Danza, la elegancia fotografiada.

Una gran amiga compartió conmigo este precioso artículo, hoy os presento mi versión para Pasión Danza Oriental.

Los bailarines cuentan con mucha pasión y determinación. Ser un buen bailarín requiere de mucho trabajo y practica, y todavía más si quieres ser genial. ¿Os parece familiar? Seguro que sí, como muchas cosas en esta vida, cuando más practicas más oportunidad tienes de mejorar y destacar. Las personas hemos nacido para ser diferentes, únicos, con nuestro estilo y personalidad.

Hay muchas personas que en silencio observan a los bailarines, sentados desde la butaca de un teatro o a pie de calle. A  estos observadores les gustaría moverse con esa gracia y elegancia. Contar con esa fortaleza en sus piernas y brazos, que nos recuerda que la constancia y la dedicación tiene su recompensa. Ésta va más allá del aplauso del público, la satisfacción por la superación se queda tatuada en el corazón y en el alma del bailarín.

Qué mejor regalo que captar para siempre el sentimiento y la emoción del bailarín, la buena fotografía es capaz de capturar el lenguaje del alma. Comparto estas imágenes que logran transmitir el lenguaje oculto del alma del bailarín, con su pasión y fuerza, así como la destreza y habilidad de los artistas a la hora de congelar el momento.

alt "fotografía danza" title "fotografía danza"

Dune danse by stephan brauchli

alt "fotografía danza" title "fotografía danza"

Bellydance by carlos Esteban Solis

alt "fotografía danza" title "fotografía danza"

Action by Sergey Sukhovey

alt "fotografía danza" title "fotografía danza"

Dance by iwan kristiana

alt "fotografía danza" title "fotografía danza"

Belly dancer by Gunes Demir

alt "fotografía danza" title "fotografía danza"

Out of the green by Tomer Jacobson

alt "fotografía danza" title "fotografía danza"

Dancing with light by Shakilow Neel

alt "fotografía danza" title "fotografía danza"

Children practicing ballet by Hero Images

 

Anuncios

El Alma de la Bailarina Late en todo su Cuerpo.

Hoy os traigo un cuento que seguro que habéis escuchado centenares de veces, pero vale la pena volver a leerlo:

 La bailarina

title "bailarinas" alt "bailarinas"

“Había una vez una bailarina que con sus músicos había arribado a la corte del príncipe de Birkaska. Y, admitida en la corte, bailó ante el príncipe al son del laúd y la flauta y la cítara.

Bailó la danza de las llamas, y la danza de las espadas y las lanzas; bailó la danza de las estrellas y la danza del espacio. Y, por último, la danza de las flores al viento.

Luego se detuvo ante el trono del príncipe y dobló su cuerpo ante él. Y el príncipe le solicitó que se acercara, y dijo:

Hermosa mujer, hija de la gracia y del encanto, ¿desde cuándo existe tu arte? ¿Y cómo es que dominas todos los elementos con tus ritmos y canciones?

Y la bailarina, inclinándose nuevamente ante el príncipe, dijo:

-Poderosa y agraciada Majestad, desconozco la respuesta a tus preguntas. Sólo esto sé: el alma del filósofo habita en su cabeza; el alma del poeta en su corazón; mas, el alma de la bailarina late en todo su cuerpo”.

Gibrán Jalil Gibrán

¡Incluye a una bailarina en tu vida!

El otro día mi amiga Lola me envío este post: Búscala, del blog “Entrada Agotada”. Me ayudó a corroborar que me encanta estar loca y rodearme de personas locas, y además me sirvió de inspiración para hacer mi propia versión de “Incluye a una bailarina en tu vida”:

“Búscate a una bailarina, a una apasionada por la vida. A una danzarina que viva cada día con intensidad, bailando cada instante de la vida con pasión, como si fuera a ser el último instante de su inspiración.

alt "the ballerina project" title"the ballerina project"

Fuente: The ballerina project. passepartout.olivianita.com

A esa persona especial que emana emoción, que no le importa estar en casa, en un museo o  en una estación de tren, aquella que baila sin bailar, con sus gestos, su mirada, elegancia y sonrisa. A esa bailarina que ha aprendido que su posición alineada es una muestra de su seguridad, constancia y de su fortaleza interior. A esa chica que no le importa que los obstáculos quieran tirarla al suelo porque ella siempre tendrá un paso para superarlos, con o sin música, ella siempre baila con su emoción.

