Danza del Vientre, liberando emociones a través del baile.

Para muchos de nosotros la danza oriental, árabe, danza del vientre o belly dance no sólo es música, diversión o sensualidad. Es mucho más que el movimiento, es sentimiento, es emoción. La parte técnica es importante pero más aún lo es la emoción, esa misma que nos ayuda a conocernos interiormente.

La danza del vientre es una danza retadora desde el principio, por lo menos así fue para mí. Requiere de una conexión de cuerpo, mente y espíritu. Es una herramienta de autoconocimiento, de encontrarnos con nuestras emociones, reconocernos a nosotras mismas y reflejar esos sentimientos en los movimientos armoniosos y sensuales a la vez. Coordinar la cadera, con los brazos, manos, pies, cabeza y sonrisa, y comunicar con cada gesto, no es fácil pero sí posible.

A nivel de espectáculo, y sobre el escenario, estamos acostumbrados a la interpretación de la danza oriental a través de la mujer, pero como hemos visto en otros artículos, no es así. Tanto el los países de origen como en otros, los hombres bailan este estilo, y mucho.

En otros estilos de baile, es necesario ir con una pareja, pero la danza oriental es una danza para nosotros mismos, una forma de expresión y liberación.

¿Cuántas de vosotras habéis ido a una clase de danza del vientre con cara de tristeza, cansadas o preocupadas y habéis salido completamente transformadas? Ana Belén.

Yo recuerdo un día en que una alumna mía se olvidó de ir a buscar a su hijo a la clase de inglés, la culpabilidad luego se apoderó de ella. No debería de ser así, no deberíamos de sentirnos culpables. ¿Por qué? porque nos merecemos unas horas al día para nosotros mismos, para evadirnos, desconectar, cuidarnos y mimarnos. Es una forma de estar bien con nosotros mismos y con nuestro alrededor.

Como bien sabemos aquellas personas que nos cuidamos (y si no lo sabes es porque no te habías detenido a pensarlo todavía), acumular y guardar las emociones lo único que hace es enfermar nuestro cuerpo y alma. Y tarde o temprano, esas emociones acumuladas explotarán, generando no sólo culpabilidad sino también enfermedad.

Así que para evitar esto, contactemos con nuestras emociones, seamos conscientes de ellas para poder desahogarnos de forma consciente.

Utilicemos la danza oriental o danza del vientre para hacernos nuestro tratamiento de liberación emocional.

1.- Libera tu mente.

Y es que la filosofía Zen ya lo dice, el “vacio”. El Zen te dice: “Atención plena al momento presente”. Y para conseguirlo el zen utiliza el vacio, lo que significa darse cuenta de que realmente no se tiene nada y que nunca se ha tenido nada. Nada que ganar y nada que perder, nada que dar y nada que recibir, ser exactamente así de pobre y sin embargo ser rico en posibilidades inagotables.

En la meditación es observar sin juzgar, los pensamientos pasan y también se van.

Podemos escribir nuestros sentimientos: escribe lo que te enfada, tu miedo o preocupación, aquello que te pone triste, te preocupa.

2.- Libera tu emoción a través del movimiento. Desbloquéalo, bailalo, libéralo.

Las emociones son energía, y la energía se acumula en nuestro cuerpo. Así como el agua cuando no se mueve, se estanca, huele, las emociones se estancan en tu cuerpo y se cristalizan, generando después bloqueos energéticos y síntomas físicos.

Pasos sugeridos:

– Ponte ropa cómoda, quítate collares, relojes, y suéltate el pelo.

– Elige una música, o ponla al azar quizás tiene que ser así.

– Cierra los ojos.

– Enciende la música elegida y baila, baila con tu cuerpo, siguiendo el ritmo.

En la danza oriental hay movimientos ondulantes y otros más de golpe de cadera. Elige música alegre, triste, sólo melodía y también cantada, tranquilizante o simplemente enciende sin pensar.

Si tienes ganas de llorar, llora y deja liberar el agua acumulada o estancada.

Aquí te pasamos algunas sugerencias, desde más calmantes a más movidas:

3.- Escúchate, siéntete.

Ya has liberado mente y cuerpo, ahora toca escuchar.

Después del baile detente durante unos minutos y siente esa liberación. ¿Cómo te sientes mejor, tumbado, sentado, de pie? Permítete sentir, prueba como te sientes más cómodo y libéralo.

