Todo un orgullo dedicarnos a la danza del vientre…

Title "danzadelvientre" Alt "danzadelvientre"

Hoy he leído un artículo publicado en el mundo sobre el “Diario de una madre inexperta”. En él la protagonista nos explica su experiencia sobre el sobrepeso del post parto, sobre todo desde la experiencia de una amiga suya.

Seguro que hay más de una mujer que no está cien por cien conforme con su peso o con su cuerpo. Muchas veces tenemos que escuchar comentarios de otra gente que nos pueden hacer daño, en mi caso siempre me ha pasado, pero por estar delgada. Mi cuerpo es como es, me alimento bien, y no solamente el cuerpo,  sino también la mente y el espíritu.

Unos de los comentarios que más me ha llamado la atención en esta historia es el del cuñado de la amiga protagonista, literalmente le dice: “dedícate a hacer la danza del vientre, a los moros les gustan con barriga”.

Si queréis leer la historia completa podéis hacerlo en el enlace indicado en el primer párrafo.

Me gustaría destacar el título del artículo: “Que yo esté así es por tu culpa”.

La culpa, gran victima de los fracasados. Y digo fracasados porque desde la culpa y la culpabilidad a los otros y a uno mismo no se consigue nada. Fue justamente hace un año y medio aproximadamente cuando conocí el significado y práctica de la palabra “Responsabilidad”.

Mientras echemos la culpa a otros no seremos capaces de mejorar y avanzar en esta vida. La responsabilidad nos ayuda a ser conscientes de nuestras equivocaciones y las del resto, a mejorar esa situación, cambiarla y celebrar nuestro cambio. Ese es el proceso, ver, actuar y ser conscientes.

“Había convertido su aspecto en un cúmulo de todo lo que no quería ser. Miraba las revistas y hasta en los anuncios de ropas para embarazadas, parecían modelos perfectas (es que lo son, le dije, llevan una barriga falsa). Ella quería ser delgada, bronceada, con pecho generoso, cintura estrecha y piernas largas, en versión 1´60 (que es lo ella mide). Lo peor es que los hombres que tenía a su alrededor, más que ayudarla a aceptarse y quererse, la hacían sentir aún peor. (PASIÓN DANZA ORIENTAL: No podemos culpar a los demás de sentirnos como nos sentimos, pues somos nosotros quien sentimos, no el resto, de nosotros depende cambiar ese sentimiento que nos hace sentir mal).

Sentadas en aquella cafetería acabé por enfadarme. Primero con ella, porque puedo aguantar un rato de autocompasión, pero no el que no decida solucionarlo. Si no estás a gusto con algún aspecto de ti o tu vida, ponte manos a la obra y arréglalo (PASIÓN DANZA ORIENTAL: Hazte responsable y cambia, consigue lo que quieres para ti, lo que te hace sentir bien, por y para ti, no para el resto). Si algo he aprendido de mi marido, es que quejarse sólo conduce a quejarse más (PASIÓN DANZA ORIENTAL: Aquí eres una víctima y no pones solución). Como bien dice él: ante los problemas soluciones, no más problemas”.

Mamás, como dice la autora de este texto: “Tú cuerpo es el fruto de algo tan hermoso como concebir una vida, los hombres deberían adorarte como una diosa, no denostarte por tu peso. Has sido capaz de crear un bebé, algo milagroso. A partir de ahí, debes poner freno a tu autocompasión y dedicar tus esfuerzos a ser feliz, bien aceptándote cómo estás, bien poniéndole remedio.”

Fuente imagen: bailadanzadelvientre.blogspot.com

¡Amaluna Tributo a la feminidad!

title "Amaluna" alt "Amaluna"

No nos sorprende que la mujer y su feminidad sean objeto de inspiración y tributos. En esta ocasión es el famoso Circo del Sol quien ofrece en su nuevo espectáculo un tributo a la feminidad de la mujer.

El Circo del Sol vuelve a España para presentarnos “Amaluna”, un espectáculo que nos traslada a una misteriosa isla gobernada por diosas y guiada por los ciclos lunares. Si tenemos en cuenta que el 70% del equipo del Circo del Sol son mujeres, ya era hora de hacer un trabajo tan cien por cien femenino.

Simbolismo, números circenses y una cuidada puesta en escena sigue siendo el sello diferenciador e inconfundible del Circo del Sol. La pista central quedará sucumbida a la Diosa representada con mil brazos.

Pincha aquí para ver las fechas y lugares del espectáculo Amaluna en España.

¿Te gustaría conocer un poco más sobre Amaluna?