A una persona mágica y especial, pues te valora tal y como eres, al natural, e intenta que tus virtudes bailen con tus defectos. Porque es fácil amar las virtudes pero lo difícil es amar los defectos.

Al mismo tiempo te recuerda que tu también puedes bailar, que hay que encontrar un equilibrio entre nuestra parte irracional y racional. Que la humildad es un regalo que conduce a la sabiduría y que cuando amamos la sencillez nos damos cuenta que no hace falta hacer mil y una piruetas para impresionar porque un simple movimiento sencillo cala mucho más.

Bailarina sensible y alegre a la vez, sabes gritar, reír, y también llorar, sabes controlar tu carácter porque has aprendido que hay momentos donde expresas la fuerza de un huracán y otros el movimiento delicado del aroma de una rosa al natural.

Muchas gracias bailarina sin igual, cada día te quiero más y me recuerdas que todos podemos bailar”.

Ana Belén García.

Tarta “Pasión Danza Oriental”

Hoy contamos con la colaboración especial de Irene Arce Alba, una apasionada de la danza y también de la cocina. Irene nos ha elaborado una tarta de fondant para nuestro blog, su creatividad es infinita. ¿Quieres descubrir paso a paso esta obra de arte?, pues continua leyendo.

retocada0225pequeLos pasos e ingredientes que Irene nos recomienda son:

INGREDIENTES

Lo primero a tener en cuenta para hacer la tarta es el diseño que quieres hacer de la misma, haz un dibujo imaginario o bien en el papel, y plasma las ideas hasta dar con la que más te guste.

dibujo tarta pequefEn mi caso voy a necesitar:

  • Un plato de cartón dorado/plateado, redondo y completamente plano para la base de la tarta, de 30,5 cm de diámetro.
  • Un bizcocho redondo de unos 24-25 cm de diámetro.
  • Pasta de azúcar para la decoración, en este caso de colores: Lila, rojo, amarillo o dorado, azul, rosa, negro y naranja.
  • Toda la imaginación que queramos añadirle.

 Para el bizcocho:

Para una receta sencilla y con buenos resultados necesitaremos:

  • 8 huevos que lleven un rato fuera de la nevera.
  • 400g de azúcar.
  • 400g de mantequilla o margarina.
  • 600g de harina de trigo.
  • 1 sobre de levadura.
  • Una pizquita de sal.
  • Podemos añadirle unas gotitas de aroma de vainilla.

Para el relleno de la tarta:

Hay que tener en cuenta que las tartas decoradas con fondant, no se suelen meter en el frigorífico, para  evitar que la pasta de azúcar quede blanda. Cuanto más durita esté mejor, más bueno estará el azúcar (aunque sobre gustos no hay nada escrito). Por lo tanto, si debemos tener la tarta a temperatura ambiente, será mejor que pensemos en ingredientes que no necesiten refrigeración para hacer nuestro relleno.

Personalmente, prefiero uno de estos dos tipos de relleno.

  • Crema de cacao y mermelada de fresa. Creo que los sabores del chocolate y la mermelada de fresa combinan muy bien, pero podemos usar el sabor que más nos guste.
  • Crema de dulce de leche y mermelada.

 Para la cobertura:

  • Pasta de azúcar.
  • Mucha imaginación.

La pasta de azúcar, puede hacerse  o comprarse, en este caso la he comprado porque me resulta más rápido y barato.

PREPARACIÓN:

1º. Pre-calentar el horno a 160 º, mientras preparamos la masa.

2º. Embadurnar un molde de unos 24-25 cm de diámetro, con mantequilla o margarina por toda la superficie (base y laterales) y posteriormente, enharinarlo o echarle cacao en polvo también por toda la superficie, así evitaremos que se pegue la masa.

3º. Tamizar la harina con un colador, para que quede bien fina, y añadirle la sal y la levadura.

4º. Batir la mantequilla o la margarina con el azúcar, hasta que se quede una mezcla cremosa.