Habla contigo mismo o con la persona que quizás estés enfadado (imagínate que la tienes delante). Puedes imaginarte un personaje, o simplemente hablar con tu yo interior, con tu niño dolido o con tu niño alegre.

Cuando termines puedes escribir de nuevo todo lo que te venga a la mente, lo sanado, sentido y vivido.

4.- Mímate.

Puedes abrazarte, inclusive bailar esta vez desde la calma y con unos movimientos de 8. Que tanto nos ayudan a conectar con nosotros mismos.

También puedes tomarte una ducha o un baño, ambientando y aromatizando el espacio con incienso, velas y música relajante.

Disfruta del agua, quédate en calma, sécate con delicadeza, siente esa paz y tranquilidad. Vuelve a abrazarte. Puedes ponerte crema, aceite de almendras. Decide si quieres ir a descansar, leer un libro o ver un película.

¿A qué parecía más difícil de lo que es?

Para terminar os dejo este vídeo donde se habla de la danza como vía para canalizar y desbloquear emociones. Muy recomendable:

Recuerda que: ¡Quien danza su mal espanta!

El Elemento Agua: Ondulaciones en la Danza del Vientre.

Esta semana va de agua la cosa, hace unos días publicamos en Pasión Danza Oriental: Reinventando la danza del vientre con el elemento agua. Por eso hoy, vamos a compartir más contenido interesante referente a esta temática.

La danza oriental nos ayuda a conectarnos con la naturaleza, los elementos: fuego, agua, tierra y aire están presentes y son expresados a través de los movimientos. Nuestro baile es una manifestación de lo que somos y lo que sentimos, el lenguaje corporal es la expresión del alma, por eso hoy vamos a conectar con nuestra esencia gracias a esta danza ancestral y tomando para ello de nuevo el elemento agua.

El Agua nos aporta calma, el mar o el sonido del agua en la madre tierra deslizándose sobre ella se complementan y unen. El agua puede tomar la fuerza de una ola huracanada y también puede permanecer tranquila. Recordándonos a nuestras emociones, en algunas ocasiones en calma y en otras revueltas, juguetonas e inclusive furiosas. Por eso ubicamos algunos de los movimientos con la simbología agua en el corazón y en el pecho. Los movimientos que nacen de esta parte del cuerpo, ondulaciones sinuosas o movimientos lunares son la expresión corporal de este elemento.

No os perdáis este vídeo tan espectacular que hemos encontrado en los mundos del youtube, sin lugar a dudas el sueño de todo océano:

Dentro de ese relajante mar lleno de peces de colores, nos quedamos hipnotizados con las ondulaciones de la bailarina vestida de rojo. ¿Existe una mejor manera de representar y explicar el elemento agua en la danza del vientre?

 

Reinventando la Danza del Vientre con el elemento agua.

Todo comenzó cuando un día leí este artículo en inglés. Alay’nya nos comunica en el título de su artículo que la danza oriental o Belly Dance nació en el agua.

Según la autora, bailar en el agua nos ayuda a crear un movimiento de brazos más natural, elegante y sensual, sobre todo en las ondulaciones conocidas por muchas personas como “Snake arms” o brazos de serpiente.

Pero bailar danza del vientre en el agua no solamente aporta elegancia y fluidez en tus brazos, sino que nos ayuda con la técnica pélvica de forma flexible y ágil. Elige tu grado de elegancia y fluidez y ponte a practicar, cuando más lo hagas mejor saldrá.

El practicar danza oriental en el agua te ayuda también a fortalecer otras partes de tu cuerpo, como la espina dorsal, la tensión en la muñeca y a liberar el cuello, consiguiendo un movimiento más natural, elegante y una expresividad única.

Si quieres practicar y también enseñar esta técnica en el agua, os dejamos algunos consejos y tips de Alay’nya en este vídeo:

La música relajante te conducirá todavía más a las maravillosas ondulaciones. ¿Estás preparada para nuevas experiencias? Cuando trates de bailar danza oriental y moverte en el agua, la capacidad natural de flotar te ayudará a poner en libertad tu cuello y cuerpo, espina dorsal y la pelvis, la sensación de menos peso al estar dentro del agua te permite hacer un trabajo para fortalecer y perfeccionar tu movimiento.

