Las Diosas Oscuras bailan en la Luz

Este fin de semana asistí a la celebración del círculo de mujeres que dirige mi Maestra Helena Peris en Benicassim (Castellón), la verdad es que ya son más de 10 años de estos encuentros. Me quedé sorprendida de cómo pasa el tiempo, ¡hace ya diez años que participo en estas celebraciones!, es tan enriquecedor y deseo que sigan por muchos años más. Un lugar de encuentro, celebración y unión, donde se honra el compartir, el amor y la creación.

El tema a trabajar y tratar de este pasado encuentro me sorprendió mucho, las guardianas del Este nos encargamos de documentar y lanzar varias preguntas. Y si os pregunto qué es la Diosa Oscura para vosotras, ¿qué contestaríais?

alt "Diosa Kali" title "Diosa Kali"

Ahora os comparto mi descubrimiento. En éste vídeo, la autora explica de forma muy clara aspectos y confusiones relativas a la Diosa Oscura.

Existen Diosas como objeto de culto, pero también están las Diosas que son arquetípicas, que marcan algo en lo que uno puede trabajar con ese arquetipo, que te va a ayudar a superar algo. Y ahí es donde entra a ser una Diosa oscura.

Hay un grupo de Diosas que son oscuras, posteriormente citaré algunas. Y no es que sean oscuras como objeto de culto, son oscuras porque una se choca con ellas, con su propio espejo y se choca con su propia realidad, su propia parte oscura de una misma, por eso se llaman Diosas oscuras.

Cuando invoco a Diosas oscuras no es que esté invocando a la oscuridad, sino que invoco como objeto de culto para que me haga ver las encrucijadas que en ese momento yo tengo y qué camino tengo que encontrar.

La autora del vídeo (Majo), cita a tres y sus cualidades según ella:

–  Inanna, por ejemplo para salir en un momento malo, de una depresión. Por lo que como objeto de culto puedo invocarla para superarlo, pero como arquetipo lo trabajo como espejo porque quiero ver.

Hécate, para ver qué camino tomar, es la parte donde yo me replanteo qué camino quiero seguir, qué quiero en mi vida y qué voy a hacer.

Kali es morir en uno mismo, para resurgir como una nueva persona.

Invocar no desde un lado esotérico, utilizando la visualización, la danza, el movimiento, el estudio y la lectura y ver qué aspectos se reflejan en nostras y cómo pueden ayudarnos determinadas cualidades para afrontar ciertos problemas u obstáculos.

Es curioso como Enriqueta Olivari comenta en su libro “Amarse con los ojos abiertos”, y en sus talleres, que ella busca un super heroe o heroína para identificarse con las cualidades de estos y superar sus problemas. Da igual como se haga, realmente es lo mismo pero a mí personalmente me gusta pensar en la Diosa, y no por lo exótico sino por lo sagrado.

Así que siento decepcionar a aquellos que dicen o inventan, pero las Diosas oscuras no tienen nada ni de oscuras, ni de malas. Sólo que uno ve cómo confrontar conflictos en su vida y salir adelante. No se invoca a la maldad, ni a la magia negra ni nada de nada. Realmente es todo mucho más fácil, ya que no hay magia negra ni magia blanca, porque no es cuestión de magia sino de intención.

Cuando proyectas una intención u otra, realmente mandas mensajes y recibes o das. Históricamente nos han inculcado y nos siguen inculcando una cultura, la del miedo ante lo desconocido. El hacernos algunas preguntas, querer saber más nos da poder, el poder de la palabra, de la respuesta, el empoderamiento y eso es lo que genera miedo a la sociedad, que nos podamos salir del cesto o de la pecera, porque mientras estamos en el cesto somos fáciles de controlar.

No sé si tu respuesta ante la pregunta del principio ha cambiado después de leer el artículo. Te voy a dar mi contestación antes de comenzar a documentarme y a estudiar el tema. Cuando leí diosas oscuras, no sé porque me vino a la mente la menstruación, que es nuestra muerte en cada ciclo y cada mes. Nuestro momento oscuro, en el que aparecen pensamientos y sentimientos que en ocasiones son dañinos y dolorosos. Me ha llamado la atención cuando he leído y visto vídeos del significado de las diosas oscuras, porque es eso, sanar en la oscuridad para seguir en la luz.

