Todo un orgullo dedicarnos a la danza del vientre…

Title "danzadelvientre" Alt "danzadelvientre"

Hoy he leído un artículo publicado en el mundo sobre el “Diario de una madre inexperta”. En él la protagonista nos explica su experiencia sobre el sobrepeso del post parto, sobre todo desde la experiencia de una amiga suya.

Seguro que hay más de una mujer que no está cien por cien conforme con su peso o con su cuerpo. Muchas veces tenemos que escuchar comentarios de otra gente que nos pueden hacer daño, en mi caso siempre me ha pasado, pero por estar delgada. Mi cuerpo es como es, me alimento bien, y no solamente el cuerpo,  sino también la mente y el espíritu.

Unos de los comentarios que más me ha llamado la atención en esta historia es el del cuñado de la amiga protagonista, literalmente le dice: “dedícate a hacer la danza del vientre, a los moros les gustan con barriga”.

Si queréis leer la historia completa podéis hacerlo en el enlace indicado en el primer párrafo.

Me gustaría destacar el título del artículo: “Que yo esté así es por tu culpa”.

La culpa, gran victima de los fracasados. Y digo fracasados porque desde la culpa y la culpabilidad a los otros y a uno mismo no se consigue nada. Fue justamente hace un año y medio aproximadamente cuando conocí el significado y práctica de la palabra “Responsabilidad”.

Mientras echemos la culpa a otros no seremos capaces de mejorar y avanzar en esta vida. La responsabilidad nos ayuda a ser conscientes de nuestras equivocaciones y las del resto, a mejorar esa situación, cambiarla y celebrar nuestro cambio. Ese es el proceso, ver, actuar y ser conscientes.

“Había convertido su aspecto en un cúmulo de todo lo que no quería ser. Miraba las revistas y hasta en los anuncios de ropas para embarazadas, parecían modelos perfectas (es que lo son, le dije, llevan una barriga falsa). Ella quería ser delgada, bronceada, con pecho generoso, cintura estrecha y piernas largas, en versión 1´60 (que es lo ella mide). Lo peor es que los hombres que tenía a su alrededor, más que ayudarla a aceptarse y quererse, la hacían sentir aún peor. (PASIÓN DANZA ORIENTAL: No podemos culpar a los demás de sentirnos como nos sentimos, pues somos nosotros quien sentimos, no el resto, de nosotros depende cambiar ese sentimiento que nos hace sentir mal).

Sentadas en aquella cafetería acabé por enfadarme. Primero con ella, porque puedo aguantar un rato de autocompasión, pero no el que no decida solucionarlo. Si no estás a gusto con algún aspecto de ti o tu vida, ponte manos a la obra y arréglalo (PASIÓN DANZA ORIENTAL: Hazte responsable y cambia, consigue lo que quieres para ti, lo que te hace sentir bien, por y para ti, no para el resto). Si algo he aprendido de mi marido, es que quejarse sólo conduce a quejarse más (PASIÓN DANZA ORIENTAL: Aquí eres una víctima y no pones solución). Como bien dice él: ante los problemas soluciones, no más problemas”.

Mamás, como dice la autora de este texto: “Tú cuerpo es el fruto de algo tan hermoso como concebir una vida, los hombres deberían adorarte como una diosa, no denostarte por tu peso. Has sido capaz de crear un bebé, algo milagroso. A partir de ahí, debes poner freno a tu autocompasión y dedicar tus esfuerzos a ser feliz, bien aceptándote cómo estás, bien poniéndole remedio.”

Fuente imagen: bailadanzadelvientre.blogspot.com

¡Danza del vientre beneficio para tu salud!

Hoy traemos otro artículo de redinformativa.cl que nos informa sobre los beneficios de la danza del vientre para la salud, hay tantos como razones para ir bailando a apuntarte ya.

Aquí va la versión de Pasión Danza Oriental: Si estás aburrida de ejercicios físicos sin gracia y no has encontrado un estilo de danza que te llene, no pienses más, la danza oriental lo tiene todo, no sólo se danza para vencer el stress, sino que cura a nivel emocional y espiritual.