¿Os digo un secreto? Últimamente no he podido escribir mucho en el blog debido a que estaba practicando mis movimientos en el agua 😉

Es maravilloso descubrir como una danza tan milenaria como la danza oriental nos puede ayudar a hacer un trabajo físico reinventando la danza y consiguiendo efectos beneficiosos para la salud. Una nueva conciencia corporal que nos ayuda a regular nuestros movimientos y a perfeccionar la elegancia y nuestro estilo propio.

Baila con su esencia

No te quedes en la forma sino con la esencia que hay detrás de esa forma…

alt "esencia" title "esencia"

Fuente imagen: http://www.shurya.com

Hace unas semanas publiqué a través de Facebook el cuento del abuelo y su nieto, éste era relatado en la Sección de la Taberna del Derviche Blanco, programa Espacio en Blanco de Radio Nacional de España.

Hoy os comparto otro cuento también entre un abuelo y su nieto, con la misma esencia pero con diferente forma:

Era un apacible día luminoso, de esos que se suceden en la India. Estaban paseando por el bosque un abuelo y su nieto. El niño gozaba del espíritu del buscador, de aquél que quiere hallar respuestas a los grandes misterios de la existencia.

De repente, dijo:

– Abuelo, ¿qué sucede cuando el cuerpo muere?

La voz cansada pero cariñosa del abuelo, dijo:

– Mi querido nieto, el cuerpo muere, pero el ser (sí mismo) nunca muere. Él está en ti y en mí y en todos los seres, pero es también el ser de todo el universo. Es la esencia sutil que todo lo anima.
– Abuelo, perdona, pero no termino de comprender lo que quieres decirme, replicó con respeto el jovencito.

En el perfecto silencio del bosque, el abuelo y el nieto siguieron paseando.

De pronto, el abuelo dijo:

– Ve hasta aquel árbol y coge un fruto de sus ramas.

El niñito fue hasta el árbol y cogió uno de sus frutos. Luego volvió hasta su abuelo y se lo mostró.

El anciano dijo:

– Ahora quita la cáscara a ese fruto y dime qué ves.
– El fruto, abuelo.
– Abre el fruto. ¿Qué ves?
– Granos, abuelo.
– Coge un grano y ábrelo. ¿Qué ves?
– Minúsculos granitos, abuelo.
– Abre uno. ¿Qué ves ahora?
– Abuelo, nada. No hay nada dentro.

Y el abuelo explicó:

– Esa esencia sutil que tus ojos no pueden ver, querido mío, esa esencia sutil es el ser. Mantiene en pie al gran árbol. Nos mantiene vivos a ti y a mí, como hace que el fuego arda y el río fluya. No ves esa esencia sutil, pero está ahí.

El niño sonrió satisfecho, agarrándose a la mano caliente de su abuelo. El anciano y el muchachito siguieron caminando por el bosque.

Fuente: un pasaje de los Upanishads encontrado en el libro “Cuentos espirituales de la India” de Ramiro A. Calle

 

¿Cómo unimos toda esta sabiduría con la danza? Este es el resultado

Me costó conectar con la esencia porque desde muchas clases de danza se centran en la forma, en la coreografía, en el movimiento, he descubierto otra forma de conectar, y cuando lo consigues te das cuenta de ello, porque la danza vive, vibra y esa esencia es la que conecta con el público.

En este vídeo se muestra esa pasión, ese ser individual, que nos hace ser bailarinas diferentes, no somos copias, ni replicas, las copias y las replicas no viven, aquellas bailarinas que conectan con su esencia permanecen siempre vivas.

Algunos comentarios que destacan en el vídeo:

– “Las mujeres se convierten más independientes de su cuerpo”.

– “Los movimientos son la música, es como escribir música. Siento que escribo la música con mi cuerpo”.

– “Belly Dance es una forma de expresarme por mi misma. Es un arte único, me siento de forma diferente cuando bailo esta danza, de forma muy diferente a cuando bailo otros tipos de baile”.

– “Te abres a todo el mundo”.

– “Nada me ha dado tanta paz como esta danza me ha dado”.

– “Situar a las mujeres en lo que hacen y que tomen decisiones por ellas mismas”.

– “Que las mujeres se apoyen unas a otras, bailen juntas, rían”…

Como habéis podido comprobar cada profesional tiene su estilo, y éste está regido por su esencia. Disfruta de tu esencia y nútrete de la esencia de otras personas, profesionales y bailarines que te encuentres por el camino..