El significado de Amaluna proviene de la palabra en latín Ama que significa madre y la palabra luna, siendo este último un símbolo para representar a la mujer, o una madre como protectora del planeta.

Amaluna es una historia original inspirada por una combinación de algunos mitos griegos y una obra de William Shakespeare llamada «La Tempestad», el objetivo del show es presentar la fortaleza de las mujeres. Amaluna es una isla guiada por los ciclos de la luna y gobernada por la reina Próspera, en la que se desarrolla una historia de amor, entre la hija de la reina de ese lugar y un valiente joven desconocido.

La historia comienza cuando Próspera invita a todas las grandes diosas del mundo a presenciar la ceremonia celebrada a su hija por su mayoría de edad, un rito que honra la femineidad, renovación, renacimiento y equilibrio que marca el cambio de las ideas y valores de una generación a la siguiente. Tras una tormenta generada por Próspera, un grupo de hombres jóvenes llegan a la isla al ser arrastrados por ella, desatando una emotiva historia de amor entre uno de ellos y la hija de Próspera, sin embargo este amor deberá superar distintas pruebas para poder probar que es lo suficientemente fuerte. Fuente Wikipedia.

Estamos deseando que llegue mayo para poder disfrutar en España de “Amaluna”. Los dos años de trabajo en la preparación de este mágico espectáculo seguro que queda presente en cada uno de sus números. Como si del primer amor se tratara “Amaluna” estoy deseando conocerte.

LA DANZA DE LA UNIDAD

Hace un tiempo vi un vídeo que me hizo no sólo pensar, sino también sentir. Al cabo de un tiempo un grupo de mujeres hacían una versión con la misma finalidad, pedir perdón y venerar la parte masculina y femenina.

Ahora siento que es el momento de hacer mis reflexiones más profundas, aprender y seguir avanzando trabajando esa parte masculina y femenina que habita en mí.

Dear Woman:

Dear man:

He aprendido que no es cuestión de ser hombre o mujer, sino de actitud y de consciencia. Me he subido al carro inconscientemente en comentarios y criticas generalizando “Todos los hombres son, todos los hombres hacen…”. En parte, quizás como defensa a “Todas las mujeres son y las mujeres hacen..”

Pero hoy he aprendido que todos llevamos una parte femenina y masculina en nosotros, realmente somos uno. De ahí la danza de la unidad.

Como indica Enriqueta Olivari en su libro “El Amor de tu vida”: “Tanto hombres como mujeres llevamos en nuestro interior al polo opuesto. Para poder amarte y conocerte en profundidad, es necesario que desarrolles tu polo opuesto y busques maneras de mantener en equilibrio esa polaridad. Pues es en la armonía interna que el Amor puede profundizarse, expandirse y florecer. Sólo a través de este equilibrio descubrirás la Unidad”.

Como también indica Enriqueta Olivari, en el apartado “La danza de los opuestos”:

– La parte femenina (yin), posee las cualidades de ser pasivo e introspectivo. Indica profundidad, tranquilidad, oscuridad. Se relaciona con la tierra, la luna, la noche, el agua, los movimientos suaves. Nuestro lado femenino es el que siente, intuye y percibe, es receptivo y está regido por el lado derecho o “irracional” del cerebro. Es el que se dedica a ser.

– Mientras que la parte masculina (yang), está relacionada con el movimiento, la expansión, la luz, el sol, el día, la voz fuerte, el estrés, etc . Nuestro lado masculino es el que sale al mundo, realiza actividades, trabaja y estudia, y está regido por el hemisferio izquierdo y racional del cerebro. Es el encargado de actuar y hacer.

Y es en la danza oriental donde también está presente ese equilibrio del yin y el yang, como indico en el artículo: La Danza de la Luna y el Sol. Equilibrando los movimientos solares y lunares y haciendo que el baile sea armonioso.  

Es en este momento donde me toca defender la amada danza oriental y a sus bailarinas. Vuelve a surgir aquí las palabras “actitud” y “consciencia”. Como en muchas parcelas de la vida, hay bailarinas que enseñan y muestran su danza dependiendo de ellas y de su aprendizaje, por eso no hay que generalizar, ni utilizar palabras ofensivas cuando se habla o se describe a la bailarina de danza oriental o del vientre con palabras duras e injustas. Ya que al igual que en la condición de ser hombre o mujer, no todas las bailarinas somos iguales.

Como también nos explica Enriqueta Olivari, en su libro: “El amor de tu vida compartida”. El machismo es una enfermedad del alma, y el primer paso para sanarnos es reconocerlo en nosotros mismos, para luego poder liberarlo. También nos indica que el feminismo tampoco es sano. Por eso, debemos liberarnos de cualquier creencia o actitud que apoye la ilusión de que estamos separados unos de los otros.