El primer punto de partida para aquellas personas que se quieren iniciar en esta danza es partir del conocimiento de nuestro cuerpo y de la correcta utilización y técnica de los movimientos ondulantes y musculares que permiten desarrollar posteriormente tu estilo.

Como en todo en esta vida, la práctica es lo más importante pero para ello es imprescindible conocer primero conceptos teóricos básicos, así como la evolución del estilo en la historia, viendo la diferencia entre el estilo más clásico y el moderno y fusiones orientales.

Tenéis alguna duda más para apuntaros, pues os dejos las respuestas de la profesora Valeria Biolley en la entrevista indicada en el enlace de red informativa:

EDAD

“Una de las grandes ventajas de esta danza es que puede practicarse a cualquier edad. Es incluso en la madurez cuando la mujer puede sacar un mayor partido de su riqueza expresiva ya que cuenta con una mayor experiencia y vivencias que comunicar”.

CUERPO

“La danza oriental admite cualquier tipo de cuerpo, peso y medidas. Cualquier mujer puede desarrollar su propio estilo y mejorar además su aspecto físico por el excelente trabajo muscular que realiza”.

EJECUCIÓN

“El tiempo que puede llevar aprender la técnica es relativo, depende de las capacidades de cada mujer y de los objetivos que se quieran alcanzar. En general cada persona encuentra unos movimientos que le serán fáciles, otros que requerirán una mayor constancia y concentración para su dominio. Poco a poco su práctica resulta cada vez más fácil y sobre todo gratificante”.

ROPA

“Cualquier indumentaria cómoda que permita moverse libremente y con la que el profesor/a pueda ver con claridad los movimientos. Se suele añadir un caderin o pañuelo atado a la cadera para resaltar el movimiento”. “El calzado tiene que ser de suela muy flexible como el que se utiliza en otras danzas, aunque es suficiente con un par de calcetines o ir descalzados”.

OMBLIGO

“No todas la bailarinas enseñan el ombligo. Muchas bailarinas profesionales utilizan trajes que cubren toda la zona abdominal, ajustados para apreciar el movimiento”.

Y LOS HOMBRES ¿BAILAN?

“Por supuesto que los hombres bailan, existen muchos profesionales que lo hacen, y es tradición en los países árabes que los hombres bailen. Aunque quizás con algunas diferencias de estilos”.

alt "beneficios danza del vientre" title "beneficios danza del vientre"

¡Yo sí que bailo!

Como os adelantaba en Twitter y en Facebook, hoy vamos a hablar de algunas de las razones por las que es bueno bailar.razones para bailar

La semana pasada leí algunas de las razones que nos daban en la revista Lecturas, dentro de su sección bienestar. Así que he tomado éstas de inspiración y fuente para escribir este artículo.

El baile es una actividad física completa y creativa, que ayuda a aumentar nuestra flexibilidad, fuerza, resistencia y a estar de buen humor. Por lo que, es bueno levantarnos bailando ya de buena mañana para coger todo el día a tope de energía.

1- Porque le das un buen ritmo a tu corazón. Lo que yo traduciría a: “Estoy vivo corazón”

Bailar de forma regular aumenta el ritmo cardiaco, incrementando a largo plazo el volumen del corazón, y el flujo sanguíneo, haciéndolo más eficiente.

La capacidad pulmonar también mejora, independientemente de la edad que se tiene. Por esta razón es especialmente recomendable en personas mayores con problemas de respiración superficial.

2.- Eres consciente de tu cuerpo y cuidas tu postura. Pasión Danza Oriental le llama a esto: “Estoy aquí y ahora alineada conmigo misma”

Independientemente del tipo de baile que se elija, adoptas la postura adecuada en cada momento, tomando conciencia de tu posición y de los grupos musculares que estás ejercitando.

Sin darte cuenta lo trasladas a tu vida cotidiana, consiguiendo así una buena higiene postural que evitará dolores de espalda y lesiones a largo plazo. Prepárate para cansarte menos año tras año.

