Todo un orgullo dedicarnos a la danza del vientre…

Title "danzadelvientre" Alt "danzadelvientre"

Hoy he leído un artículo publicado en el mundo sobre el “Diario de una madre inexperta”. En él la protagonista nos explica su experiencia sobre el sobrepeso del post parto, sobre todo desde la experiencia de una amiga suya.

Seguro que hay más de una mujer que no está cien por cien conforme con su peso o con su cuerpo. Muchas veces tenemos que escuchar comentarios de otra gente que nos pueden hacer daño, en mi caso siempre me ha pasado, pero por estar delgada. Mi cuerpo es como es, me alimento bien, y no solamente el cuerpo,  sino también la mente y el espíritu.

Unos de los comentarios que más me ha llamado la atención en esta historia es el del cuñado de la amiga protagonista, literalmente le dice: “dedícate a hacer la danza del vientre, a los moros les gustan con barriga”.

Si queréis leer la historia completa podéis hacerlo en el enlace indicado en el primer párrafo.

Me gustaría destacar el título del artículo: “Que yo esté así es por tu culpa”.

La culpa, gran victima de los fracasados. Y digo fracasados porque desde la culpa y la culpabilidad a los otros y a uno mismo no se consigue nada. Fue justamente hace un año y medio aproximadamente cuando conocí el significado y práctica de la palabra “Responsabilidad”.

Mientras echemos la culpa a otros no seremos capaces de mejorar y avanzar en esta vida. La responsabilidad nos ayuda a ser conscientes de nuestras equivocaciones y las del resto, a mejorar esa situación, cambiarla y celebrar nuestro cambio. Ese es el proceso, ver, actuar y ser conscientes.

“Había convertido su aspecto en un cúmulo de todo lo que no quería ser. Miraba las revistas y hasta en los anuncios de ropas para embarazadas, parecían modelos perfectas (es que lo son, le dije, llevan una barriga falsa). Ella quería ser delgada, bronceada, con pecho generoso, cintura estrecha y piernas largas, en versión 1´60 (que es lo ella mide). Lo peor es que los hombres que tenía a su alrededor, más que ayudarla a aceptarse y quererse, la hacían sentir aún peor. (PASIÓN DANZA ORIENTAL: No podemos culpar a los demás de sentirnos como nos sentimos, pues somos nosotros quien sentimos, no el resto, de nosotros depende cambiar ese sentimiento que nos hace sentir mal).

Sentadas en aquella cafetería acabé por enfadarme. Primero con ella, porque puedo aguantar un rato de autocompasión, pero no el que no decida solucionarlo. Si no estás a gusto con algún aspecto de ti o tu vida, ponte manos a la obra y arréglalo (PASIÓN DANZA ORIENTAL: Hazte responsable y cambia, consigue lo que quieres para ti, lo que te hace sentir bien, por y para ti, no para el resto). Si algo he aprendido de mi marido, es que quejarse sólo conduce a quejarse más (PASIÓN DANZA ORIENTAL: Aquí eres una víctima y no pones solución). Como bien dice él: ante los problemas soluciones, no más problemas”.

Mamás, como dice la autora de este texto: “Tú cuerpo es el fruto de algo tan hermoso como concebir una vida, los hombres deberían adorarte como una diosa, no denostarte por tu peso. Has sido capaz de crear un bebé, algo milagroso. A partir de ahí, debes poner freno a tu autocompasión y dedicar tus esfuerzos a ser feliz, bien aceptándote cómo estás, bien poniéndole remedio.”

Fuente imagen: bailadanzadelvientre.blogspot.com

Anuncios

Reinventando la Danza del Vientre con el elemento agua.

Todo comenzó cuando un día leí este artículo en inglés. Alay’nya nos comunica en el título de su artículo que la danza oriental o Belly Dance nació en el agua.

Según la autora, bailar en el agua nos ayuda a crear un movimiento de brazos más natural, elegante y sensual, sobre todo en las ondulaciones conocidas por muchas personas como “Snake arms” o brazos de serpiente.

Pero bailar danza del vientre en el agua no solamente aporta elegancia y fluidez en tus brazos, sino que nos ayuda con la técnica pélvica de forma flexible y ágil. Elige tu grado de elegancia y fluidez y ponte a practicar, cuando más lo hagas mejor saldrá.