Para terminar comparto esta frase o lo que yo interpreté de las palabras de mi compañera María Belén en el círculo: ¡La Diosa no como elemento divino, sino lo divino como mujer!

“Cuando bailas pensando, no funciona”

Cuando tu eres pensando, no trabaja, no funciona.

Cuando estás pensando … no funciona. No funciona, ¿entienden eso?

Porque nosotros vemos … el espectador ve que estás pensando, y nosotros estamos preocupados. Estamos preocupados ¿Estará bien?

Así que tienes que ser un líder. Y tú sólo lo llevas a escena. ¿Qué estamos buscando? ¿Ustedes que creen que estamos buscando?

Estamos buscando las mejores cualidades de la humanidad.

Estamos buscando valentía, audacia, … SIN MIEDO.

Eso es lo que estamos buscando, cualidades de la humanidad: Amabilidad, compasión, gentileza,.

¿Me comprenden?

Cuando ustedes piensan “Soy un bailarín” ¡No!

Ustedes quieren ser una poeta.

Le están llevando a la gente ideas, no pasos. ¿Tiene sentido? Y ¿Adivinen qué?

“No necesitan más técnica para hacer eso”

¡No la necesitan!

Sólo tienen que dejar la idea. Pero algunos tienen miedo, ¿lo entienden?

Así que piensan y posan, y no hay algo más aburrido.

Eso es otro mundo, es un mundo de revistas superficiales, de glamour.

En la danza queremos ver la verdad. Lo que admiran en los seres humanos, ¿son las cosas que admiran en los seres humanos?  ¿sí o no? Y hay cosas que no te gustan, ¿verdad?

Y tenemos esas cosas también dentro de nosotros.

Así que, ¡queremos ver! ¡Queremos ver!

¿Qué es lo que están ustedes diciendo?  ¿Qué están viviendo? ¿Qué están experimentando? No fotografías. ¿Qué van a hacer por mí?

Porque se supone que ustedes sirven al arte.

Si yo fuera su mamá o su papá, diría,.. Es mi hija, ¡es tan linda!

Pero para ser un ser humano que está en un mundo brutal, que está buscando, … tengo sed, oh ¡Qué hermoso!, me siento mejor.

Quiero ser tan hermoso, quiero ser tan honesto. Quiero ser tan audaz, quiero ser tan amable. ¿Me comprenden?

Eso es lo que estamos buscando. Por la forma en que bailas. La forma en que tu mano se mueve, porque es tan honesto. Tú no ves mucha honestidad. ¡No la ves!

Tú no ves mucha honestidad, ¿la ven?

¿Cuál es otra muy real?, humilde, no lo ves mucho.

¡Es hermoso!

Lo puedes tener en tu baile, es como, “Yo no estoy bailando, algo me hace bailar”. Así que no dices “Estoy haciendo esto”. Estoy recibiendo algo. ¡Es hermoso!

¡Sinceridad!

¿Lo captan?

Están son las cosas que tienen que estar dejando. No necesitan mucha técnica, para hacer eso.

Pero eso es lo importante. ¿Tiene sentido?

Lo que tienen que preguntarse es ¿Por qué me estoy frenando? ¿Por qué estoy haciendo fotografías? Y generalmente es porque tienes miedo. Resultado final.

Y para triunfar tienes que ser valiente. Aunque todo el mundo se ría, JAJAJA

A ti no te importa.

¿Me entienden?

Así te digan ¡estúpido!, a ti no te importa.

Tú sigues esa canción, lo siento, es verdad.

Mujeres, no intenten ser bonitas, ¡Es una mentira!

Ustedes quieren ser hermosas, en verdad.

“Bonita” es una manipulación, ustedes quieren ser hermosas, en verdad.

La verdad es hermosa.

Extraído del vídeo: Festival Internacional de Danza Contemporánea, San Luis Potosí, México. Lila López.

