientos son fácilmente adaptables a todos aquellos que deseen bailarla. Como ya hemos leído en otros artículos, practicando danza oriental mejoramos nuestra conciencia y postura corporal, autoestima y la sexualidad.

Pero además, es muy recomendable durante el embarazo, ya que ayuda a controlar el aumento de peso, fortalece la musculatura de la zona sujetando al bebé durante el embarazo y  preparando la zona para el parto, nos ayuda a mantener una postura adecuada para la espalda, ayuda a mantener un estado de relajación y tranquilidad, aumenta la autoestima de la mujer embarazada y favorece la conexión entre madre y bebé, acunando al bebé mientras se danza. Es una forma de prepararnos para el parto de una forma saludable.

Según diferentes estudios, pocas mujeres llegan a los 30 años con un periné cien por cien sano. Además del pilates, danza oriental y ejercicios de Kegel, hay profesionales que recomiendan el uso de las bolas chinas para el mantenimiento y fortalecimiento del suelo pélvico.

Tras realizar un curso del Tao de la Sexualidad Femenina, descubrí gracias a mi Maestra Helena Peris, el huevo de jade, sus propiedades y uso terapéutico. Práctica que la elite imperial China practicaba desde hace más de 2000 años y que hoy está siendo difundida en Occidente a través del Tao Curativo. El resurgimiento de estas prácticas nos recuerdan el gran conocimiento de culturas ancestrales y como hoy en día se pueden utilizar de una forma más saludable o complementaria (debido a las propiedades curativas de las piedras) al uso de las bolas chinas. Sin lugar a dudas, este tema tan interesante se merece un post futuro y ampliamente explicado.

Desde Pasión Danza Oriental promovemos el movimiento como estilo de vida saludable. Por suerte cada día tenemos más reconocimiento y practica del baile desde una perspectiva terapéutica, ya que nos ayuda a calmar el estrés del día a día, donde el ritmo alterado nos invade sin parar.

Hablar de danza terapéutica es hablar de la biodanza, disciplina que se basa en tres pilares fundamentales: música, movimiento y encuentro en grupo. Los ejercicios de la biodanza están estudiados sobre bases biológicas, antropológicas y psicológicas y han sido probados metodológicamente. Siendo un encuentro para desarrollar nuestros potenciales proporcionando alegría y placer por la vida.

Si quieres tener una vida más saludable y armoniosa no dudes en bailar, prepara ropa cómoda y dale al play. Como has podido observar gracias a la danza oriental se pueden ejercitar músculos que ni sospechábamos, pero como muchas cosas en esta vida, la constancia es lo que te hace mejorar, con una sola clase de danza no es suficiente.

Imagina… historias que danzan

sevilla giralda danza

Ya sabéis que en Pasión Danza Oriental nos encantan las historias reales. Por eso, tras leer en el Diario de Sevilla el artículo “Imagina que te digan que nunca vas a volver a ver la Giralda”, hemos decidido ofrecer nuestra propia versión Apasionante. Siempre diferentes by Pasión Danza Oriental.

Cuentan que cierto día, una mujer llamada Bárbara Ruth Llamas Bernal descubrió en Marruecos una danza que la cautivó, la conocida Danza Oriental. Fue el inicio, profundizó y hoy en día practica y enseña el estilo egipcio, libanés o iraquí.

El origen de su descubrimiento fue una escoliosis en la espalda, el resultado de hoy en día es su danza expresada en lugares varios como museos, eventos y teterías. Si le preguntas qué le llevó a la danza su respuesta es: “La danza y viajar son las dos cosas que más me gustan. La danza árabe no me llamaba la atención hasta que con diez u once años hice un viaje a Marruecos con mi madre. Visité Fez, Xauen… Me quedé prendada. Allí todo es de verdad. Aquí hueles a puchero en una esquina, a tubo de escape. En Marruecos huele a hierbabuena, a piel. Los olores fuertes, los colores fuertes. Allí no ha llegado la globalización. Sigue la esencia”.

Como en toda historia hay muchos tópicos, pero la verdad relatada por la protagonista de esta historia nos recuerda que en los países árabes existe una tradición clásica que exige cubrir el cuerpo que danza. Los hombres también mueven las caderas de forma natural y vigorosa.

Con la llegada del cine, los cafés y el cabaret, se pasó de bailar en petit comité, a su comercialización más amplia. De la chilaba y la espontaneidad se pasa al velo y una orquesta. Fusionando lo nuevo y lo antiguo a la vez.

Es imposible no hablar del baladi, de su historia, y de su significado más amplio, “del pueblo”. La gente deja las zonas rurales y llega a El Cairo, llevando sus costumbres y sus bailes.

De forma popular como si de un pueblo se tratará la gente habla de la danza beduina o del saidi, dan sus propias versiones explicándolo a su manera, de formas diferentes antes no escuchadas.

Y qué hay del baile en las teterías, ella nos da una respuesta, su propia versión: “Es pan para hoy y hambre para mañana. La gente no va a verte. Va a pasar el rato, a fumar una cachimba, a estar con los amigos. Los propietarios no entienden de danza, entienden de dinero. No valoran que a lo mejor has invertido mucho en formarte, en viajar para aprender.”

Y qué pasa con sus sevillanas, ella las baila muy árabes. Mientras que en sus noches sueña con ir al Líbano, a Jordania, y conocer los bailes tradicionales de esos países, de Palestina, Siria, en los que pegan saltos como si de flamencos o hindús se trataran, interpretando su baile, con su gracia y estilo.