Esta separación se vence a través del perdón, perdonando lo sucedido en el pasado. Todos hemos tenido experiencias dolorosas, pero en mi aprendizaje personal he aprendido que a mí me ayuda a perdonarme y perdonar el pensar que cualquier acto o palabra ha sido expresado desde la inconsciencia, sin querer, debido a limitaciones. Y que esa persona, o nosotros mismos, lo hicimos lo mejor que supimos hacerlo, por eso es importante aprender y perdonar para no volver a repetir esos actos que causaron dolor, ya que éste nos llena de ira y rabia.

Dear man y Dear woman, todos tenemos que relacionarnos de igual a igual, sin luchas ni competitividad, ya que la voluntad del Universo es que vivamos danzando en Unidad.

¡Bailando conmigo misma!

“Sólo a ti te tienes para siempre, hasta el fin de tus días”. Es curioso cómo nos olvidamos de nosotros mismos, aun sabiendo que somos la primera persona con la que nos encontramos cada mañana y la última a la que le damos la buenas noches cada noche.

¿Cuántas veces nos dedicamos a escucharnos, a sentirnos y a hablar con nosotros mismos?

Bailando conmigo misma

Fotografía de Rosa Roca

Creía que era la única persona que se dejaba siempre la última, que pensaba en los demás y dedicaba su tiempo y pensamiento a los otros. Pero hace poco tiempo me di cuenta que no era así. Sobre todo las madres, pendientes siempre de sus hijos y de sus familias, en ocasiones se olvidan de ellas mismas. ¡Mujer acuérdate de dedicarte aunque sean 10 minutos al día, te lo mereces!

Hace relativamente poco, me di cuenta que ni el momento de la ducha era completamente para mí, ya que mis pensamientos del día a día, de las obligaciones, de las preocupaciones me quitaban ese placer.

¿Te has duchado alguna vez contigo misma de verdad, bailando con el agua? Te lo recomiendo, no hay nada más relajante que sentir como el agua roza tu piel mientras tú te cuidas, y disfrutas de ti. Deja a un lado tus preocupaciones y piensa en ti, siente como el agua cuida de ti, como su sonido te susurra que te quieras, cuides y sientas.

Me gusta cuidarme, me gusta ponerme mi mejor traje y mi mejor sonrisa cada mañana, con o sin carmín, siempre me gusta mi sonrisa. Me dedico la primera sonrisa cada mañana y el último abrazo cada noche, porque sólo a mi me tengo para siempre y me merezco mi amor.

Arréglate para ti no para otros, no hay mejor regalo que dedicarte el placer de sentirse hermosa cada día. Pero sobre todo, no te olvides de bailar con tus pensamientos y tus sentimientos, escúchate, siéntete, busca el equilibrio y disfruta de tu compañía porque solamente a nosotros nos tenemos eternamente. ¡Feliz danza, feliz acompañamiento!

1 + 1 son 7 ¡Quién lo iba a decir!

“Hemos nacido para ganar, para ser ganadores, pero sin darnos cuenta en ocasiones el ser ganador puede significar ser perdedor”.

1mas1son7Desde pequeños se nos enseña a competir, a querer ser los primeros. ¿Significa eso estar por encima de los demás? Si es así, no me subo al carro de los ganadores, siendo perdedora por fuera pero ganadora por dentro.

La rivalidad y competitividad no sólo es cosa de la danza. Yo creo en el compañerismo, creo en la amistad y en el equipo, y siendo así, siempre soy ganadora. Yo danzo con bondad, escucho, veo, callo, ayudo y en ocasiones doy mi opinión. Eso no significa quedar por encima de ti, simplemente significa compartir impresiones y opiniones, y al ser así, tampoco quedo por encima de mí.

Soy humana y me equivoco, pero también soy inteligente y rectifico.

Seamos ganadores, seamos inteligentes, ayuda a ganar sin esperar nada a cambio, y la vida te lo recompensará.

Porque cuando ayudas desde la bondad, la vida te sonríe y te das cuenta que uno más uno se convierte en más de dos. ¡Uno más uno son siete! Quién lo iba a decir, ¿tal vez un líder?

Un líder en ocasiones quiere serlo y no puede, y en otras es sin saberlo. Un líder cree en el equipo y fomenta la relación sana. Un jefe de equipo baila día a día ofreciendo lo mejor y poniéndose en la situación de cada uno de los miembros, pero sin caer en la dulce tentación de querer estar siempre en la primera posición. Cabeza visible y reconocida lo eres, no hace falta destacar porque la luz brilla sin deslumbrar, simplemente brilla y nada más.