5º. A la mezcla de margarina y azúcar, añadirle los huevos e ir mezclando.

6º. Después se añade la harina previamente tamizada. Podemos echar algunas gotitas de aroma, como por ejemplo vainilla (eso según el gusto de cada uno).

7º. Pasar toda esta masa al molde preparado con anterioridad.

8º. Meter en el horno unos 40-50 minutos, dependiendo de lo rápido que sea nuestro horno. Vigilar la temperatura, y a medida que se acerque la hora de sacar el bizcocho, pinchar con un palillo y comprobar si sale seco, si es así, ya lo podemos sacar y dejar enfriar para desmoldar.

9º. Una vez se ha enfriado el bizcocho desmoldarlo con mucho cuidado.

10º. Igualar el bizcocho, sobre todo por la parte de arriba, deberemos cortarlo. Es una tarea delicada, ya que tenemos que intentar que las medidas del bizcocho sean lo más iguales posibles.

11º. Una vez lo hemos igualado, alisar lo máximo posible y quitar los trocitos sobrantes.

12º. Truco: Para evitar que se nos desnivele el bizcocho a la hora de rellenarlo, pinchar un palillo en cada parte, uno debajo del otro, así cuando las volvamos a unir, sabremos dónde tenemos que colocar cada una de ellas y evitaremos que quede desnivelada la tarta.

13º. Una vez tenemos el bizcocho cortado en dos, podemos rellenar al gusto. En este caso he rellenado la base con crema de dulce de leche, y con mermelada de fresa. Poner el bizcocho en el plato plano escogido.

14º. El siguiente paso es cubrir todo el bizcocho con crema de cacao, para poder pegar luego la pasta de azúcar con que la que lo cubriremos. Con una espátula extender bien la crema, para que quede lo más liso posible. Una vez cubierta con la crema, limpiar los bordes del plato con un papel, para evitar que la pasta de azúcar se pegue donde no debe.

15º. Reservar el bizcocho y ponernos manos a la obra con el fondant o pasta de azúcar. Necesitaremos un rodillo de silicona (para trabajar el fondant es mejor que el convencional de madera, ya que es más liso). Primero amasaremos un poco con las manos el fondant o pasta de azúcar. Hacer una bola y aplastarla un poco. Ahora tendremos que alisarla con el rodillo, y darle la forma deseada. Todo ello lo haremos sobre una superficie de la que luego nos resulte fácil despegarlo, como por ejemplo sobre papel vegetal.

Medir la superficie que vamos a necesitar más o menos para que todo el bizcocho quede cubierto por el fondant.

16º. Cuando lo tengamos todo bien liso, con mucho cuidado, cogemos la placa, y la extendemos encima del bizcocho. Podemos utilizar la mano para alisar toda la superficie, o una paletilla especial.

Puede que los laterales sean un poco más costosos, pero con “paciencia y esmero”, intentar que queden bien pegados al bizcocho.

17º. Recortar el sobrante del fondant a ras del plato, con mucho cuidado de que al cortarlo no se nos doble ningún trocito.

18º. Una vez tenemos el bizcocho  cubierto con el fondant, tenemos vía libre para dejar volar nuestra creatividad y personalizar nuestra tarta como más nos guste, o como más le guste a la persona a la que vaya dedicada. Podemos hacernos plantillas de papel con las formas que queramos incluir en la tarta y así que nos resulte más fácil hacer la forma en el fondant.

Eso sí, recordar que para que la decoración que hagamos con la pasta de azúcar se quede pegada a la cubierta, debemos de mojarla con un poquito de agua.

retocada0223pequeIrene, realizó este diseño personalizado para “Pasión Danza Oriental”, como puedes observar el corazón es nuestro símbolo diferenciador, te recomendamos que realices tu propio diseño, deja volar tu imaginación y personaliza tu tarta de una forma única, y que lleve tu esencia. Este fin de semana puedes ponerte manos a la obra. ¡Qué aproveche!

Fotografías: Ana Belén García

¿Qué me cantas?