En ocasiones nos cuesta ver esa esencia sutil, pero créeme está ahí.

Ana Belén.

Belly Dance Adiemus. ¡El arte de ser!

Se trata de sentir, no importa procedencia, escenario, mar, montaña, castillo, roca o piedra. Simplemente coge un instrumento, sin olvidar que el mejor que puedes tener es mover tu cuerpo con la ayuda de tu alma y de tu espíritu.

Os dejo este precioso vídeo que he encontrado en los mundos del Youtube:

Me parece muy interesante ver la esencia de cada bailarina, el particular estilo de cada una, ahí está la diferencia, en el arte de ser nosotras mismas. No hay movimiento mal representado porque todo es creación.

Durante tiempo se ha estudiado el movimiento, se ha perfeccionado, interiorizado, pero llega un momento en el que éste se libera y surge tu carisma, tu naturalidad y tu estilo.

Hace unos días escuché en una meditación guiada una reflexión que me llegó profundamente, interiorizando rápidamente el significado y mi propia interpretación. Ésta decía: “Una Margarita puede querer ser como una Rosa. Oler como ella, tener su textura, sus espinas y su variedad de colores. Pero si la Margarita consigue ser una Rosa, se perderá la magia, virtud, cualidades y autenticidad de ser una Margarita”

Danzarinas del mundo, os invito a aprender de las Rosas pero no olvidéis que es muy hermoso ser una Margarita propia, con el conocimiento adquirido pero brillando con vuestra propia esencia.

Nos reuniremos pronto…

¡Danzando por el Mundo!

Como bien sabemos en Pasión Danza Oriental, por suerte,  “Los chicos también bailan”. Hoy os comparto este resumen y adaptación del artículo del Diario Crónica sobre Óscar Flores.

La historia comienza hace once años, cuando un joven llamado Óscar Flores decide mudarse a Buenos Aires con una maleta llena de ilusiones y con un único sueño, el de seguir aprendiendo y poder vivir de aquello que le apasionaba: la danza oriental. Como en todos los inicios, este joven bailarín trabajó como actor, director teatral, creando musicales, llegando inclusive a la comedia musical oriental.

En toda historia siempre aparece un Maestro cuando es el momento. En este caso apareció Amir Thaled, profesional de la danza oriental que cambia la vida del joven Óscar. Llegando posteriormente a establecer su residencia en Argentina consiguiendo ser miembro de la compañía del Maestro, la “Arabian Dance Company”.

Tras su trabajo en la escuela de comedia musical de Pepe Cibrián, Óscar Flores decide crear su propia escuela dando clases de danzas árabes sin dejar de lado otras disciplinas y espectáculos. Creándose su marca y prestigió, logrando ser reconocido como uno de los maestros con mayor presencia en el ámbito nacional, participando como coach en el programa “Bailando por un Sueño”. Comienza aquí el salto al mundo, con giras internacionales, siendo solicitado por coreógrafos y productores de espectáculos en diferentes partes del mundo.

Afianzando “mi espacio en Buenos Aires” al que denominó Of Studio, Oscar Flores desplegó un programa de enseñanza de cinco niveles en los que enseña desde los movimientos básicos incorporando líneas y ejes, dinámica y equilibrio, hasta un curso especial para alumnos que viven en distintos lugares del país y que incursionan en sus técnicas a través de diferentes estudios como los instalados en Neuquén, Misiones, en ciudades bonaerenses como Del Viso, Morón o Bahía Blanca, en Río Gallegos, Río Grande o en dos sedes chubutenses, una de ellas en Comodoro, el Henna Khadra School, dirigido por Gisela Isper.

Escenarios del mundo

En su camino como bailarín y tras un breve impasse, luego del estreno de Hechizada en Buenos Aires se abrieron nuevas rutas en su derrotero profesional, llegaron nuevos shows como Floresencial, Tempestad, Bellyduets, Reencuentro por los niños y los festivales de danza más importantes comenzaron a convocarlo, entre ellos el Infoárabe, el cual le terminó de abrir las puertas del escenario internacional.