Bailando en Tribu

El otro día una amiga compartió conmigo este texto, seguramente ya lo habéis leído alguna vez, pero en esta ocasión lo diferente es mi aportación.

Hay una tribu africana que tiene una hermosa costumbre.

Cuando alguien hace algo que consideran incorrecto, ellos llevan a la persona al centro de la aldea y toda la tribu viene y lo rodea. Durante dos días, ellos le dicen todas las cosas buenas que él ya ha hecho.

Se dice que esta gente piensa que todo ser humano viene al mundo como un ser bueno. Cada uno de nosotros, deseando seguridad, amor, paz y felicidad, pero a veces, en la busca de esas cosas, las personas cometemos errores.

La comunidad ve aquellos errores como un grito de ayuda.

La tribu se reúne para reconectarlo, recordándole quien es realmente, hasta que él recuerde su verdad, de la cual se había desconectado temporalmente: “Yo soy bueno”.

Sawabona es un saludo usado en África del Sur y quiere decir: “Yo te respeto y te valoro. Eres importante para mí.”

A esta frase, las personas responden Shikoba que significa: “Entonces, yo existo para ti.”

¿Preciosa tradición verdad?

Por suerte estamos recuperando tradiciones perdidas como ésta. Cada vez más, el perdón y la comprensión forman parte del día a día. Como ya he comentado en otras ocasiones, si alguien nos lastima, nos hace daño, no fue su intención, lo hizo lo mejor que sabía hacerlo, con los recursos que tenía en ese momento. Perdónale y perdónate, hay una medicina que cuanto más la das, más se crea y más cura, se llama “Amor”.

La danza oriental tiene su origen en la práctica de sacerdotisas, las mujeres se reunían danzando y daban las gracias por la fertilidad, fecundidad y el alumbramiento. Con el paso del tiempo, la competitividad se ha introducido en esta danza, dejemos la competitividad de lado y recordemos que hemos nacido para bailar juntos desde la armonía y la comprensión.

sacerdotisasFuente imagen: http://www.marca.com

Cada día, por suerte, estamos recuperando lo ancestral, sagrado, los ritos, las mujeres de hoy en día nos estamos encontrando cada vez más con nostras mismas, escuchando esa voz interior que durante un tiempo permaneció dormida, liberando nuestro verdadero “ser”, creador y sanador.

Dancemos mujeres del mundo, como en las antiguas tradiciones, en tribu, alrededor del fuego, transmitiendo energías de sabiduría, salvando a la madre tierra de tanto dolor y sufrimiento.

Que mejor forma de terminar que con esta canción que nos recuerda que la cooperación entre mujeres es la mejor forma de avanzar y crecer.

Bailar desde quienes somos

alt "danza osho" title "danza osho"Todos los días me dedico unos bailes conmigo misma, ajena a las opiniones del mundo exterior, disfruto de mi introspección. Cada día tengo más claro mi propósito de vida, este vídeo ha sido una gran inspiración y un recuerdo de que quiero compartir alegría con el mundo, quiero llevar un poquito de mi amor a personas que necesitan reencontrarse con su esencia.

Ajena a la forma, me centro en lo que siento, en quien soy y cómo puedo seguir creciendo y avanzando.

Fue un descubrimiento conocer una nueva forma de meditar a través del baile, las meditaciones de Osho, desde el tantra hasta la vivencias y talleres con Enriqueta Olivari.

“Olvida al que danza, al centro del ego; vuélvete la danza. Ésta es la meditación. Danza tan profundamente que olvides por completo que ‘tú’ estás danzando y empieza a sentir que tú eres la danza. La división debe desaparecer; entonces se convierte en meditación” Osho.

Los testimonios del vídeo están llenos de vida y de fortaleza:

– Cuando entramos en el estudio dejo atrás los problemas.

– Ser capaz de hacer algo bello, algo que los demás miren.

– Intento no ser consciente de mis limitaciones.

– Para mí, el no puedo todavía no lo he descubierto.

– Bailar desde lo que somos, sumergirnos en la belleza artística.

– El Parkinson afecta a las articulaciones, la danza te ayuda a dar grasa al movimiento, que se mantenga y no se pierda.

