El Silencio del Alma

Hoy os traigo este relato extraído de “La Taberna del Derviche. Cuentos y Sabiduría Sufí”.

alt "la taberna del derviche" title "la taberna del derviche"

“Recuerda, los silencios mantienen los secretos, por tanto, el sonido más dulce es el sonido del silencio. ¡Esa es la canción del alma! Algunos buscan el silencio en la oración, otros oyen una hermosa canción en su corazón, muchos indagan en los secretos en la contemplación tranquila de la creación. Cuando se alcanza el éxtasis, se experimenta el Gozo del Amor. Los sonidos del mundo se apagan, las distracciones se aquietan y toda la vida se convierte en una meditación donde contemplas lo Divino y experimentas que todo en la vida está bendito. Ya no hay lucha, ni dolor, ni preocupación. Sólo hay experiencia de Amor y lamento por la Separación. Respira en cada flor, vuela con cada pájaro. ¡Encuentra belleza y sabiduría! La sabiduría se encuentra en todos los sitios donde se alza la belleza…  y la belleza está en todas partes. No tienes que buscarla, ella vendrá a ti como el Amor si anhelas a Dios. Cuando actúas en este estado, conviertes todo lo que haces en una oración, y así, en un don. En un ofrecimiento de ti a tu alma, y de tu alma a Dios. Al respirar, respira conscientemente, entonando uno de Sus Nombres. Exhala lenta y suavemente. ¡Es de Dios de quien te estás impregnando! Respira llamándole, y el Amor te hará llorar por la Separación. No lo olvides, mantén limpia Su Morada. Su hogar es tu corazón. Aunque las palabras no pueden describirlo, el alma de Su siervo fiel puede contenerlo.” LA TABERNA DEL DERVICHE

En mi caso cojo cada una de las palabras, y junto con esta hermosa melodía que comparto a continuación. Hago mi propia versión de estas frases:

“La belleza vendrá a ti como el amor si anhelas la vida”

“En un ofrecimiento de ti a tu alma, y de tu alma a la vida”

“¡Es de vida de lo que nos impregnamos!”

He aprendido que cuando nos curamos el ego, podemos conectar con nuestra alma en cada minuto y en cada segundo durante toda nuestra vida, siendo nosotros mismos. En ocasiones nos puede asustar conectar con nuestra alma, porque es como ir desnudo, desnudarnos ante todos, sólo existiendo luz, bondad, siendo esencia pura. Tal y como vinimos al mundo, en nuestra primera respiración, en nuestro primer lloro. Es así como quiero irme cuando mi cuerpo deje de vivir, limpia sin ninguna carga y llena de amor.

 

¡Cuéntame un cuento y verás que contenta!

“Todos los días Nasrudin iba a pedir limosna a la feria, y a la gente le encantaba hacerlo parecer tonto con el siguiente truco: le mostraban dos monedas, una valiendo diez veces más que la otra. Nasrudin siempre escogía la de menor valor.

La historia se hizo conocida por todo el condado. Día tras día grupos de hombres y mujeres le mostraban las dos monedas, y Nasrudin siempre se quedaba con la de menor valor. Hasta que apareció un señor generoso, cansado de ver a Nasrudin siendo ridiculizado de aquella manera. Lo llamó a un rincón de la plaza y le dijo:

– Siempre que te ofrezcan dos monedas, escoge la de mayor valor. Así tendrás más dinero y no serás considerado un idiota por los demás. – Usted parece tener razón – respondió Nasrudin -. Pero si yo elijo la moneda mayor, la gente va a dejar de ofrecerme dinero para probar que soy más idiota que ellos. Usted no se imagina la cantidad de dinero que ya gané usando este truco. No hay nada malo en hacerse pasar por tonto si en realidad se está siendo inteligente”.

Cuento Sufí: NASRUDIN SIEMPRE ESCOGE MAL

La semana pasada os hablaba del Sufismo, continuando con el apasionante mundo del conocimiento, hoy es el turno de los cuentos Sufís, historias cortas que nos hacen reflexionar sobre la vida. Estos relatos son muy utilizados en enseñanzas sufíes y suelen dar un sentido a historias cotidianas, en algunas ocasiones pueden contactar con lo absurdo e inclusive dar un toque humorístico. Pero lo cierto es que estas historias pueden ser interpretadas de diferentes maneras según cada persona, encontrando múltiples significados, que nos ayudan a ser conscientesaprender lecciones y soltar emociones.

Hoy en día dentro de la psicoterapia se están utilizando los cuentos como un apoyo próximo para acercar información y contenido psicológico. Por medio de estos, observamos vivencias que consiguen que nos veamos reflejados en esas historias, como si de espejos se trataran, podemos llegar a encontrar salidas, perspectivas y soluciones a situaciones actuales, sanándonos de una forma simple.

Una de las grandes ventajas de los cuentos es que penetran en nosotros sin que apenas seamos conscientes y sin ofrecer resistencia. Los cuentos hacen que funcionen los dos hemisferios cerebrales de forma conjunta.

La efectividad del método de enseñanzas a través de historias es muy difundido, muchas tradiciones espirituales lo utilizan desde hace siglos, transmitiendo conocimiento y verdades profundas. Pero cuando escucho hablar de cuentos, vienen a mi mente los del terapeuta  Jorque Bucay, ya que me han servido de inspiración y de ayuda en más de una ocasión.

La tradición Sufí es especialmente rica en historias, éstas siempre tienen más de una interpretación y diferentes niveles de enseñanza. Muchos de los poetas y escritores de Persia son Sufís declarados y sus obras contienen esas dimensiones internas de enseñanza.