El practicar danza oriental en el agua te ayuda también a fortalecer otras partes de tu cuerpo, como la espina dorsal, la tensión en la muñeca y a liberar el cuello, consiguiendo un movimiento más natural, elegante y una expresividad única.

Si quieres practicar y también enseñar esta técnica en el agua, os dejamos algunos consejos y tips de Alay’nya en este vídeo:

La música relajante te conducirá todavía más a las maravillosas ondulaciones. ¿Estás preparada para nuevas experiencias? Cuando trates de bailar danza oriental y moverte en el agua, la capacidad natural de flotar te ayudará a poner en libertad tu cuello y cuerpo, espina dorsal y la pelvis, la sensación de menos peso al estar dentro del agua te permite hacer un trabajo para fortalecer y perfeccionar tu movimiento.

¿Os digo un secreto? Últimamente no he podido escribir mucho en el blog debido a que estaba practicando mis movimientos en el agua 😉

Es maravilloso descubrir como una danza tan milenaria como la danza oriental nos puede ayudar a hacer un trabajo físico reinventando la danza y consiguiendo efectos beneficiosos para la salud. Una nueva conciencia corporal que nos ayuda a regular nuestros movimientos y a perfeccionar la elegancia y nuestro estilo propio.

La danza del vientre masculina en Turquía

Hace un tiempo leí y vi un vídeo muy interesante en Deutsche Wellesobre la danza del vientre masculina en Turquía. El mencionado artículo me inspiró para hacer mi propia versión en Pasión Danza Oriental y aportar más información sobre el tema.

En el Imperio otomano, la danza del vientre no era exclusiva de las mujeres, siendo parte de una antigua tradición la danza efectuada por hombres. Es más, tradicionalmente los hombres eran los encargados de actuar para otros hombres, y las mujeres sólo podían bailar ante mujeres. Poco a poco esta tradición fue desapareciendo y quedó relegada a los ambientes homosexuales, siendo las mujeres las protagonistas del baile y la tradición turística de la zona. Ahora, los bailarines están recuperando el territorio perdido y podemos encontrar grandes bailarines de danza del vientre en grandes espectáculos. ¡Porque por suerte los chicos también bailan!

La sociedad turca es una sociedad muy conservadora y el bailarín masculino es visto con mucho recelo, como bien indica Erhan Ay, te tienes que enfrentar a muchos prejuicios. Para Erhan, ha sido muy importante contar con el apoyo incondicional de su madre, fue gracias a ella que descubrió a amar la música y el baile.

El cine ha contado su propia historia de la danza del vientre para hombres, y en este género han intentado expresar el resurgimiento de la danza como una afirmación de la autoestima en la escena homosexual.

Aunque la sociedad turca es muy conservadora, también está la otra parte, aquellos que quieren expresar cómo son, sin miedo y con libertad. Las bailarinas de la danza del vientre en Estambul no se sienten amenazadas por el resurgimiento popular de este estilo de danza por parte del hombre, y lo ven como un paso positivo.

Los turistas se quedan sorprendidos en sus visitas a Turquía cuando en espectáculos ven aparecen a un hombre, se quedan impresionados y tienen reacciones muy diversas. Acostumbrados a ver siempre a bailarinas de danza del vientre no se imaginaban que los hombres también pueden bailar este estilo.

El bailarín de la danza del vientre masculina tiene varias salidas profesionales:

– Salir de gira internacional fuera de Turquía, probablemente la mejor manera de ganarse la vida.

Fiestas privadas, ganando más dinero que en otros tipos de espectáculos.

Dar clases a otros hombres que quieren aprender a bailar danza oriental consiguiendo que la tradición siga perdurando y siendo parte de la Turquía moderna.

¿Qué mejor manera que terminar este interesante artículo que con un vídeo Erhan Ay? En el podemos ver que no hace falta vestirse con fantasía y adornos para mostrar un baile tan hermoso y elegante.

El Valor del Arte y Profesionalidad en la Danza Oriental

Alt"tarifas danza oriental" Title "tarifas danza oriental"

Durante el mes de marzo la Asociación Española para la profesionalización de la Danza Oriental (AEPDO) publicó un post sobre las tarifas mínimas para clases y actuaciones.

En Pasión Danza Oriental, creemos que es muy interesante, por eso compartimos dicho contenido.

Desde la AEPDO observan la preocupación de muchos profesionales de este ámbito por no existir unos mínimos establecidos a la hora de poner precio a su actuación o intervención en espectáculos o a la hora de establecer sus tarifas para clases de danza.