3.- Ganas fuerza, resistencia y velocidad. ¡Uno, dos y tres yo podré con todo y todos los veréis!

Según la revista Lecturas, todo esto sucede gracias a que mantienes una postura (“estiras”), desplazas y ejercitas tu musculatura durante un tiempo y siguiendo un ritmo que varía de intensidad.

Estas tres cualidades las trabajarás siempre que te muevas al ritmo de la música pero, sobre todo, si te decides por bailes rápidos e intensos, como la salsa…

4.- Aumenta tu capacidad de movimiento. ¡Voy veloz, bailando como una bala!

Si eres una persona con rigidez muscular te irá de maravilla porque además de incrementar tu capacidad de movimiento también mejoras tu flexibilidad. Si tienes dudas al respecto, mi cuello te lo puede explicar, ha notado una gran mejoría. Pero eso sí, la base principal es no estresarte, tomate tu tiempo para aprender los pasos de baile y los movimientos, nadie nació bailando, ¿O sí?

Estudios de la Universidad de Washington corroboran los beneficios de bailar tango de forma asidua en enfermos de párkinson. Dichas investigaciones constatan una mejora en la amplitud de movimientos y en el equilibrio de los pacientes.

5.- Quemas calorías casi sin darte cuenta. ¿Cuántas calorías quema un shimmy?

Bailar te ayuda a eliminar grasas y, por lo tanto, a mantener tu peso. Según Cristina Mérida, experta en fitness, “los bailes de salón como la samba, el tango el chachachá ayudan a quemar entre 210 y 260 calorías por hora”.

Se puede llegar a quemar hasta 500 calorías en bailes más intensos como la zumba o el swing.

En la danza del vientre, los shimmies en los que la vibración se ve en la zona central del cuerpo suponen un trabajo intenso de los muslos y caderas. Tonificando, fortaleciendo y quemando calorías al mismo tiempo.

6.- Porque ayuda a pensar y resolver problemas. ¡Bailo, luego existo!

Así lo afirma el psicólogo y bailarín, Peter Lovatt, cuyas investigaciones han demostrado que el baile improvisado ayuda a resolver problemas con múltiples soluciones. Aquí recordamos mi frase, fruto de mi inspiración y vivencias: “La vida no entiende de coreografías, entiende de improvisación“.

Un baile estructurado, en cambio, refuerza tu pensamiento convergente, es decir, el que requiere hallar una única respuesta válida.

7.- Y frena el envejecimiento de tus neuronas. ¡Siempre joven!

Según Verghese, neurólogo de la Escuela Albert Einstein de Medicina de Nueva York, recordar pasos continuamente refuerza el cableado neuronal y puede reducir en un 76% el riesgo de demencia senil (frente al 47% de los crucigramas).

8.- Te beneficia en cualquier etapa de tu vida. ¡No hay edad para el baile!

En la menopausia, con la pérdida de colágeno, podemos sufrir dolores articulares y falta de flexibilidad.

Por eso, la doctora, Emilia Pérez, directora de la universidad de Medicina de la Danza de Barcelona, recomienda el baile. “Necesitamos más que nunca mantener la fuerza muscular que sostiene las articulaciones, ejercer la elasticidad”.

9.- Dibuja una sonrisa en tu rostro. ¡Es imposible bailar sin sonreír!

Al menos yo no puedo bailar sin que mi sonrisa ilumine, y es que moverse al ritmo de la música aumenta la producción de endorfinas, neurotransmisores relacionados con el bienestar.

El compañerismo y la complicidad que se crea en las clases, añade la doctora Emilia Pérez, “ayuda a sobrellevar situaciones de tristeza o vulnerabilidad anímica”.

Recordemos aquí, que la danza oriental es una danza ancestral creada por y para mujeres, donde se crean vínculos hermosos duraderos en el tiempo.

10.- Y alimenta tu sociabilidad y autoestima. ¡Me quiero!

Las mismas endorfinas que elevan tu ánimo te ayudan a sentirte bien contigo misma y con tu cuerpo. No se trata de bailar mal o bien sino de expresarte de dentro afuera, desde la emoción que te provoca la música. ¡Emocionando y emocionándote!

