Las Diosas Oscuras bailan en la Luz

Este fin de semana asistí a la celebración del círculo de mujeres que dirige mi Maestra Helena Peris en Benicassim (Castellón), la verdad es que ya son más de 10 años de estos encuentros. Me quedé sorprendida de cómo pasa el tiempo, ¡hace ya diez años que participo en estas celebraciones!, es tan enriquecedor y deseo que sigan por muchos años más. Un lugar de encuentro, celebración y unión, donde se honra el compartir, el amor y la creación.

El tema a trabajar y tratar de este pasado encuentro me sorprendió mucho, las guardianas del Este nos encargamos de documentar y lanzar varias preguntas. Y si os pregunto qué es la Diosa Oscura para vosotras, ¿qué contestaríais?

alt "Diosa Kali" title "Diosa Kali"

Ahora os comparto mi descubrimiento. En éste vídeo, la autora explica de forma muy clara aspectos y confusiones relativas a la Diosa Oscura.

Existen Diosas como objeto de culto, pero también están las Diosas que son arquetípicas, que marcan algo en lo que uno puede trabajar con ese arquetipo, que te va a ayudar a superar algo. Y ahí es donde entra a ser una Diosa oscura.

Hay un grupo de Diosas que son oscuras, posteriormente citaré algunas. Y no es que sean oscuras como objeto de culto, son oscuras porque una se choca con ellas, con su propio espejo y se choca con su propia realidad, su propia parte oscura de una misma, por eso se llaman Diosas oscuras.

Cuando invoco a Diosas oscuras no es que esté invocando a la oscuridad, sino que invoco como objeto de culto para que me haga ver las encrucijadas que en ese momento yo tengo y qué camino tengo que encontrar.

La autora del vídeo (Majo), cita a tres y sus cualidades según ella:

–  Inanna, por ejemplo para salir en un momento malo, de una depresión. Por lo que como objeto de culto puedo invocarla para superarlo, pero como arquetipo lo trabajo como espejo porque quiero ver.

Hécate, para ver qué camino tomar, es la parte donde yo me replanteo qué camino quiero seguir, qué quiero en mi vida y qué voy a hacer.

Kali es morir en uno mismo, para resurgir como una nueva persona.

Invocar no desde un lado esotérico, utilizando la visualización, la danza, el movimiento, el estudio y la lectura y ver qué aspectos se reflejan en nostras y cómo pueden ayudarnos determinadas cualidades para afrontar ciertos problemas u obstáculos.

Es curioso como Enriqueta Olivari comenta en su libro “Amarse con los ojos abiertos”, y en sus talleres, que ella busca un super heroe o heroína para identificarse con las cualidades de estos y superar sus problemas. Da igual como se haga, realmente es lo mismo pero a mí personalmente me gusta pensar en la Diosa, y no por lo exótico sino por lo sagrado.

Así que siento decepcionar a aquellos que dicen o inventan, pero las Diosas oscuras no tienen nada ni de oscuras, ni de malas. Sólo que uno ve cómo confrontar conflictos en su vida y salir adelante. No se invoca a la maldad, ni a la magia negra ni nada de nada. Realmente es todo mucho más fácil, ya que no hay magia negra ni magia blanca, porque no es cuestión de magia sino de intención.

Cuando proyectas una intención u otra, realmente mandas mensajes y recibes o das. Históricamente nos han inculcado y nos siguen inculcando una cultura, la del miedo ante lo desconocido. El hacernos algunas preguntas, querer saber más nos da poder, el poder de la palabra, de la respuesta, el empoderamiento y eso es lo que genera miedo a la sociedad, que nos podamos salir del cesto o de la pecera, porque mientras estamos en el cesto somos fáciles de controlar.

No sé si tu respuesta ante la pregunta del principio ha cambiado después de leer el artículo. Te voy a dar mi contestación antes de comenzar a documentarme y a estudiar el tema. Cuando leí diosas oscuras, no sé porque me vino a la mente la menstruación, que es nuestra muerte en cada ciclo y cada mes. Nuestro momento oscuro, en el que aparecen pensamientos y sentimientos que en ocasiones son dañinos y dolorosos. Me ha llamado la atención cuando he leído y visto vídeos del significado de las diosas oscuras, porque es eso, sanar en la oscuridad para seguir en la luz.

Para terminar comparto esta frase o lo que yo interpreté de las palabras de mi compañera María Belén en el círculo: ¡La Diosa no como elemento divino, sino lo divino como mujer!

Anuncios

“La danza del centramiento”

Existe un lugar mágico, donde por suerte un grupo de mujeres se reúnen una vez al mes. Allí ríen, lloran, bailan, cantan, hablan, escuchan, consuelan, abrazan y aman. ¡Qué suerte poder contar con ese lugar!, donde las mujeres somos mujeres conscientes, llenas de ternura, compasión y amor, porque por suerte somos mujeres, hijas, madres y abuelas.

Años difíciles y meses complicados, por fin me siento que las aguas vuelven a su cauce, aunque todavía queda mucho río desbocado que guiar,  llega Tara y me trae el siguiente mensaje:

“Me siento y concentro mi atención en la respiración, inspirando y espirando, inhalando y exhalando, acogiendo y desprendiéndome, la danza de la creación, la danza del universo, la danza de la vida.

Me siento en silencio, con la conciencia concentrada, inspirando y espirando, mientras el océano que es la vida se agita y pulsa a mi alrededor, mientras los océanos de las encarnaciones giran y dan vueltas a través de mí, junto a mí, en torno a mí.

Mis ojos lo ven todo, lo conocen todo, y lo observan todo. Mientras respiro. Serena. Concentrada. Consciente. Centrada.”

Extracto del libro y cartas: El Oráculo de la Diosa, de Amy Sophia Marashinsky y Hrana Janto.

¿Quién es Tara?

Diosa Tara

Tara, tiene su origen en la India y su nombre significa “Estrella”, es una importante diosa del panteón tibetano. Es famosa por ayudar a aquellos que la invocan en momentos tempestuosos de necesidad, pidiéndole que les lleven a senderos más firmes, llenos de serenidad y fortaleza interior. También es la diosa del autodominio y del misticismo. De la primera lágrima de compasión que hubo se formó  un lago, en cuyo centro emergió un loto. Y de la flor de ese loto emergió Tara. Aunque se le ofreció reencarnarse siendo varón, ella juró que siempre se encarnaría como mujer. (Extracto del libro y cartas: El Oráculo de la Diosa).

No te preocupes si te sientes perdida, lo bueno de perderse es que siempre nos podemos encontrar y volver a centrarnos. Coge aire, respira, conecta con tu interior, escúchate y baila con tus emociones.