Por esa razón, en la última Asamblea Ordinaria se establecieron unas tarifas mínimas para estandarizar y orientar a los profesionales de este sector. Estas son:

– Clases Regulares:

La asociación sugiere que se cobre como mínimo una cuota mensual de 30€ por dos días a la semana en pequeñas y medianas localidades y 40€ en el caso de localidades de mayor tamaño y con mayor oferta.

– Actuaciones:

En Eventos de pequeño formato, como actuaciones en teterías, restaurantes, etc.. 50€. Sugieren también a las bailarinas que no admitan la posibilidad de no cobrar en el caso de que no haya público. También recomiendan que en el caso de existir intercambios por comidas, por ejemplo en restaurantes, no deben reducir el salario.

En Evento de gran formato como festivales, actuaciones, bodas, etcétera, se sugiere cobrar como mínimo 100€ por actuación.

También se recomienda no trabajar de forma gratuita en eventos que vayan a beneficiar económicamente a empresa privadas o públicas.

No se incluyen en estas tarifas las actuaciones benéficas, asociaciones sin ánimo de lucro o la auto promoción.

¿Qué os parece las sugerencias de la AEPDO? Aquellos interesados pueden encontrar más información sobre cómo asociarte, estatutos y junta directiva de la Asociación en su página (enlace en asociarte).

Fuente imagen: igdigital.com

¿Por qué bailo?

Hoy os traigo este vídeo y mi reflexión.

Por qué bailo es un película sobre el pole dance y la mujer, haciendo reclamo de sus propios cuerpos y de ellas misma. Con este vídeo se beneficia a “California Women’s Law Center” luchando por la justicia social para mujeres y chicas. Se puede adquirir en:  whyidance.bandcamp.com

Impactante forma de comenzar: “porque la expresión de mi sexualidad no es negativa“, resaltando la integridad, la inteligencia y autonomía de la mujer.

Durante todo el vídeo podemos ver mensajes de mujeres que son inmigrantes, chefs de cocina, escritoras, psicologas, profesoras, activistas, hijas, hermanas pequeñas, madres, amigas…

Las bailarinas somos mujeres normales que expresamos sentimientos, inquietudes y pasiones a través del baile y de nuestro cuerpo en movimiento. Determinados estilos o bailes llevan a la confusión, están en bocas llenas de críticas sucias y de malas interpretaciones. No es raro escuchar algún que otro comentario como: mira guarrillas bailando. Señores, señoras siento comunicarles que están equivocados podrán interpretar la danza del vientre, pole dance, y otros estilos como bailes con connotaciones sexuales de forma negativa, pero les aseguro que no es así.

¿Por qué bailas?

¡Porque es algo que me llena!

¡Porque mi cuerpo es mío!

¡Porque despierta mi poder interior!

¡Porque me encanta!

¡Porque expresa mi verdad, mi fuego y mi amor!

¡Porque este baile curó aquello que ellos intentaron romper!

¡Porque puedo!

¡Porque vale la pena celebrarlo!

Porque somos mujeres y estamos empoderadas. Somos mujeres y nuestra fuerza radica en el hecho de que no somos constantes, pues el ritmo del cambio es el ritmo del universo.

“Tanto en los relatos del pueblo celta como en las posteriores leyendas sobre el rey Arturo aparecían mujeres místicas que eran las representantes terrenales de la diosa de la soberanía o de la tierra. Como en el caso del personaje Soberanía, eran capaces de ofrecer los dones de la creatividad, la sabiduría y el reinado divino, y a través de su matrimonio con ellas, los reyes celtas adquirían el derecho divino a gobernar. De ese modo, su autoridad y el honor de su reino quedaban míticamente ligados a la diosa de la tierra, siempre y cuando cumplieran con los requisitos de guiar a su pueblo y ser fieles a su gente”.

” El hecho de que durante la historia se le haya negado a la mujer la posibilidad de experimentar la espiritualidad en forma activa la ha llevado a aceptar una religión estructurada y dominada por los hombres, y evidentemente también ha tenido como resultado el total desconocimiento de su propia espiritualidad innata”.

Párrafos extraídos del libro: Luna Roja de Miranda Gray.

Mujeres del mundo somos dueñas de nuestra propia soberanía y de expresarla con nuestro cuerpo, porque por suerte podemos bailar…