El hecho de compartir esta experiencia, además, la hace más profunda y te ayuda a ampliar tu círculo de amistades.

Ya sabéis que para gustos colores, así que para bailes estilos. ¿Qué estilo eliges? En Pasión Danza Oriental lo tenemos claro.

El baile del yogur y la granada.

La granada es una fruta que aporta multitud de beneficios para la salud, tiene un gran poder antioxidante y algunos especialistas afirman que estimula el deseo sexual, es más los más atrevidos la denominan “La viagra natural”.

Lo cierto es que esta fruta posee un gran atractivo visual, tanto por fuera como por dentro. Inclusive os podría dar la idea de utilizar este fruto para adornar nuestras mesas en la ya cercana Navidad, haciendo unos centros de mesa realmente atractivos. En la página rustik chateaux nos aportan varias ideas decorativas con granadas, como podéis comprobar son realmente originales y elegantes. 

Si buscamos un poco de historia referente a esta variedad de fruta, encontraremos que en Egipto el granado se cultivó desde los tiempos de la XVIII dinastía, a principios del segundo milenio Antes de Cristo, empleándose sus frutos en un zumo muy preciado. Si seguimos documentándonos, hallaremos que los árabes introdujeron la granada en España, desde donde fue exportada a América tras la conquista, extendiéndose rápidamente por todas las zonas tropicales y subtropicales desde California hasta Chile.

En la cultura popular de muchas civilizaciones esta fruta ha sido un símbolo de fertilidad, debido a su elevado número de semillas rojas.

Como ya sabemos, en el antiguo Egipto se utilizaban muchas medicinas naturales. Por lo que no sería de extrañar que también utilizaran la granada por el citado gran poder antioxidante, ya que gracias a éste se ayuda a frenar el proceso de envejecimiento y a mantener la piel sana. Además la granada ayuda a prevenir enfermedades del corazón y a mantener una buena salud cardiovascular.

A la hora de utilizar este fruto para cocinar, se puede utilizar de múltiples maneras, ya sea para consumirse de forma fresca como postre, o para realizar ricos zumos. Sus granos rojizos pueden acompañar algunos postres, ensaladas u otros platos más elaborados, aportando un color y sabor diferente y propio.

Hoy me voy a atrever a realizar un postre con yogur. El yogur es uno de nuestros ingredientes preferidos, en Pasión Danza Oriental hemos preparado desde postres hasta platos como los deliciosos macarrones con yogur. En esta ocasión los granos de la granada bailarán con el cremoso yogur griego, aportándole un brillo rojizo realmente hermoso.

postre yogur con granadaPara realizar este postre necesitaremos los siguientes ingredientes (para 4 personas): Granos de granada, 2 yogures griegos, 4 sobaos (1 por persona), 4 cucharaditas de miel.

Cortar los sobaos en cuadrados, un sobao por persona. Disponer los trocitos en unas copas decorativas, añadir unas cucharadas de granos de granada (según el gusto). Dividir el contenido de los yogures en cuatro partes, es decir cada yogur sería para dos personas. Añadir a la copa reservada, coger una cucharadita de miel y verter sobre el yogur a modo decorativo, adornar con más granos. Estas medidas dependerán del tamaño de la copa, si son copas grandes se podría utilizar un yogur por persona, en este caso he utilizado copas para Martini, por lo que he adaptado las medidas a éstas.  

¿Listos para que vuestros paladares bailen con tan rica combinación de sabores?

¿Y si comenzamos el día bailando?

Es una buena pregunta ¿verdad?, seguro que somos muchos los que hemos contestado un gran mentalmente, y sin apenas darnos cuenta.

Alt "día bailando" Title "día blando"¿Y a qué se deben estas reflexiones mañaneras? Con lo bien que se está en la camita  5 minutos más todas las mañanas ¡Venga para eso tienes los domingos! Estos pensamientos madrugadores, no se deben únicamente al recuerdo de los beneficios físicos y mentales que el baile aporta a nuestras vidas, también se corresponde a que, hace unos meses descubrí a través de Internet que el primer miércoles de cada mes se celebra en Londres un evento conocido como “Morning Glory”. Ya estamos cerca, más concretamente este miércoles 6 de noviembre.