– Mi enfermedad ha mejorado bailando, parece increíble.

– El baile, desde el principio de los tiempos ha sido utilizado para sanar.

– Ampliar el movimiento de cada bailarín superando sus limitaciones, descubrir la danza que está escondida- ES UN RETO CREATIVO.

– Encontrar algo que te da sentido, que te motive, que te den esas ganas de levantarte por la mañana, eso es calidad de vida.

– La alegría, el optimismo, es la única medicación que no necesita receta.

– La actitud hacia la silla, como movemos esa silla, que cada gesto sea artístico.

– Ver desde fuera para percibir las posibilidades coreográficas.

– Cuanto mayor es la limitación, a veces más consciencia del espacio, tienen una sensibilidad hacia el espacio extraordinaria.

– Ser capaz de hacer algo bello que los demás admiren, de creer en mí que soy capaz de hacer esto.

– Una de mis alumnas suele comentar que a veces va a un sitio donde sólo baila ella y nadie más y pregunta ¿Quién es aquí quien tiene la discapacidad?

– Todo el mundo puede bailar, romper barreras.

– Siempre estoy sonriendo.

“Si hay división, entonces es un ejercicio: bueno, saludable, pero no se puede decir que sea espiritual. Es solamente una simple danza. La danza es buena en sí misma: Es buena hasta donde llegue. Finalizada ésta, tú te sentirás fresco, joven. Pero esto todavía no es meditación. El que danza debe irse, hasta que sólo la danza permanezca…. No te quedes fuera, no seas un observador. ¡Participa!” Osho.

Baila con su esencia

No te quedes en la forma sino con la esencia que hay detrás de esa forma…

alt "esencia" title "esencia"

Fuente imagen: http://www.shurya.com

Hace unas semanas publiqué a través de Facebook el cuento del abuelo y su nieto, éste era relatado en la Sección de la Taberna del Derviche Blanco, programa Espacio en Blanco de Radio Nacional de España.

Hoy os comparto otro cuento también entre un abuelo y su nieto, con la misma esencia pero con diferente forma:

Era un apacible día luminoso, de esos que se suceden en la India. Estaban paseando por el bosque un abuelo y su nieto. El niño gozaba del espíritu del buscador, de aquél que quiere hallar respuestas a los grandes misterios de la existencia.

De repente, dijo:

– Abuelo, ¿qué sucede cuando el cuerpo muere?

La voz cansada pero cariñosa del abuelo, dijo:

– Mi querido nieto, el cuerpo muere, pero el ser (sí mismo) nunca muere. Él está en ti y en mí y en todos los seres, pero es también el ser de todo el universo. Es la esencia sutil que todo lo anima.
– Abuelo, perdona, pero no termino de comprender lo que quieres decirme, replicó con respeto el jovencito.

En el perfecto silencio del bosque, el abuelo y el nieto siguieron paseando.

De pronto, el abuelo dijo:

– Ve hasta aquel árbol y coge un fruto de sus ramas.

El niñito fue hasta el árbol y cogió uno de sus frutos. Luego volvió hasta su abuelo y se lo mostró.

El anciano dijo:

– Ahora quita la cáscara a ese fruto y dime qué ves.
– El fruto, abuelo.
– Abre el fruto. ¿Qué ves?
– Granos, abuelo.
– Coge un grano y ábrelo. ¿Qué ves?
– Minúsculos granitos, abuelo.
– Abre uno. ¿Qué ves ahora?
– Abuelo, nada. No hay nada dentro.

Y el abuelo explicó:

– Esa esencia sutil que tus ojos no pueden ver, querido mío, esa esencia sutil es el ser. Mantiene en pie al gran árbol. Nos mantiene vivos a ti y a mí, como hace que el fuego arda y el río fluya. No ves esa esencia sutil, pero está ahí.

El niño sonrió satisfecho, agarrándose a la mano caliente de su abuelo. El anciano y el muchachito siguieron caminando por el bosque.