La bailarina en la danza oriental interpreta la música y las canciones por medio de su baile, de ahí la importancia de saber qué estamos bailando. Imaginaros por un momento, una canción cantada en español que hablara de pena, o de muerte y que la bailáramos riéndonos. ¿Sería una contradicción (o más bien una metedura de pata) verdad?

Podríamos estar horas y horas hablando de música árabe, en posts futuros hablaré de ritmos e instrumentos característicos. Hoy nos centraremos en el significado de las canciones árabes en la danza oriental.

El papel del cantante es muy importante, al igual que la bailarina, el cantante interpreta. La música en sí, existe gracias a esa interpretación en la voz y en el baile. La improvisación en la música árabe está muy presente, encontramos connotaciones propias dependiendo de la región o del país y del estilo musical.

Hoy en día, la mayoría de la música moderna árabe está producida electrónicamente, actualmente las variedades pop y hip hop son muy populares en el mundo árabe.

La mayoría de las canciones árabes hablan de amor, por lo que encontramos en las canciones palabras como: Habibi (mi querida/o, amada, mi amor…), Hayati (mi vida),  Helwe (hermosa), Omri (mi vida, mis años), Qalbi,’Albi (mi corazón), Ghali (mi tesoro), Hawa (amor), Gharam (pasión, amor), Bahibbak (te quiero), Wahashtini (te extraño).

Hoy compartiré el significado de una canción clásica y muy conocida “Alf leyla wa leyla” de la importante cantante egipcia Om Kalsoum (Oum Kalthoum 1904-1975).

Canción Alf leyla wa leyla traducida al Español

Alf leyla wa leyla
Mil y una noches

Amor mío, amor mío, amor mío.

La noche y su cielo, sus estrellas, su luna, su luna y nosotros pasando la noche en vela.
Tú y yo amor mío, mi vida.
(x2)

Tú y yo amor mío, mi vida.

Los dos juntos estamos igual de enamorados.

Y el amor, ah del amor, ah del amor, ah del amor, ah del amor.

El amor está despierto toda la noche dándonos a beber felicidad y hablándonos con gran felicidad.

Y el amor, ah del amor, ah del amor, ah del amor, ah del amor.
El amor está despierto toda la noche dándonos a beber felicidad y hablándonos con gran felicidad.

Vivamos en los ojos de la noche, vivamos en los ojos de la noche, vivamos en los ojos de la noche .
Y le pediremos a la luz del sol que vuelva a salir, que vuelva a salir tras un año, no antes.
En una noche de amor tan dulce como mil y una noches, mil y una noches, mil y una noches.
Se dice de la vida, qué es una vida, qué puede ser más que una noche como ésta, una noche como ésta, esta noche, esta noche
Cómo, cómo, cómo puedo describirte a ti, mi amor, lo que antes de poder amarte ya significabas para mi
(x5)

Ayer no tenía pasado y no tenía un mañana qué esperar ni nadie que viviera mis días, Oh mi amor (Se repite otra vez).
Cómo, cómo, cómo puedo describirte a ti, mi amor, lo que antes de amarte ya eras para mí (Se repite otra vez).
Ayer no tenía pasado y no tenía un mañana que esperar ni nadie que viviera mis días, Oh mi amor (Se repite otra vez).

Me enamoraste en un abrir y cerrar de ojos y me mostraste dónde están los días más dulces, los días más dulces, los días más dulces (Se repite otra vez).
Las noches eran soledad, soledad, que tú llenaste con seguridad. Y la vida que era un desierto, un desierto, se convirtió en jardín (Se repite otra vez).

Mi amor, vivamos en los ojos de la noche, vivamos en los ojos de la noche, y pidamos a la luz del sol que vuelva, que vuelva, pero no antes de un año, que vuelva, que vuelva, que vuelva, después de un año y no antes.

En una dulce noche de amor, en mil y una noches, mil y una noches, mil y una noches.

Se dice qué es la vida. Qué es la vida sino una noche como ésta, como esta noche, como esta noche.

Fuente: Canción traducida en el blog Samara Escuela de Danzas Orientales Bogotá.

Los ingredientes secretos de Cleopatra para cocinar el 14 de febrero.

Cuenta la leyenda, que Cleopatra agasajaba a sus amantes con delicias afrodisiacas. Su delicia preferida era la miel, y la empleaba de múltiples formas, no únicamente en la cocina, no vamos a entrar en detalles, ya que estamos en horario infantil.

