¡Preparándonos para el verano de la manera más sexy y divertida!

Hace un mes leí un artículo muy interesante en mujer hoy, en él nos hablaban de diferentes estilos de baile para ponernos en forma. ¿Dónde tienes el bikini? Ves sacándolo del armario.

Si eres de las que no les gusta salir a correr o machacarse en la sala de máquinas de los gimnasios, existen otras actividades con las que podrás mejorar tu fuerza, flexibilidad y coordinación. ¡Es lo que tiene el baile! que además de beneficios físicos también conseguimos mejoras emocionales que nos ayudan a mejorar nuestra autoestima y a sacar nuestro lado más sensual. Compartimos los estilos de baile del momento:

– Pole dance: También conocido como ‘el baile de la barra’. Esta modalidad ha pasado de asociarse al mundo de strippers y se ha convertido en una auténtica moda. Kate Moss, Shakira y Demi Moore han sido algunas de las celebrities que han moldeado su cuerpo con este sugerente baile. El pole dance combina fitness, danza, acrobacia y sensualidad.

– Sexy Chair: Sólo necesitas una silla para convertirte en una auténtica ‘femme fatal’. Aprende a caminar de forma sensual hacia la silla y baila sobre ella convirtiéndola en tu mejor arma de seducción.

– Bailes latinos: A ritmo de salsa, bachata, merengue o chachachá conseguirás quemar calorías, tonificar tus músculos y reducir el estrés.

– Danza del vientre: Muestra tu lado más femenino a la vez que refuerzas la musculatura de la zona abdominal y pélvica. De igual modo, mejorarás la postura corporal y aumentarás tu flexibilidad. Salma Hayek y Shakira no han podido resistirse a los movimientos hipnóticos de la danza oriental.

– Sh’ Bam: Se trata de un entrenamiento basado movimientos de baile muy sencillos y pasos de aerobic muy básicos. Deja salir la artista que llevas dentro y diviértete danzando al ritmo de la música más actual.

– Zumba: Mezcla bailes latinos con ejercicios aeróbicos. Es la opción más eficaz para bajar de peso y mejorar el estado de ánimo. Los movimientos de la salsa, el reggaetón y el samba ese toque erótico a esta modalidad. Pero si además le ponemos un toque de danza oriental este es el resultado:

Si tienes que elegir, quédate con el baile es mucho más divertido y tu cuerpo además te lo agradecerá.

¡1,2 y 3 yo bailaré todos lo veréis!

¿Por qué bailo?

Hoy os traigo este vídeo y mi reflexión.

Por qué bailo es un película sobre el pole dance y la mujer, haciendo reclamo de sus propios cuerpos y de ellas misma. Con este vídeo se beneficia a “California Women’s Law Center” luchando por la justicia social para mujeres y chicas. Se puede adquirir en:  whyidance.bandcamp.com

Impactante forma de comenzar: “porque la expresión de mi sexualidad no es negativa“, resaltando la integridad, la inteligencia y autonomía de la mujer.

Durante todo el vídeo podemos ver mensajes de mujeres que son inmigrantes, chefs de cocina, escritoras, psicologas, profesoras, activistas, hijas, hermanas pequeñas, madres, amigas…

Las bailarinas somos mujeres normales que expresamos sentimientos, inquietudes y pasiones a través del baile y de nuestro cuerpo en movimiento. Determinados estilos o bailes llevan a la confusión, están en bocas llenas de críticas sucias y de malas interpretaciones. No es raro escuchar algún que otro comentario como: mira guarrillas bailando. Señores, señoras siento comunicarles que están equivocados podrán interpretar la danza del vientre, pole dance, y otros estilos como bailes con connotaciones sexuales de forma negativa, pero les aseguro que no es así.

¿Por qué bailas?

¡Porque es algo que me llena!

¡Porque mi cuerpo es mío!

¡Porque despierta mi poder interior!

¡Porque me encanta!

¡Porque expresa mi verdad, mi fuego y mi amor!

¡Porque este baile curó aquello que ellos intentaron romper!

¡Porque puedo!

¡Porque vale la pena celebrarlo!

Porque somos mujeres y estamos empoderadas. Somos mujeres y nuestra fuerza radica en el hecho de que no somos constantes, pues el ritmo del cambio es el ritmo del universo.