Fuente: un pasaje de los Upanishads encontrado en el libro “Cuentos espirituales de la India” de Ramiro A. Calle

 

¿Cómo unimos toda esta sabiduría con la danza? Este es el resultado

Me costó conectar con la esencia porque desde muchas clases de danza se centran en la forma, en la coreografía, en el movimiento, he descubierto otra forma de conectar, y cuando lo consigues te das cuenta de ello, porque la danza vive, vibra y esa esencia es la que conecta con el público.

En este vídeo se muestra esa pasión, ese ser individual, que nos hace ser bailarinas diferentes, no somos copias, ni replicas, las copias y las replicas no viven, aquellas bailarinas que conectan con su esencia permanecen siempre vivas.

Algunos comentarios que destacan en el vídeo:

– “Las mujeres se convierten más independientes de su cuerpo”.

– “Los movimientos son la música, es como escribir música. Siento que escribo la música con mi cuerpo”.

– “Belly Dance es una forma de expresarme por mi misma. Es un arte único, me siento de forma diferente cuando bailo esta danza, de forma muy diferente a cuando bailo otros tipos de baile”.

– “Te abres a todo el mundo”.

– “Nada me ha dado tanta paz como esta danza me ha dado”.

– “Situar a las mujeres en lo que hacen y que tomen decisiones por ellas mismas”.

– “Que las mujeres se apoyen unas a otras, bailen juntas, rían”…

Como habéis podido comprobar cada profesional tiene su estilo, y éste está regido por su esencia. Disfruta de tu esencia y nútrete de la esencia de otras personas, profesionales y bailarines que te encuentres por el camino..

En ocasiones nos cuesta ver esa esencia sutil, pero créeme está ahí.

Ana Belén.

El Alma de la Bailarina Late en todo su Cuerpo.

Hoy os traigo un cuento que seguro que habéis escuchado centenares de veces, pero vale la pena volver a leerlo:

 La bailarina

title "bailarinas" alt "bailarinas"

“Había una vez una bailarina que con sus músicos había arribado a la corte del príncipe de Birkaska. Y, admitida en la corte, bailó ante el príncipe al son del laúd y la flauta y la cítara.

Bailó la danza de las llamas, y la danza de las espadas y las lanzas; bailó la danza de las estrellas y la danza del espacio. Y, por último, la danza de las flores al viento.

Luego se detuvo ante el trono del príncipe y dobló su cuerpo ante él. Y el príncipe le solicitó que se acercara, y dijo:

Hermosa mujer, hija de la gracia y del encanto, ¿desde cuándo existe tu arte? ¿Y cómo es que dominas todos los elementos con tus ritmos y canciones?

Y la bailarina, inclinándose nuevamente ante el príncipe, dijo:

-Poderosa y agraciada Majestad, desconozco la respuesta a tus preguntas. Sólo esto sé: el alma del filósofo habita en su cabeza; el alma del poeta en su corazón; mas, el alma de la bailarina late en todo su cuerpo”.

Gibrán Jalil Gibrán

Bailando por encima de las nubes

 

Hoy me he encontrado por casualidad con este texto tan inspirador y profundo. ¿He dicho casualidad? Llego a la conclusión, unos segundos después, que no es casual y que llega en el momento en el tenía que llegar, ya me pregunté si podía levantarme y tardando algo más que acto seguido, lo hice. Porque el tiempo me ha demostrado que todo lo pone en su lugar y que la intuición calmada, inclusive es más sabia. ¡Celebremos que cada día es un nuevo día!

 “Cuando vuelas por encima de las nubes, el sol resplandece por todos lados. Abajo hay lluvia, nubes y truenos. Cuando te levantas por encima del conflicto, hay libertad y la vastedad de la alta conciencia. Los problemas que aparentan ser serios se vuelven pequeños y más pequeños, hasta que finalmente desaparecen. No le preguntes a nadie lo que debes hacer. Pregúntate a ti mismo:”¿Puedo levantarme por encima de esto?”, y luego nada más, hazlo. Tu sistema sensorial y tu intuición te darán la salida, porque cada día es un nuevo día.” – Yogi Bhajan –

¡Feliz día Internacional de la danza!

alt "día internacional de la danza" title "día internacional de la danza"

Sara Fratini

Desde Pasión Danza Oriental queremos felicitar el día Internacional de la danza y para ello os dejamos el mensaje oficial:

MENSAJE OFICIAL DEL DÍA INTERNACIONAL DE LA DANZA 2015

Israel Galván, coreógrafo y bailaor español, Premio Nacional de Danza en 2005, entre otros, y artista asociado al Théâtre de la Ville de París y al Mercat de les Flors de Barcelona, ha sido seleccionado por el Instituto Internacional de Teatro (ITI) como el autor del Mensaje Oficial del día Internacional de la Danza 2015.