Según la enseñanza Sufí, este método puede llegar a producir la iluminación del individuo, siempre y cuando el proceso de comprensión vaya más allá de la envoltura del relato y se adentre en el contenido.

Hoy os dejo el cuento “El Buscador”, de Jorge Bucay, disfrutarlo tanto como yo disfruto de mi búsqueda. 😉

“Un buscador es alguien que busca. No es necesariamente alguien que encuentra. Tampoco es alguien que sabe lo que está buscando. Es simplemente alguien para quien su vida es una búsqueda”

Fuentes: http://www.personarte.com/cuentos.htm

Sufismo, curando el ego.

Al igual que en otras materias, el estudio de la danza oriental no tiene fin. Hoy me gustaría adentrarme en  la filosofía sufí, con mucho respeto y admiración. Es realmente curiosa la atracción que siento por los giros de los derviches, me encantaría poder penetrar, aprender y realizar en un futuro algún curso sobre esta temática.

Muchas veces nos perdemos debido a un exceso de información, intentaré resumir un tema amplio y profundo, como es el sufismo, de una forma fácil y entendible.

El título “Sufismo, curando el ego” muestra en una única frase uno de los beneficios de esta práctica. Ya que ésta lleva a la reducción del nafs (parte más densa del ego o falsa personalidad) a su mínima expresión, y por lo tanto a la manifestación plena de nuestra esencia o Ser Real, facilitando el acceso directo a percepciones reales de la Verdad, surgidas en base a la experiencia personal de cada uno. En este sendero se va refinando el ego, deshaciéndonos de sus limitaciones y elevando al mismo tiempo nuestra sabiduría. Tras leer varios artículos de algunos autores y maestros, estos señalan que cuando en sufismo se habla de la reducción del ego hay que entender que sin un ego no podemos interactuar en este plano material, siendo necesario para nuestra supervivencia. Se trataría entonces de ponerlo a nuestro servicio y no de ser su sirviente.

En una ocasión una Gran Maestra me comentó: “Me gusta conocer y experimentar todas las filosofías, religiones y culturas, sin obsesionarme ni involucrarme ampliamente, como espectadora, voy cogiendo de cada una de ellas lo que más me ayuda, me aporta y lo adapto a mí”. Mi pensamiento al respecto en aquel momento fue: ¡Mujer lista!, por qué quedarnos en un conocimiento cuando podemos tenerlos todos y utilizarlos para el bien común.

El sufismo es una corriente mística del Islam, que engloba a unos 50 millones de personas en todo el mundo, siendo Turquía, Pakistán y Senegal lugares destacados en este aprendizaje. Ha sido definido como el Camino del Amor o del Corazón. Al termino “Sufi” se le han atribuido varios significados, como:  “pureza” y “sabiduría”. El sufí es sabio porque sabe desprenderse de todo lo que no pertenece a su esencia, estando con los pies en la tierra y la cabeza en el cielo. El sufismo es una forma de vida que busca la Unidad de toda la existencia, integrando lo más significativo y fundamental de cada uno en su espiritualidad.

Su propósito es inspirar una unión entre los seres humanos y Dios, mediante la elevación del alma a unos estadios más avanzados de conciencia. Además de esta faceta espiritual, el sufismo ha dado lugar a una rica cultura, materializada en forma de música, danza y poesía.

Sufismo cita

Los sufíes más conocidos a nivel internacional son los derviches de la Orden Mevlevi, famosos por sus danzas giratorias que realizan con el acompañamiento de Mathanawi, una poesía cantada del fundador de la Orden, Yalal al Din Rumi. El nombrado Rumi, uno de los más importantes sabios sufíes de todos los tiempos, fue conocido con el nombre de Mevlana, que significa Maestro, debido a que enseñó un método de perfeccionamiento espiritual. Esta técnica incluye tres elementos que trascienden las barreras de la comunicación humana: la música, la poesía y el recuerdo. La combinación de estos tres aspectos tiene lugar en la ceremonia de la danza giratoria (Sema).

Mediante la Sema el sufí llega al conocimiento de la Verdad, lucha contra su ego y abraza la perfección. Cuando regresa de su viaje espiritual, lo hace como alguien que aspira a servir con amor y entrega a toda la creación.

Los derviches forman un círculo y cada uno de ellos se mueven en armonía al ritmo de la música, aumentando lentamente la velocidad e intensidad de los movimientos hasta que todo termina en una cumbre de exaltación espiritual.

Derviche significa literalmente “el que busca las puertas”, por lo que la danza del derviche no es al azar. Cada movimiento, cada gesto simboliza y representa una cosa. Los giros se practican según determinadas reglas, en lugares y momentos precisos. La mano derecha es colocada extendida hacia lo alto y con la palma mirando hacia el infinito. Mientras que la mano izquierda se coloca y se dirige hacia la tierra. De esta manera el bailarín se está convirtiendo en un mediador entre el cielo y la tierra, entre lo finito y lo infinito, convirtiéndose la persona en un canal de lo divino. En esta rotación rítmica se está buscando entrar en la unión del todo, de esa Unidad mencionada anteriormente, girando el espíritu en lugar del cuerpo.

¿Os habéis quedado con ganas de más? Yo sí, seguiré investigando y os cuento pronto más cosas sobre este apasionante tema. Mientras tanto os dejo esta música para que giréis vuestro espíritu.

Si tienes alguna aportación constructiva sobre el tema puedes compartirla, muchas gracias.

Fuentes y documentación: Turquía.net, personarte.com, pensamientoconsciente.com, miespejo.