Algunas recetas egipcias de miles de años de antigüedad explicaban cómo preparar una sustancia con ciertas hierbas o plantas, miel y otros ingredientes, con el objetivo de influir positivamente en el deseo sexual de hombres y mujeres.

Lo cierto es, que uno de los afrodisíacos favoritos de los habitantes del antiguo Egipto era la miel. Este producto natural contiene mucha vitamina B y C, así como minerales que estimulan la producción de hormonas sexuales.

Si buscamos historias curiosas sobre el uso de la miel, encontraremos la conocida expresión de “irse de luna de miel”.  Dicha expresión, viene porque antiguamente era costumbre regalar jarras llenas de miel a los amantes, para que sus primeros escarceos amorosos tuvieran mucho éxito.

Un dato curioso es que la lechuga era considerada también como afrodisiaco en el Antiguo Egipto. Otros alimentos considerados afrodisíacos por los egipcios eran el espárrago y la cebolla.

El término afrodisíaco proviene de Afrodita, diosa griega del Amor, que surgió desnuda de la espuma del mar de Cythera en el siglo VI, a. de C.

La primera mención de los afrodisíacos procede de unos papiros egipcios de los años 2200 y 1700 a de C. También en la Biblia (Antiguo Testamento – Génesis 30: 14 y 15), en los libros de amor de La India, de la Antigua Grecia y en las recetas de los árabes, se mencionan estas “sustancias milagrosas”.

Ya conoces un poco más sobre alimentos  afrodisíacos, prepara tu receta especial para esta noche, puedes utilizar algunos ingredientes “mágicos” como: miel, lechuga, espárragos y cebolla, sé creativo, y recuerda que yo llevo el postre: Receta “Crema verdadera fusión árabe”.

copa cremapeque

Fuentes: Alimentación Sana, Vida Egipcia Discovery.

Fotografía: Ana Belén García.

“Crema verdadera fusión árabe”

En mi cuaderno de cocina guardo muchas recetas de cocina, y es que la cocina es otra de mis pasiones. Desde pequeña, y cuando Internet no estaba tan de moda, coleccionaba libros, recetas de cocina de revistas, revistas especializadas en cocina, vídeos en formato VHS (¡sí el VHS ha existido!) con programas de cocina grabados de televisión, folletos de supermercados con recetas, … ¡Lo más curioso que pudieras encontrar y que llevara una receta, yo lo guardaba!

cuaderno receta bordepeque

¿Qué es la creatividad en la cocina? Mi definición sería: Vas a la cocina, piensas que quieres hacer una receta con sabores exóticos, buscas y encuentras un yogur, miel (siempre hay miel en casa) y canela. Entonces, te das cuenta de que son ingredientes  muy utilizados en la cocina árabe. Y el resultado es: “Crema verdadera fusión árabe”.

Ingredientes:

– 1 Yogur cremoso tipo griego (1 yogur por persona).

– 2 cucharaditas de miel por yogur (según el gusto, si te gusta un sabor más fuerte puede ser menos cantidad, si te gusta más dulce puedes añadir otra cucharadita).

– Canela en polvo para espolvorear.

Preparación:

Mezclar el yogur y la miel en un bol, batir con unas varillas de cocina durante unos segundos, hasta consiguir una consistencia más cremosa.

Servir al momento en unas copas decorativas, o en vasitos de chupito, espolvorear con canela.

chupito cremapeque

Esta receta es muy fácil, es ideal para recibir a invitados de última hora, o cuando quieres hacer un postre fácil pero con un sabor auténtico y natural.

Para mí la cocina es aportar tu toque especial, ir a la nevera, ver qué tienes y con lo que ves hacer tu propia creación. Esta receta se puede mejorar, aportándole frutos secos, como nueces o pasas. ¡Apórtale tu toque especial!

Fotografías: de Ana Belén García Jiménez. Si quieres utilizar alguna de ellas, ponte en contacto conmigo a través del correo pasiondanzaoriental@gmail.com , pide permiso antes de utilizarlas e indica el nombre del autor. ¡Gracias!