Desde su creación, en 1982, el Día Internacional de la Danza se celebra cada año el 29 de abril, aniversario del creador del ballet moderno, Jean-Georges Noverre (1727-1810). Es la ocasión para rendir homenaje a la danza y su universalidad, más allá de las barreras políticas, culturales y étnicas.

Mensaje:

Carmen Amaya, Valeska Gert, Suzushi Hanayagi, Michael Jackson…danza inclasificable. Yo no podría descifrar sus estilos de baile…los veo como turbinas generadoras de energía y esto me hace pensar en la importancia de la coreografía sobre esa misma energía del que baila. Seguramente lo importante no es la coreografía, sino precisamente esa energía, el torbellino que provoca.

Imagino una bobina tesla atrayéndolos a todos y emitiendo un rayo sanador y provocando una metamorfosis en los cuerpos: Pina Bausch como mantis religiosa, Raimund Hoghe convertido en escarabajo pelotero, Vicente Escudero en insecto palo y hasta Bruce Lee en escolopendra.

Bailé mi primer dúo con mi madre, embarazada de 7 meses. Puede parecer una exageración. Aunque casi siempre bailo solo, imagino que me acompañan fantasmas que hacen que abandone mi papel de “bailaor de soledades”. No querría decir Didi-Huberman: de soleares.

De pequeño, no me gustaba el baile, pero era algo que salía de mí de una forma natural y fácil. Casi instintiva. Con el tiempo me di cuenta que el baile curaba, me hacía efecto, casi medicinal, me ayudó a no ser tan introvertido y a abrirme a otras personas. He visto la imagen de un niño enfermo de ébola curándose a través de la danza. Sé que es una superstición, pero, ¿sería eso posible?

Después, el baile, acaba convirtiéndose en una obsesión que consume mis horas y que hace que baile hasta cuando me quedo quieto, inmóvil, apartándome así de la realidad de las cosas. No sé si esto es bueno, malo o necesario pero…así es. Mi hija Milena, cuando estoy quieto en el sofá, pensando en mis cosas, con mi propio runrún, me dice: papi, no bailes.

Y es que veo a la gente moviéndose al andar por la calle, al pedir un taxi, al moverse con sus diferentes formas, estilos y deformidades. ¡Todos están bailando! ¡No lo saben pero todos están bailando! Me gustaría gritarles: ¡hay gente que todavía no lo sabe!, ¡todos estamos bailando!, ¡los que no bailan no tienen suerte, están muertos, ni sienten ni padecen!

Me gusta la palabra fusión. No como palabra de marketing, confusión para vender un determinado estilo, una marca. Mejor fisión, una mezcla atómica: una coctelera con los pies clavados en el suelo de Juan Belmonte, los brazos aéreos de Isadora Duncan y el medio cimbreo de barriga de Jeff Cohen en Los Goonies. Y con todos estos ingredientes hacer una bebida agradable e intensa, que esté rica o amarga o se te suba a la cabeza. Nuestra tradición también es esa mezcla, venimos de un cóctel y los ortodoxos quieren esconder su fórmula secreta. Pero no, razas y religiones y credos políticos, ¡todo se mezcla!, ¡todos pueden bailar juntos!. Quizás no agarrados, pero sí unos al lado de los otros.