“Tanto en los relatos del pueblo celta como en las posteriores leyendas sobre el rey Arturo aparecían mujeres místicas que eran las representantes terrenales de la diosa de la soberanía o de la tierra. Como en el caso del personaje Soberanía, eran capaces de ofrecer los dones de la creatividad, la sabiduría y el reinado divino, y a través de su matrimonio con ellas, los reyes celtas adquirían el derecho divino a gobernar. De ese modo, su autoridad y el honor de su reino quedaban míticamente ligados a la diosa de la tierra, siempre y cuando cumplieran con los requisitos de guiar a su pueblo y ser fieles a su gente”.

” El hecho de que durante la historia se le haya negado a la mujer la posibilidad de experimentar la espiritualidad en forma activa la ha llevado a aceptar una religión estructurada y dominada por los hombres, y evidentemente también ha tenido como resultado el total desconocimiento de su propia espiritualidad innata”.

Párrafos extraídos del libro: Luna Roja de Miranda Gray.

Mujeres del mundo somos dueñas de nuestra propia soberanía y de expresarla con nuestro cuerpo, porque por suerte podemos bailar…

Sensualidad versus Sexualidad

“Ella” es una mujer que cuando camina despierta el interés de todos, hombres y mujeres se detienen a mirarla. No hace falta que lleve sus mejores galas, con unos vaqueros e inclusive con ropa deportiva tiene estilo y elegancia. “Ella” camina con poder porque se ama como mujer y reconoce que su feminidad es su mejor virtud, no pretende destacar, simplemente ser y estar en armonía con ella misma. “Ella” camina, ríe, se peina el cabello con sus dedos, bebe, come, respira, mira sin mirar y llora cuando así lo siente, con delicadeza y emoción, sintiendo cada instante de su vida como único. Ella puede ser tú, tú puedes ser ella, sólo tienes que ser, escúchate, siéntete, danza con tu alegría, sé como quieras ser y descúbrete. No hace falta mostrar, no por más enseñar eres más sensual, la sexualidad entiende de provocación explícita, la sensualidad entiende de magia sugerente.

sensualidad veloTenía en mente desde hace tiempo escribir sobre la percepción de la danza oriental a través de los ojos de los demás, muchas veces esta danza se asocia a lo sexual, cuando en realidad es todo lo contrario. En la danza oriental movemos partes de nuestro cuerpo que han sido reprimidas durante mucho tiempo, utilizando movimientos que han sido escondidos y olvidados, pero que en realidad son naturales. Para mí y para muchos profesionales esta danza es limpia, no debemos olvidar el carácter sagrado de su historia, la mujer contacta con su esencia y con su parte más espiritual, trasmitiendo sin hablar y expresando belleza simplemente con una mirada. Desde mi punto de vista, ésta es mancillada por miradas sucias que así quieren verla. La bailarina debe elegir su estilo, como quiere ser vista y diferenciada, bailar elegantemente es amar una profesión y un arte sin caer en lo más fácil.

El recurso sexual ha sido muy utilizado en películas de Hollywood, mostrando la danza del vientre como algo exótico y a la bailarina como un objeto sexual. Podemos encontrar un ejemplo de lo citado en este vídeo de Catherine Zeta Jones en la película “Las mil y una noches árabes”.

Hace un tiempo descubrí un vídeo que me hizo pensar sobre el tema de sensualidad versus sexualidad, e inclusive sobre arte versus sexualidad. Es una pena que no entienda lo que dicen en él, pero muchas veces una imagen vale más que mil palabras:

Me fascina como cambian las expresiones en los rostros del público, como algo que en un principio se espera que sea sexual, debido a la imagen que tenemos sobre la “barra americana” o “pole dance”, termina siendo todo un arte que logra emocionar.

Cuando vi este vídeo llegué a la conclusión que la danza oriental también es así, no podemos evitar que el público tenga una percepción o idea de ésta, debido a las razones que sean, pero sí que podemos mostrar de la manera más profesional y limpia lo que realmente es.

Pienso que como todo en esta vida la sensualidad se puede aprender, para ello necesitamos conocernos a nosotros mismos, tener confianza y sentirnos bien con nuestra forma de ser, el resto viene dado a través de la expresión de todos nuestros sentidos.

Fotografía y texto: Ana Belén García.