Desde su Of Studio, “hecho a mi idea y energía” -como señala Flores-, su carrera despegó a los más impensados rincones del mundo y luego de recorrer todas las provincias argentinas con espectáculos o como profesor, comenzó a transitar por Paraguay, Brasil, Uruguay, Brasil, Colombia, México, Colombia, Italia, Grecia, Rumania o Israel, extendiendo su enseñanza a una enorme cantidad de alumnos de todo el mundo.

En los últimos meses del 2014, China se abrió a la magia de su destreza con galas de un recibimiento y reconocimiento con grandes maestros de quienes había aprendido .

En el 2015, Oscar Flores se encuentra con una agenda colmada de presentaciones internacionales principalmente en China, gracias a su contratación para formar a un ballet en Asia. Óscar está francamente agradecido a la vida, expresando en sus propias palabras:  “nada más me queda agradecer a la vida, a cada maestro, a cada organizador, a cada alumno con el que he tomado contacto en mi país y en el mundo con quienes compartimos la magia de la danza y que me permiten, sin olvidar a mi familia -que me ha brindado todo sin pedir nada a cambio- y a mi lugar de origen, mi Comodoro, mi barrio -a los que siempre vuelvo- hacer realidad mis sueños”.

 

“Super Belly Dance Woman”

¿Es una pájaro?¿es un avión? No, es Super Belly Dance Woman.

Super belly logo

Hace tiempo que había pensado en escribir un artículo sobre la “Mujer danzarina”. No nos olvidemos que la bailarina de danza oriental es ante todo mujer, con todas las responsabilidades y tareas de una mujer normal.

Normalmente se suele asociar esta danza a lo más exótico, a un hobby, a un pasatiempo. Pero para muchas mujeres es una profesión. Es cierto que toda bailarina ha sido aficionada y alumna primero, pero con el paso del tiempo ha podido llegar a convertirse en una profesional.

Y como toda profesión, el ser bailarina y profesora de danza oriental conlleva tiempo, formación, preparación de clases y de espectáculos, estudio de la música, creación y montaje de coreografías, llevar la contabilidad, dirigir un negocio (seguro que me dejo alguna tarea) y combinarlo con tu vida personal. Sí, la bailarina de danza oriental es madre, esposa, novia, hija, amiga y también hermana.

Por eso veo a la bailarina de danza oriental como una “Super Belly Dance Woman”, con miles de manos y miles de cosas en la cabeza. Seguro que alguna de vosotras os estáis viendo muy reflejadas con esta descripción y estáis pensando: ¡Soy yo!

Pues bien, “Super Belly Dance Woman” hay un elemento que no te puede faltar, y no son unas alas de Isis, unos crótalos o un velo, es: “Una buena agenda”.

Si quieres llegar a todo prioriza tus actividades y tus tareas, para conseguirlo necesitarás un planificador de horarios. Aquí te dejo varios enlaces donde puedes descargar plantillas, también puedes utilizar una hoja de Excel para planificar tus tareas:

– Plantillas planificación de office.

– Plantillas Excel de up to down.

Una vez que tengas tus tareas definidas, priorízalas por orden de importancia y urgencia. Puedes realizar por ejemplo la siguiente clasificación:

– Tareas importantes

– Tareas no importantes

– Tareas urgentes

– Tareas no urgentes

También puedes planificar las comidas y cenas para toda la semana, de esta forma puedes anticipar tus compras y ahorrar tiempo. Si lo haces de una forma eficaz y eficiente los resultados te compensarán gratamente.

Te indico algunos ejemplo de plantillas de menús:

Plantilla semanal menús niños de PequeRecetas.

Plantilla menú semanal familiar de PequeRecetas.

Hay tareas que nos motivan más que otras, por eso te aconsejo que realices aquellas tareas que menos te motivan lo antes posible, porque el posponerlas no ayuda. Intenta combinar tareas más costosas con otras más fáciles, cuando hacemos algo que nos cuesta menos, sentimos satisfacción por haberlo conseguido, y estamos más activados y con ganas de seguir haciendo. La mejor satisfacción es cumplir con tus tareas y objetivos planificados.

Recuerda que ante todo eres humana, si se queda alguna tarea pendiente no te castigues ni te enfades contigo misma, mañana podrás hacerla, prémiate de vez en cuando y sobre todo escúchate. Cuando te pongas manos a la obra recuerda concentrarte y estar cien por cien, ya que ésta es la mejor manera de ahorrar tiempo.

¡Feliz danza, feliz planificación y feliz vida!