Hay un antiguo proverbio chino que dice así: “El aleteo de las alas de una mariposa se puede sentir al otro lado del mundo. Cuando una mosca levanta el vuelo en Japón, un tifón sacude las aguas del Caribe”. Pedro G Romero, después de un aplastante baile por sevillanas, dice: “El mismo día que cayó la bomba en Hiroshima, Nijinsky repitió su gran salto en un bosque de Austria”. Y yo sigo imaginando: un latigazo de Savion Glover hace girar a Mikhail Baryshnikov. En ese momento, Kazuo Ono se queda quieto y provoca una cierta electricidad en María Muñoz que piensa en Vonrad Veidt y obliga a que Akram Khan provoque un terremoto en su camerino: se mueven sus cascabeles y el suelo se tiñe con las gotas cansadas de su sudor.

Me gustaría poder dedicar este Día Internacional de la Danza y estas palabras a una persona cualquiera que en el mundo esté bailando en este justo momento. Pero, permitidme una broma y un deseo: bailarines, músicos, productores, críticos, programadores, demos un fin de fiesta, bailemos todos, como lo hacía Béjart, bailemos a lo grande, bailemos el Bolero de Ravel, bailémoslo juntos.

Israel Galván, bailador y coreógrafo

 

Por su parte, el Presidente del Consejo Internacional de la Danza-UNESCO, Alkis Raftis, ha hecho público el siguiente mensaje:

Hace un siglo, el famoso organizador ruso Sergei Diaghilev revolucionó el ballet, invitando a los pintores y músicos con más talento de su tiempo a contribuir a sus actuaciones. Tengo la impresión de que, hoy en día, los coreógrafos descuidan las otras Artes, y no sienten la necesidad de presentar sus creaciones junto a sus iguales en otros campos.

Estoy seguro que el público podría apreciar la inclusión de otras Artes en los espectáculos de Danza, a partir de las Artes Clásicas: Pintura, Escultura, Teatro, Música, Poesía, Arquitectura, así como de otras expresiones artísticas más modernas como la fotografía, el cine, diseño multimedia, de iluminación, de sonido, etc. Incluso permítanme ir más allá proponiendo enriquecer la Coreografía con las Humanidades (Historia, Literatura, Filosofía y Lingüística). Personalmente me gustaría, sobre todo, disfrutar de la narración de cuentos, artes marciales, y – lo digo muy en serio – artes culinarias.

No hay nada nuevo en esta propuesta, los antiguos griegos en sus simposios combinaban todo lo anterior. Después de 25 siglos creo que podríamos volver a la idea de que una actuación completa combina el máximo posible de artes.

Este año, el Consejo Internacional de la Danza CID une fuerzas con una organización hermana para celebrar Día de la Danza. La Asociación Internacional del Arte IAA/AIAP que es una Organización No Gubernamental cuyas oficinas se encuentran junto a la nuestra en la UNESCO. Nuestra propuesta común es combinar la Danza con la Pintura, Dibujo, Escultura y otras formas de trabajo creativo de las Artes Plásticas.

Mis agradecimientos a la señora Rosa María Burillo de México, Presidente Mundial de la IAA / AIAP, que ha movilizado a artistas de decenas de países que sugiriéndoles que cooperen con los Coreógrafos, Bailarines y Profesores de Danza en eventos comunes: espectáculos, exposiciones, eventos, fiestas, manifestaciones en las calles, talleres, sesiones terapéuticas y (¿por qué no?) banquetes.

Alkis Raftis (Presidente del Consejo Internacional de la Danza UNESCO, París)

Pocas palabras quedan por añadir, celebraremos el Día Internacional de la Danza como mejor sabemos hacerlo: ¡Bailando! ¡Bailándolo! – Pasión Danza Oriental.

¡Moviendo algo más que las caderas!

alt"moviendo más que la cadera" title "moviendo más que la cadera"

 

Nos encontramos en los mundos de Internet con este interesante artículo: “Más que mover la cadera: la danza oriental”.

No es la primera vez que hablamos de la danza oriental, sus beneficios para mayores y pequeños. Es un regalo encontrarnos con testimonios en la vida real. Sí, en la vida real las bailarinas danzan descalzas y visten trajes preciosos con adornos y muchos brillos. Algunas llevan faldas otras pantalones, pero no importa el atuendo preciso porque todas lucen un pañuelo o cinturón alrededor de la cadera. Éste suena tan gracioso, elegante y alegre que deseas que la música no deje de sonar, para que el sonido siga acompañando el feliz ritmo de la cadera.