Y la danza que todo lo cura, que todo lo sana, despide el artículo con pena e impotencia, llorando en su interpretación por los refugiados sirios, surgiendo aquí el título protagonista del artículo “Imagina que te digan que nunca más vas a volver a la Giralda”. Parece una tontería, pero no lo es, podemos imaginar a muchos de ellos llevándose puñados de tierra en un frasquito.

“El arte es una expresión del ser humano, pero muchas veces me pregunto cómo el hombre es capaz de hacer esas cosas tan bonitas y al mismo tiempo hace otras tan dañinas”

Y si te preguntara por el significado de tu nombre, qué me dirías: Bárbara, la extranjera

Fuente fotografía: sevillabackpackers.es

Danza Oriental, nada es lo que parece…

Nada es lo que parece, una sombra, una silueta moviéndose sinuosamente como una serpiente encantada. Movimientos ondulantes, puros femeninos ¿o no?

Es en ese momento cuando te giras y traspasas los límites de la sociedad:

Y es en ese preciso instante cuando soy consciente de que la danza traspasa todos los estereotipos.

Porque por suerte las mujeres pueden vestirse de más de un color, no sólo en color rosa y a los hombres les quedan muy bien otros colores no sólo el azul, como por ejemplo el rojo.

Porque por suerte los hombres también bailan, escapándonos de estereotipos arraigados y los roles de género de que la danza es una actividad femenina.  Puedes ser un hombre elegante moviéndote con tu técnica y estilo, interpretando una canción romántica y al mismo tiempo ser  fuerte y masculino, frágil y tremendamente atractivo.

Llega el momento en el que las luces se apagan y desapareces con el sonido gratificantes de las palmas de las manos al aplaudir, convirtiéndose en una melodía más fácil de interpretar. Y allí detrás del telón sigues siendo tú, sin importar de dónde vienes o lo que piensen los demás…

El Elemento Agua: Ondulaciones en la Danza del Vientre.

Esta semana va de agua la cosa, hace unos días publicamos en Pasión Danza Oriental: Reinventando la danza del vientre con el elemento agua. Por eso hoy, vamos a compartir más contenido interesante referente a esta temática.

La danza oriental nos ayuda a conectarnos con la naturaleza, los elementos: fuego, agua, tierra y aire están presentes y son expresados a través de los movimientos. Nuestro baile es una manifestación de lo que somos y lo que sentimos, el lenguaje corporal es la expresión del alma, por eso hoy vamos a conectar con nuestra esencia gracias a esta danza ancestral y tomando para ello de nuevo el elemento agua.

El Agua nos aporta calma, el mar o el sonido del agua en la madre tierra deslizándose sobre ella se complementan y unen. El agua puede tomar la fuerza de una ola huracanada y también puede permanecer tranquila. Recordándonos a nuestras emociones, en algunas ocasiones en calma y en otras revueltas, juguetonas e inclusive furiosas. Por eso ubicamos algunos de los movimientos con la simbología agua en el corazón y en el pecho. Los movimientos que nacen de esta parte del cuerpo, ondulaciones sinuosas o movimientos lunares son la expresión corporal de este elemento.

No os perdáis este vídeo tan espectacular que hemos encontrado en los mundos del youtube, sin lugar a dudas el sueño de todo océano:

Dentro de ese relajante mar lleno de peces de colores, nos quedamos hipnotizados con las ondulaciones de la bailarina vestida de rojo. ¿Existe una mejor manera de representar y explicar el elemento agua en la danza del vientre?

 

Reinventando la Danza del Vientre con el elemento agua.

Todo comenzó cuando un día leí este artículo en inglés. Alay’nya nos comunica en el título de su artículo que la danza oriental o Belly Dance nació en el agua.

Según la autora, bailar en el agua nos ayuda a crear un movimiento de brazos más natural, elegante y sensual, sobre todo en las ondulaciones conocidas por muchas personas como “Snake arms” o brazos de serpiente.

Pero bailar danza del vientre en el agua no solamente aporta elegancia y fluidez en tus brazos, sino que nos ayuda con la técnica pélvica de forma flexible y ágil. Elige tu grado de elegancia y fluidez y ponte a practicar, cuando más lo hagas mejor saldrá.

El practicar danza oriental en el agua te ayuda también a fortalecer otras partes de tu cuerpo, como la espina dorsal, la tensión en la muñeca y a liberar el cuello, consiguiendo un movimiento más natural, elegante y una expresividad única.

Si quieres practicar y también enseñar esta técnica en el agua, os dejamos algunos consejos y tips de Alay’nya en este vídeo:

La música relajante te conducirá todavía más a las maravillosas ondulaciones. ¿Estás preparada para nuevas experiencias? Cuando trates de bailar danza oriental y moverte en el agua, la capacidad natural de flotar te ayudará a poner en libertad tu cuello y cuerpo, espina dorsal y la pelvis, la sensación de menos peso al estar dentro del agua te permite hacer un trabajo para fortalecer y perfeccionar tu movimiento.

¿Os digo un secreto? Últimamente no he podido escribir mucho en el blog debido a que estaba practicando mis movimientos en el agua 😉

Es maravilloso descubrir como una danza tan milenaria como la danza oriental nos puede ayudar a hacer un trabajo físico reinventando la danza y consiguiendo efectos beneficiosos para la salud. Una nueva conciencia corporal que nos ayuda a regular nuestros movimientos y a perfeccionar la elegancia y nuestro estilo propio.