¿Y en qué consiste este Morning Glory? Se podría resumir en lo siguiente: ¡Llegas, bailas, sudas, desayunas y luego a trabajar!

No hay que confundir este evento con una actividad de gimnasio, ni con una discoteca. Más bien se podría describir como dedicar una mañana al mes a hacer algo diferente que te rescata del estrés diario y que libera endorfinas, para continuar todo un mes recargado de energía.

Esta fabulosa idea está triunfando en Londres, ya atrae a cientos de profesionales de diferentes ámbitos para comenzar el día de una manera saludable y diferente.

Citando una de las frases que más me gusta del gran Maestro Mahmoud Reda: “El ser humano nació para bailar”, ¿qué mejor manera entonces que dar los buenos días con un baile? Es una excelente manera de acelerar nuestro corazón, porque por suerte estamos vivos, y de levantar el ánimo. Y seguro que así podremos saludar a nuestros compañeros, familiares y amigos con una gran sonrisa.

Esta actividad es para todos, pero más aún para aquellos que pasan más de 10 horas sentados detrás de la pantalla de un ordenador.

En esta fiesta, que comienza a las 6:30 a.m y termina a las 10:30 a.m, no hay ni alcohol ni drogas, sólo un Dj, una tarima, cientos de personas en pijama, zumos, café, masajes gratis y lo más importante, energía pura y contagiosa. Cambiando de esta manera las mañanas y aportando un concepto diferente al: “salir a bailar”.

Y cuando la música termina cada uno vuelve a su mundo, con corbata, tacones, teléfonos móviles, transporte público, humo, coches y responsabilidades, pero en esta ocasión con una actitud diferente porque después de una sesión de baile, están más vitales para comenzar el día más relajados, ya que todo el estrés se quedó allí en la sala de baile.

¿Y tú qué prefieres quedarte 5 minutos más en la cama o dar los buenos días bailando?  Sí tu respuesta es bailar, ya sabes levántate bailando como si nadie te estuviera mirando, y encuéntrate sólo contigo y con tu ritmo cíclico.

Fuentes: http://www.morningglorylondon.co.uk/ , http://www.eltiempo.com/archivo/documento/CMS-12985566

Danza “La Cura del Alma”

Hoy me gustaría compartir con vosotros este documental titulado: DANZA “LA CURA DEL ALMA”, del Director Felipe Nevado. Es un recorrido que nos guía a sentir la danza, la música y la vida, a través de diferentes aportaciones de profesionales del baile en Venezuela. Gracias a éste estamos más cerca de entender porque la danza es la mejor cura para muchos de los males que la vida nos presenta.

La danza no tiene edad, no tiene sexo, no entiende de nacionalidades, la danza es sentir y dejarse llevar por la música. La danza es arte, es comunicar a través de tu cuerpo, es seguir un ritmo armónico, es vivir.

En una ocasión escuché la frase: “Encontré en la danza mi fortaleza, mi salvación, mi cura”. Y yo siento así la danza, una cura para el alma y para el cuerpo. Por eso me ha fascinado encontrarme con un documental que lo relate, que lo materialice a través de experiencias, y que lo comparta con el mundo.

Al igual que no hay ser humano que no se deje llevar por la vida, creo que no hay ser humano que no sienta la música, nuestro cuerpo vibra y danza al ritmo de la música, seamos o no conscientes de ello.

Como todo en esta vida, el danzar conlleva aprendizaje, disciplina, practicar, practicar y practicar hasta lograr bailar sin pensar.

La danza oriental está muy presente en este documental, este arte milenario es milagroso para las mujeres. Existe el concepto o la idea de que la danza oriental o la danza del vientre es un baile para seducir a otros, pero en realidad la danza oriental es un baile para una misma, es una danza que te ayuda a conocerte mejor, a sentirte más segura y a quererte.