Como descubrimos en el artículo citado, también Aleyna Tatari lleva un pañuelo en la cadera. No importa el tamaño del mismo, se pude adaptar, Aleyna sólo tiene seis años y hace seis meses que va a clases para aprender a bailar danza del vientre a manos de su profesora Laila El Jarad.

Como ya conocemos la danza oriental es originaria de los países árabes. Pero para bailar danza del vientre no solamente es necesario mover el vientre, implica mucho más, elegancia, técnica, interpretación, armonía, pasión…

En las clases de Laila, las pequeñas aprendices a bailarinas se colocan en círculo (gran simbología la de nuestro adorado círculo lunar), mientras suena la música todas observan atentamente a la profesora. Ésta mueve los brazos con elegancia : Arriba, arriba, abajo, rotando, derecha e izquierda, ondulando… sin olvidarse de cantar el ritmo de la música.

Me gustaría tener una mirilla, aunque fuera pequeña, para ver a las pequeñas bailar siguiendo el movimiento, ritmo e interpretación marcado por su maestra. Sus pequeños brazos son elevados como si las pequeñas serpientes de oriente encantaran sus hombros. El encanto sigue por sus piernas, sus caderas y torsos, recordando que lo hermoso de esta danza es que pueden trabajar sus músculos, memoria, y coordinación con un sólo golpe de tambor. Las monedas siguen recordando que están ahí en el momento presente y que el sonido chispeante es mucho más alegre cuando es acompañado de una sonrisa.

Estas pequeñas bailarinas están aprendiendo que una de las gratificaciones de aprender es que lo puedes compartir, mostrando a tus amigos y familiares todo lo que has evolucionado y mejorado.

La pequeña Aleyna, es una pequeña más, el mundo está lleno de pequeñas bailarinas deseosas de danzar mirando hacia delante al bailar porque así se observan en el espejo de clase viendo como su baile les aporta estabilidad, fuerza y sus movimientos quedan alineados y armónicos ayudándolas a brillar.

Fuente imagen: circulodebaile.es

¡Incluye a una bailarina en tu vida!

El otro día mi amiga Lola me envío este post: Búscala, del blog “Entrada Agotada”. Me ayudó a corroborar que me encanta estar loca y rodearme de personas locas, y además me sirvió de inspiración para hacer mi propia versión de “Incluye a una bailarina en tu vida”:

“Búscate a una bailarina, a una apasionada por la vida. A una danzarina que viva cada día con intensidad, bailando cada instante de la vida con pasión, como si fuera a ser el último instante de su inspiración.

alt "the ballerina project" title"the ballerina project"

Fuente: The ballerina project. passepartout.olivianita.com

A esa persona especial que emana emoción, que no le importa estar en casa, en un museo o  en una estación de tren, aquella que baila sin bailar, con sus gestos, su mirada, elegancia y sonrisa. A esa bailarina que ha aprendido que su posición alineada es una muestra de su seguridad, constancia y de su fortaleza interior. A esa chica que no le importa que los obstáculos quieran tirarla al suelo porque ella siempre tendrá un paso para superarlos, con o sin música, ella siempre baila con su emoción.

A una persona mágica y especial, pues te valora tal y como eres, al natural, e intenta que tus virtudes bailen con tus defectos. Porque es fácil amar las virtudes pero lo difícil es amar los defectos.

Al mismo tiempo te recuerda que tu también puedes bailar, que hay que encontrar un equilibrio entre nuestra parte irracional y racional. Que la humildad es un regalo que conduce a la sabiduría y que cuando amamos la sencillez nos damos cuenta que no hace falta hacer mil y una piruetas para impresionar porque un simple movimiento sencillo cala mucho más.

Bailarina sensible y alegre a la vez, sabes gritar, reír, y también llorar, sabes controlar tu carácter porque has aprendido que hay momentos donde expresas la fuerza de un huracán y otros el movimiento delicado del aroma de una rosa al natural.

Muchas gracias bailarina sin igual, cada día te quiero más y me recuerdas que todos podemos bailar”.

Ana Belén García.