Mujer mira desde la bondad, somos sanadoras, somos madres, somos hijas, somos hermanas, somos amigas, somos iguales, recuerda ¡somos, simplemente somos! Cuando miras a las demás desde la igualdad, sin juicios ni maldad, te conviertes en sabía y esa sabiduría te hace crecer y ayudar, y al ayudar al resto te ayudas a ti.

(Autor: Ana Belén García.)

Poema: “Mujer del Desierto”

El 2014 ya está aquí, el 2013 nos dejó sabores dulce y amargos, agradecida por ello. Porque eso me recuerda que estoy viva porque siento, respiro, sufro, supero y sonrío.

Hoy me gustaría dedicar este poema de Rafael Castillo E. a ti mujer, y a ti hombre, a la parte femenina que habita en ti.

Mujer del Desierto (Desert Woman)

Lágrimas y arenas sobre tus mejillas, cantos del alma, ecos que rebotan en las dunas, gritos al cielo, plegaria tal espinas de cactus, brisas pensativas del inmenso desierto, desde lejos miro el sol naciente.

Oasis de amor, manos de polvo y arena, inmenso paraíso de nómadas caravanas, te veo en mi espejismo danzar al viento, detrás de esas huellas, te persigo y escribo mis versos.

Velo en tu rostro que cubre historia, corazón cubierto que guarda silencio, tus ojos reflejan misterio y anhelo. Vaga mi imaginación y esperanza eterna.

Deseo ferviente y pedido en coro, no a las guerras, castigo o maltrato, y de rodillas con este canto imploro por ti mujer.

Poema de Rafael Castillo E.

Moda Muslim

Fotografía del blog de Hana Tajima

Fotografía del blog de Hana Tajima

En el mundo occidental nos llama la atención la moda árabe, hermosos pañuelos cubriendo el cabello, fotografías elegantes y diferentes, la simbología, delicadeza y los trajes específicos de la danza oriental. Pero lo cierto es que en el mundo islámico es todo muy diferente.

Hace unos meses descubrí el auge de las blogueras de moda musulmanas a través de un informativo. Buscando información encontré y compartí a través de Twitter este artículo del periódico “El País”. En él conocemos a una de las más influyentes, Hana Tajima, quien ha redefinido los códigos de vestimenta islámicos, consiguiendo la crítica de los más conservadores.

“Nada es fácil. Como siempre que se hace algo que nunca se ha hecho antes provocas reacciones fuertes y encontradas. Para mucha gente, estoy quebrantando los límites de lo que se supone que una chica musulmana debe ser, y eso para mí supone un reto”, cuenta Tajima en el artículo “Devotas de Alá… y Armani” de El País.

Lo cierto es que todos conocemos el interés que la moda suscita en las mujeres musulmanas y la adaptación a este mercado de colecciones y escaparates en los puntos de venta por parte de diferentes marcas del grupo Inditex, Armani, Calvin Klein o Prada.

La mayoría de la ropa de diseño islámica se produce en Estambul, que según el artículo “La moda le gusta a Alá” publicado en El País el 4 de febrero de 2012, es un negocio que mueve 96.000 millones de dólares al año en todo el mundo.

Los estampados y los coloridos se han introducido en la moda islámica, siendo el requisito imprescindible seguir ocultando la silueta, desdibujándola y prohibiendo completamente las transparencias. El pantalón se combina con vestidos largos cubriendo las caderas y la longitud de las faldas llega hasta los tobillos. Debido a los preceptos del islam las mujeres deben cubrir el cuerpo, ya que si no lo hacen excitan los deseos de los hombres y los arrastran a cometer irresponsabilidades.

Lo que está claro es que estos ideales son disfrazados por campañas publicitarias y por expertos en marketing, vendiéndolo como la necesidad moral de cubrirse y el placer de hacerlo, porque según estos gracias a una ropa bonita la mujer musulmana se siente más sofisticada y moderna.

Para finalizar me gustaría comentar que esta industria también cuenta con un Amancio Ortega, el diseñador de la marca Tekbir, que pasó de ser un humilde sastre a convertirse en el costurero de Alá. Éste asegura que su éxito reside en que respeta las exigencias que la religión impone para las mujeres, pero evolucionando el diseño y los patrones (Fuente El País).

Parece ser que la moda musulmana se moderniza pero no se quita el velo… ¿Qué pensáis?