En la danza oriental tu mandas, me gusta comparar la danza oriental con la salsa, ya que he tenido la suerte de bailar ambos estilos. Comencé a bailar danza oriental antes que salsa, y sinceramente me costó muchísimo el seguir el mandato del compañero de baile en la salsa. En la danza oriental tú bailas siguiendo tu sentimiento, tú eres la dueña del movimiento, mientras que en la salsa tienes que bailar lo que te mande tu compañero, sigues el mandato que te marca, tienes que sentir conexión y tienes que saber interpretar lo que te están marcando.

Sin lugar a dudas, el baile aporta tanto beneficios físicos como psíquicos, y ayuda a las personas a tener una vida mejor. Gracias a éste mantienes los 5 sentidos activados y trabajas también tu parte espiritual.

El cuerpo que no baila es un cuerpo muerto, bailar es vida. ¿Preparados para vivir?

Danza “La Cura del Alma” primera parte:

Danza “La Cura del Alma” segunda parte:

La Danza de la Luna y del Sol

Cuando comencé a bailar danza oriental, mi profesora Helena Peris, nos explicaba en clase la simbología de los movimientos de esta danza tan hermosa. Me sorprendió descubrir tantas cosas nuevas, y sin lugar a dudas terminé por enamorarme de su significado.

La Luna y el Sol están muy presentes, por eso me he atrevido a titular el post de hoy “La danza de la Luna y del Sol”. ¿Y qué hay más cautivador que la danza de la Luna y del Sol? Tal vez la de la tierra y la del mar.

No es casualidad que diga: ¡Mantén los pies en la tierra y danza! La danza oriental es una danza de contacto con la tierra, mientras bailamos contactamos fuertemente con ella, los ritmos quedan presentes con movimientos accionados por el impulso de nuestras piernas. Aunque en la danza oriental movemos todas las partes de nuestro cuerpo y aprendemos a aislar movimientos, son nuestras piernas grandes protagonistas de todo este proceso danzarín. El balanceo, vibraciones, caídas y subidas se producen porque nuestras piernas mandan ese impulso. La tierra está presente en los movimientos de cadera, tanto de subida como de bajada, dentro y también fuera, los brazos suelen  separarse del cuerpo tomando posturas muy atractivas, llenas de personalidad propia. Con esta variedad movemos la energía que estimula la comunicación, la expansión, el compartir, el instinto y la alegría de vivir.

Al igual que la tierra, el mar también está presente, y se encuentra representado en los movimientos ondulantes de cadera, estos interpretan el movimiento de la marea, del fluir. Con esta variedad, movemos una energía de intimidad, suave, sensual, de recoger, proteger y de comunicar emotividad.

Y llegó el momento del sol, y de los movimientos solares, que conectan con la parte masculina. Esta clasificación representa círculos completos de cadera con fuerza, como el círculo africano, también aquellos movimientos muy marcados como los golpes de cadera y pecho, egipcio, shimy y vibraciones del vientre. Con los movimientos de cadera se libera y desbloquea la zona pélvica, aumentando la capacidad de amar al otro sexo, de sentir placer sexual y también el deseo por vivir.

Los movimientos lunares son más suaves, como los círculos, y los ochos. Conectan con la parte más femenina, y están muy presentes en la danza prenatal, acariciando con ellos al bebé mientras bailamos.

Podríamos decir que el círculo es un símbolo del sol y de la luna. Éste nos enseña que no podemos separar lo que somos de lo que hacemos.

Muchas de las danzas milenarias y sagradas se realizaban en círculo, y consistían en la repetición de ciertas acciones y ritmos sencillos. La propia repetición nos recuerda que si no aprendemos las lecciones que la vida nos enseña, estamos condenados a repetirlos una y otra vez. Por lo que la danza circular, utiliza la acción física para alterar tanto la mente como la conciencia. Despertando una conciencia más profunda. Esta clase de danza circular simboliza el sol y la luna, el yin y el yang, la unión del hombre y la mujer.

¿Preparadas para bailar con la Luna y el Sol?

Carnival Masks, Venice, Italy

Imagen: Corbis libre de derechos, uso creativo.